Política

La orden de Pedro Sánchez a las ministras: “Dadles a los camioneros todo lo que pidan y más”

Necesitaba zanjar la huelga porque los grandes empresarios le habían trasladado este mensaje: “No podemos apoyar a un presidente que tiene el país paralizado durante 10 días”

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez; la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño y la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero.
photo_camera La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez; la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño y la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero.

Pedro Sánchez ha afrontado una situación límite en la última semana. Ha asumido que el Gobierno se la juega con las consecuencias económicas que deriven de la guerra. Una inquietud que llevó al presidente a dar orden a las ministras negociadoras de que debían conceder a los transportistas “todo lo que pidan y más” para zanjar la huelga.

En Moncloa llevan días asumiendo que el adverso contexto económico que atraviesa España, con el precio de la electricidad y de los carburantes disparados, y con una huelga de transportistas que amenazan con provocar un desabastecimiento que no se vio ni durante la pandemia, puede llevarse por delante a la coalición.

El Gobierno se venía negando en todo momento a reunirse con los convocantes del paro, la Plataforma en Defensa del Sector Transportes, liderada por Manuel Hernández. 

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, vendió el lunes de la semana pasada un acuerdo con el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) tras poner encima de la mesa un plan de ayudas de 500 millones de euros sin concreciones que no era tal.

Tras esa propuesta, se sumaron al paro Fenadismer, que integra a más de 32.000 empresas de transporte con más de 50.000 vehículos, Fetransa y Feintra. El impacto de la huelga, que ya costaba cerca de 200 millones de euros al día sólo al sector agroalimentario, se incrementó desde aquel momento.

Pero el Ejecutivo se mantenía firme y aseguraba que sólo se reuniría de nuevo el viernes, pero nunca con los convocantes.

“Dadles todo lo que pidan y más”

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las conversaciones, la orden que lanzó entonces Pedro Sánchez desde Bruselas, donde se encontraba en pleno Consejo Europeo, fue clara y se dirigió a las tres ministras del área socialista que lideraban las negociaciones con la patronal del transporte. 

“Dadles a los camioneros todo lo que pidan y más”, trasladó Sánchez con urgencia a la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, y a la de Hacienda, María Jesús Montero.

Tras el mandato del presidente, el Gobierno tuvo que adelantar la cita del viernes al jueves, en una reunión de varias horas en la que ya bajó a concretar su oferta: 1.000 millones en ayudas a los camioneros, que incluye una bonificación de 15 céntimos por litro de combustible, a lo que se sumarán otros 5 céntimos aportados por las petroleras.

 

Por si fuera poco, Raquel Sánchez abandonó también la negativa tajante a reunirse con la Plataforma en Defensa del Sector Transportes y accedió a recibirles también el pasado viernes en el Ministerio. Ello no ha logrado, no obstante, desconvocar por ahora los paros, aunque la incidencia es mucho menor que la semana pasada.

Pedro Sánchez ya había afirmado que el Gobierno no se levantaría de la mesa hasta lograr un acuerdo. “Estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo, porque tenemos la voluntad, entendemos sus demandas y haremos todo lo que esté en nuestras manos para que se alcance un acuerdo. Nos vamos a sentar y no nos vamos a levantar hasta que lo logremos”, había prometido el presidente unas horas antes de cerrarse el pacto.

Sánchez necesitaba el apoyo del Ibex

Una de las razones clave de este giro, según admiten a ECD fuentes de Moncloa, era la necesidad de Sánchez de llegar con el paro del transporte desconvocado, y un ambiente político, económico y social mucho menos tenso, a la aprobación este martes en el Consejo de Ministros del decreto que recoge el plan de respuesta a la guerra. 

El presidente se propuso acabar con la imagen de Gobierno “desbordado” por la cantidad de frentes y problemas que se le amontonan encima de la mesa. Quería anunciar, como así hizo este lunes en Madrid, parte de las medidas en el foro ‘Generación de Oportunidades’, organizado por Europa Press y McKinsey.

“No podemos apoyar al presidente”

La Moncloa había previsto recuperar una vieja tradición: la de rodearse de los principales líderes de las empresas del Ibex 35 para anunciar medidas económicas importantes. 

Presidencia cursó invitaciones a las empresas más destacadas del país. Decenas de ellas confirmaron su presencia pero no el nivel de representación. Los presidentes de bancos como Santander o BBVA, sector eléctrico y energético, entre otros, respondieron que decidirían sobre su asistencia en el último minuto. 

Exigieron que la huelga del transporte debía estar desconvocada para acudir a respaldar a Sánchez: “No podemos apoyar a un presidente que mantiene el país paralizado durante diez días”, trasladaron desde varias compañías a Moncloa tras la invitación, según ha podido confirmar ECD. “Pedro Sánchez tiene el país completamente patas arriba. Esto no hay quien lo aguante”, le insistieron.

El equipo del presidente lo tenía todo organizado desde la semana pasada. No hubo improvisación. Se quería que Pedro Sánchez pudiera vender las medidas antes de aprobarlas, con el apoyo de los grandes empresarios y la presencia de casi todo el Gobierno. Pero el mantenimiento del paro de los camioneros era un impedimento clave.

La foto de Sánchez con los empresarios

Por encima de todo, Moncloa buscaba la foto de Pedro Sánchez con los grandes del Ibex tras la euforia en el Gobierno por la “excepción ibérica” que el presidente arrancó al Consejo Europeo el pasado viernes. Pese a ello, hubo algunas ausencias, sobre todo de los máximos ejecutivos del sector energético.

No acudió el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, que el fin de semana estuvo en Qatar y que envió en su lugar al presidente de Iberdrola España, Armando Martínez. Tampoco acudió el primer ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés, ni el de Repsol, Antonio Brufau.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, también excusó su asistencia y delegó la invitación en el máximo responsable de Santander España, Luis Isasi.

En cambio, sí acudieron a la llamada de Moncloa el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete; el de ACS, Florentino Pérez; la de FCC, Esther Alcocer Koplwitz; el consejero delegado de Endesa, José Bogas, y el presidente de Enagás, Antonio Llardén. 

No faltaron tampoco los presidentes de las empresas públicas, como la de Red Eléctrica Española, la ex ministra socialista Beatriz Corredor; el de Aena, Maurici Lucena; y el de Indra; Marc Murtra. 

En el madrileño Hotel Beatriz se dieron cita también este lunes las tres vicepresidentas Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribera y las responsables de Hacienda, Transportes y Política Territorial, María Jesús Montero, Raquel Sánchez e Isabel Rodríguez, respectivamente, además del ministro de la Presidencia, Félix Bolaños.

Los actos de Sánchez con los empresarios

Desde que estalló la crisis del coronavirus, Pedro Sánchez ha intentado mantener una buena relación con las grandes empresas, y ha recurrido a los primeros ejecutivos del Ibex en varios actos públicos multitudinarios para enviar mensajes de unidad.

El primer gran acto se produjo en septiembre de 2020 con la presentación del “Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia”. Acudieron la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, el consejero delegado de Inditex, Pablo Isla, los presidentes de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, y BBVA, Carlos Torres, Isidre Fainé, presidente de la fundación laCaixa, Ignacio Sánchez Galán, de Iberdrola, José Bogas, consejero delegado de Endesa, Antonio Brufau, presidente de Repsol, y Florentino Pérez, de ACS.

En mayo de 2021 la convocatoria cayó ostensiblemente en la presentación del “Plan España 2050”, donde el equipo de prospectiva liderado en ese momento por Iván Redondo realizó las propuestas para modernizar el país en las próximas tres décadas. De los grandes del Ibex solo acudieron entonces el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, Carlos Torres, del BBVA, Josep Oliu, presidente del Sabadell y José María Álvarez Pallete, de Telefónica.

En agosto de 2021 se produjo la tercera gran convocatoria para presentar “España Puede”, una especie de hoja de ruta sobre la recuperación económica y las perspectivas de crecimiento de la mano de la ejecución de los fondos europeos. 

En esa ocasión la representación fue similar a la de mayo de ese mismo año. Sin embargo, en el acto de este lunes se ha producido la menor asistencia de todas las que ha convocado Sánchez hasta la fecha.

España 1-1 Alemania
Copa Mundial de la FIFA Catar 2022

España primera de grupo
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?