Política

El último bofetón de Pablo Iglesias a Sánchez: apoyará la reprobación de Marlaska

El PSOE tiene información de que el líder de Podemos les dejará solos en la votación de la censura al ministro del Interior por el caso Pérez de los Cobos

Fernando Grande-Marlaska.
photo_camera Fernando Grande-Marlaska.

Pablo Iglesias se dispone a dar un golpe de efecto que le permita remontar en las encuestas de cara a las elecciones en Madrid, en las que es candidato, y que ahora considera que no le son favorables. La estrategia del líder de Podemos pretende desmarcarse del PSOE apoyando la reprobación de Fernando Grande-Marlaska.

La presión de la oposición va a aumentar sobre Fernando Grande-Marlaska en las próximas semanas tras el fuerte varapalo judicial sufrido por el caso de Pérez de los Cobos.

Sin embargo, fuentes del Gobierno y de la dirección socialista admiten a Confidencial Digital que el peor escenario para Pedro Sánchez está por llegar después de que Ciudadanos haya registrado una proposición no de ley para reprobar al ministro del Interior.

La iniciativa parlamentaria tiene su relevancia política porque forzará una votación en el Congreso sobre su cese, poniendo a prueba la confianza de la que goza en la Cámara.

Iglesias se plantea facilitar la reprobación

Hasta el momento, la posibilidad de que prosperase la reprobación de Grande-Marlaska se antojaba complicada.

En cambio, fuentes próximas a Ferraz, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital reconocen que el equipo de Pablo Iglesias no ha aclarado a su socio (el PSOE) si se plantea facilitar (con su apoyo o abstención) la reprobación en el Congreso que reclamará a Pedro Sánchez el cese de Grande-Marlaska.

En el PSOE han recibido información de un giro del socio minoritario del Gobierno de coalición a última hora por cálculo electoral, que amenaza con que el tercer intento de censurar al ministro del Interior salga adelante. Solo la suma de PSOE y Unidas Podemos logra más escaños que PP, Vox y Ciudadanos juntos.

Sánchez sólo cuenta con los independentistas

Las fuentes socialistas recuerdan que los socios independentistas del Ejecutivo no guardan especial simpatía por el ministro del Interior. Le han criticado por ejemplo recientemente por la política de la ‘patada en la puerta’ en los pisos donde se celebran fiestas de no convivientes hasta altas horas de la noche.

Pero se destaca al mismo tiempo que es mayor la animadversión que sienten por la figura de Pérez de los Cobos, como ya quedó demostrado cuando saltó la polémica sobre su relevo.

Pérez de los Cobos tuvo un papel clave en las cargas policiales en el 1-O en Cataluña, lo que aleja cualquier posibilidad de que los independentistas catalanes de ERC o los abertzales de EH Bildu voten a favor de reprobar a Marlaska, según el recuento de apoyos realizado por Ferraz.

Desmarcarse del PSOE en vísperas del 4-M

Fuentes de la cúpula socialista confirman a ECD que Pablo Iglesias tampoco se ha comprometido con Pedro Sánchez a no secundar la operación política de la oposición contra Marlaska.

Ferraz tiene información de que todo dependerá de las expectativas electorales del líder de Podemos y candidato a la Comunidad de Madrid. Saben que Iglesias intentará desmarcarse lo máximo posible del PSOE conforme se aproxime el 4 de mayo para ganar votos en la recta final de la campaña.

Recuerdan que su único objetivo es desbancar a Isabel Díaz Ayuso del Ejecutivo de la Puerta del Sol propiciando un gabinete de izquierdas. Pero los datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) mostraron este lunes el estéril ‘efecto Iglesias’: aunque sube en porcentaje de voto y suma tres escaños más no permite el ‘sorpasso’ de Unidas Podemos, PSOE y Más Madrid, al empatar con PP y Vox en escaños en la Asamblea de Madrid.

El giro de Podemos inquieta en La Moncloa

Así las cosas, la indefinición de la dirección de Podemos a pocos días de la reprobación del ministro ha comenzado a inquietar en los despachos de La Moncloa y de Ferraz por una votación trascendental que se celebrará solo unos días antes de las elecciones del 4-M.

En el PSOE reconocen que Marlaska e Iglesias representan dos sectores del Gobierno de coalición muy alejados. “El vicepresidente segundo viene del comunismo, del activismo antiglobalización, del 15-M… Y el ministro del Interior fue un destacado juez de la Audiencia Nacional cercano a sectores conservadores, propuesto por el PP para el Consejo General del Poder Judicial…”, recuerdan. “No se llevan nada bien”, admiten.

“Ambos han tenido tensiones importantes en los últimos meses por la política de inmigración, sobre la que tienen una visión casi antagónica. Y ahora Iglesias necesita un golpe de efecto en Madrid para distinguirse del PSOE porque Podemos está tardando en despegar en los sondeos”, apuntan fuentes socialistas.

Iglesias criticó el nombramiento de Marlaska

No pasan tampoco por alto que Pablo Iglesias criticó tras la moción de censura contra Mariano Rajoy el nombramiento de Fernando Grande-Marlaska como ministro del Interior.

“No sé quién ha convencido a Pedro Sánchez para nombrar a un ministro del PP, pero ha nombrado a un ministro del PP”, señaló hace casi tres años, tras la formación del primer gobierno socialista en junio de 2018.

“Alguien que estuvo a favor de condenar a miembros del 15-M, que secuestró portadas de ‘El Jueves’, desde luego no está en el espíritu del cambio”, incidió Iglesias.

Reclamará a Sánchez el cese del ministro

La reprobación del ministro del Interior ha sido presentada por Cs en una proposición no de ley que pretende “exigir responsabilidades políticas” al ministro del Interior después de la sentencia del Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 8 de Madrid, por la que se anula el cese del coronel Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid y en la que se ordena su inmediata restitución.

En ella se recogen duros reproches a las causas de su destitución por no informar a sus superiores de la investigación sobre el 8-M, que afectaba al Gobierno. Se le cesó, dice la sentencia, “por cumplir lo que la ley y el mando judicial ordenaban”.

Como consecuencia política y en paralelo a la ola de peticiones de dimisión que están realizando las principales fuerzas de la oposición (PP, Vox y Ciudadanos), la iniciativa de la formación liderada por Inés Arrimadas mantendrá caliente el tema cuando llegue al Pleno del Congreso, en plena campaña electoral en Madrid, por los puntos que plantea el texto para su debate.

El principal punto solicita “la dimisión inmediata del ministro del Interior”. Y si ésta no se produce, apunta el escrito, instar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a “proceder a su cese”.

Marlaska, un lastre en la campaña de Madrid

Fuentes de la dirección del PSOE admiten a ECD que, aunque el resultado de esa votación sea puramente simbólico y no tenga efectos inmediatos sobre su cargo, pues sólo el presidente del Gobierno tiene la competencia de nombrar y cesar ministros, un pronunciamiento a favor del Parlamento sería una declaración política de primer nivel. Colocaría a Marlaska en situación delicada para lo que resta de legislatura y dejaría a Sánchez “tocado” en plena campaña en Madrid.

Una declaración política que no es nada agradable para ningún responsable público, y que ya sufrieron varios ministros del PP, como Jorge Fernández Díaz o Rafael Catalá, durante el último mandato de Mariano Rajoy.

Santiago Abascal: “Cada día que pasa este Gobierno merece ser censurado con más rotundidad”

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes