Política

Pablo Iglesias supervisará un homenaje de Estado a las víctimas del coronavirus “heroico” y “sin lágrimas”

El Gobierno se ha propuesto que el acto sea contenido, sin dramatismo, y centrando el protagonismo no en los fallecidos sino en la gesta de sanitarios, policías, militares…

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias guardan un minuto de silencio por las víctimas del coronavirus.
photo_cameraPedro Sánchez y Pablo Iglesias guardan un minuto de silencio por las víctimas del coronavirus.

La Moncloa ultima con máxima discreción los preparativos del homenaje de Estado a las víctimas del coronavirus que se celebrará el próximo jueves, en Madrid. Apenas han trascendido detalles del acto, que está siendo perfilado por un reducido equipo de colaboradores de Pedro Sánchez, entre los que destaca el vicepresidente Pablo Iglesias.

Según ha podido saber Confidencial Digital, por fuentes conocedoras de los preparativos, La Moncloa prepara un acto para reconocer sobre todo el trabajo de los servidores públicos que han sufrido los efectos colaterales de la pandemia.

Esto es, el Gobierno busca convertir el homenaje de Estado en un “acto heroico” de agradecimiento a los sanitarios y fuerzas y cuerpos de seguridad y emergencias que han luchado en primera línea contra el Covid-19.

De hecho, está previsto que varios profesionales de los sectores esenciales tomen la palabra en nombre de sus compañeros.

Rebajar el dramatismo de las víctimas

Así las cosas, la intención del Gobierno no es tanto rendir un homenaje a las víctimas directas del coronavirus, pese a que también participarán familiares de los fallecidos por la pandemia.

Se reconoce que se busca “rebajar el dramatismo” y que sea un acto “sin lágrimas”. Por lo tanto, se pretende honrar “de pasada” a las 28.400 personas que, en este momento, reconoce la estadística oficial como fallecidos confirmados por Covid-19.

Fuentes del Ejecutivo admiten a ECD que la idea de que no sea un acto con dimensión religiosa contribuye al hecho de que no sea un funeral propiamente dicho, sino un homenaje de Estado, presidido por el rey Felipe VI, con abundante presencia de autoridades internacionales.

Que hable el rey y no Pedro Sánchez

Según las fuentes consultadas, otra de las decisiones firmes de Moncloa es que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no pronuncie un discurso durante el homenaje. Ha decidido ceder el protagonismo al jefe del Estado, en un momento crítico para la Corona en el que Sánchez trata de proteger la figura de Felipe VI.

No habrá por tanto tampoco palabras del ministro de Sanidad, Salvador Illa, ni del director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES), Fernando Simón, que han sido dos de las caras más visibles en la lucha contra la pandemia.

La gestión del Gobierno

El desfase en el número de víctimas recogidas en el balance oficial, respecto al exceso de mortalidad registrado desde que comenzó la crisis, lo ha utilizado el PP para expresar su temor a que el acto se convierta en un homenaje “a la gestión del Gobierno”, en palabras de su portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo.

En el Gobierno responden que ahora le resultará difícil al PP llevar a cabo esa crítica si es el rey, junto a representantes de la sociedad civil, quienes asumen el protagonismo en el homenaje.

Vox también ha justificado su ausencia en el acto argumentando que no está dispuesto a participar en un “evento exculpatorio del Gobierno”.

Un lugar más alejado de los abucheos

No se ha pasado tampoco por alto que el lugar escogido para el homenaje es la Plaza de la Armería, en el Palacio Real de Madrid. Se trata de un espacio descubierto y expuesto al sol, por lo que la ceremonia se ha previsto para las 09:30 y durará en torno a media hora.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD revelan que para decidir la ubicación del acto se ha tenido en cuenta también que el público que se acerque a los alrededores del Palacio Real se situará lejos del Patio de la Armería, lo que minimizará los posibles insultos y abucheos contra el presidente y otros miembros del Gobierno.

Se espera que la plana mayor del Ejecutivo participe del homenaje, así como la totalidad de los presidentes autonómicos, que han confirmado su asistencia, incluido el catalán Quim Torra.

También estarán presentes los principales altos cargos de las instituciones europeas (presidentes del Consejo, la Comisión y el Parlamento), el Alto Representante de Política Exterior, además del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ahorrarse los insultos en La Almudena

De hecho, tal y cómo se contó en ECD, la decisión de que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no estuvieran presentes el pasado lunes en el funeral de La Almudena responde a una recomendación expresa trasladada por su equipo de asesores.

Consideraron que la presencia de Sánchez “podía crispar el ambiente”, en un acto en el que, por primera vez, iba a coincidir con familiares de las víctimas de la pandemia.

En Moncloa temían, sobre todo, que se produjeran abucheos y protestas contra el presidente por la gestión de la crisis. Le recomendaron, por tanto, ahorrarse recibir insultos.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?