Política

Pablo Iglesias salió al rescate del ministro Garzón para evitar que Sánchez lo cesara por su ataque al rey

El vicepresidente criticó también a Felipe VI para poner al presidente en la tesitura de tener que destituir a los dos miembros de Podemos o a ninguno

Pablo Iglesias y Alberto Garzón.
photo_cameraPablo Iglesias y Alberto Garzón.

Pedro Sánchez no ha realizado ninguna manifestación sobre los ataques de los ministros de Podemos al rey pese a que la oposición en bloque le ha pedido que desautorice a Alberto Garzón por cuestionar la neutralidad política de Felipe VI. Pero Pablo Iglesias salió al rescate del titular de Consumo para evitar que el presidente lo cesara.

El vídeo del día

Garriga (Vox) justifica la moción como “un deber nacional”.

Aunque Pablo Iglesias se ha declarado abiertamente antimonárquico, fuentes del entorno del vicepresidente segundo del Gobierno admiten a Confidencial Digital que Iglesias vio “riesgo real” de que Alberto Garzón pudiera ser cesado esta vez por Pedro Sánchez. Daba por hecho que las presiones en el PSOE iban a ser “enormes”.

Fue consciente desde el primer momento de que el ministro de Consumo había ido un paso más allá al señalar que la llamada del rey al presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, suponía “una maniobra contra el Gobierno democráticamente elegido”, incumpliendo la “neutralidad” que la Constitución impone al jefe del Estado y que, además, “es aplaudida por la extrema derecha”.

Hay que recordar que Felipe VI telefoneó a Lesmes para comunicarle que le “hubiera gustado estar” en la entrega de despachos a los nuevos jueces. El monarca no pudo acudir a ese acto en Barcelona y la decisión de que no asistiese fue tomada por el Gobierno.

Un movimiento calculado por Iglesias

Las fuentes próximas a Iglesias admiten a ECD que el líder de Podemos se movilizó entonces para evitar una salida del Gobierno de su compañero de partido. Solo unas horas después de las críticas de Garzón a Felipe VI, el vicepresidente le secundó públicamente con un comentario que ahondaba en la falta de neutralidad del monarca.

De manera sibilina, Iglesias acusó también al Jefe del Estado de no cumplir con este precepto. “Respeto institucional significa neutralidad política de la jefatura del Estado -en alusión a la llamada del Rey a Lesmes-, renovación de los órganos judiciales en tiempo y forma -denunciando la posición de PP de no negociar-, actuaciones de la fuerza pública proporcionales –haciendo referencia a las cargas policiales en Vallecas-.”

En la cúpula de Podemos consideran que la intervención del vicepresidente era “necesaria”, después de que la acusación de Garzón al Jefe del Estado entrara en clara contradicción con lo expuesto sólo unas horas antes por la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, quien agradeció la “neutralidad política” del rey.

“Le agradecemos mucho a Felipe VI que sepa estar siempre en su sitio, que es el de la neutralidad política. Y son razones que ocupan al día a día, y que en este caso se han convertido en novedad política por una razón desde luego ajena al rey y al Gobierno de España”, declaró.

“Pues también me tendrá que cesar a mí”

Como era previsible, las palabras de los dos ministros de Unidas Podemos levantaron una gran polvareda, aunque “Pablo Iglesias pensó que entrando él en la polémica la responsabilidad de Alberto Garzón quedaría diluida, las culpas repartidas y Sánchez sin margen de maniobra y en una difícil tesitura”.

Hay que recordar que Pablo Casado ha exigido a Sánchez que desautorice “inmediatamente a su vicepresidente y ministro”, ya que de lo contrario “será responsable de la más grave crisis institucional de nuestra historia reciente”.

De hecho, el líder de la oposición ha ido más allá y ha calificado  las palabras de Garzón como una “subversión del orden constitucional”. La propia Inés Arrimadas, presidenta de Ciudadanos, señaló cómo estos ataques “inadmisibles” al rey “dañan la democracia en España”.

Solo Iglesias tiene garantizada la cartera

Confidencial Digital ha podido saber, por fuentes próximas a la Vicepresidencia segunda del Gobierno, que Pablo Iglesias ha jugado en esta crisis la baza de manejar la información de que es el único miembro de Unidas Podemos que tiene asegurada la continuidad en el Ejecutivo de coalición durante toda la legislatura.

Aseguran que es el mensaje que ha recibido de La Moncloa cuando se ha barajado en varias ocasiones durante los últimos meses que Pedro Sánchez trabajaba en una remodelación del Gobierno. El presidente tiene pactado con Iglesias que no prescindirá de Podemos en el Consejo de Ministros, y que conservará una de las vicepresidencias.

En cambio, Alberto Garzón no cuenta con esa fuerza dentro del Ejecutivo. El patinazo del ministro de Consumo con el sector del turismo, al señalar que “no es estratégico”, y su falta de empatía, no le han hecho ganarse demasiadas adhesiones.

En Moncloa se considera “prescindible” su ministerio, como el de Igualdad, “donde pesa más la nomenclatura ideológica y ser la pareja de Pablo Iglesias, que su capacidad resolutiva”, destacan en el PSOE.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?