Política

Iglesias no se va del todo del Gobierno: llevará las negociaciones más ideológicas con Pedro Sánchez

Ha transmitido al presidente que se reserva como líder de Podemos la discusión sobre las propuestas estrella del partido morado

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en el Consejo de Ministros del estado de alarma.
photo_camera Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en el Consejo de Ministros del estado de alarma.

El Gobierno se prepara para la etapa sin Pablo Iglesias, con la incógnita de saber qué papel jugará y cómo articulará su relación con Pedro Sánchez. Porque el líder de Podemos no se “va” del todo del Ejecutivo. Se ha reservado la interlocución con el presidente en los temas más espinosos.

Fuentes de la parte socialista del Gobierno confían en que el ascenso de Yolanda Díaz a vicepresidenta e interlocutora de Unidas Podemos en el seno de la coalición gubernamental permita rebajar la tensión, al menos públicamente.

Sin embargo, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a Iglesias, éste seguirá como secretario general de Podemos, y por tanto y continuará manteniendo interlocución con su homólogo en el PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El vídeo del día

Llegada de Sánchez a Dakar (Senegal)

Iglesias es consciente de que Yolanda Díaz no comparte el planteamiento de confrontación política constante dentro del Gabinete para ganar los pulsos en Moncloa.

Iglesias se reserva las batallas ideológicas

Así, aunque el diálogo a nivel del Ejecutivo recaiga en la vicepresidenta tercera, Pablo Iglesias ha transmitido al jefe del Ejecutivo que, como líder de la formación que da apoyo al partido mayoritario que sustenta al Gobierno, se reserva para sí la negociación de las propuestas estrella de Podemos que se recogen en el acuerdo de coalición firmado en diciembre de 2019.

Entre los asuntos clave para el partido morado que quedan pendientes destacan la derogación de la reforma laboral, la Ley Trans, la reforma de las pensiones, y la Ley de Vivienda, con la que Iglesias pretende fijar el alquiler en las zonas tensionadas y penalizar a quienes mantengan sus casas cerradas y vacías.

“Todas estas leyes importantes tienen que pasar todavía por el Congreso esta legislatura, y Sánchez sabe que sin el apoyo de Podemos no puede sacarlas adelante”, avisan en el entorno de Iglesias. 

“Como líder de Podemos, Iglesias seguirá dando la batalla al líder del PSOE para que cumpla lo acordado. Además, ahora con menos institucionalidad que la que exigía el cargo de vicepresidente segundo del Gobierno”, añaden sobre las intenciones del secretario general de Podemos.

Se ha deteriorado la relación personal

Fuentes de la dirección del PSOE y Podemos admiten a ECD que las tensiones internas que han venido sacudiendo con frecuencia el Consejo de Ministros en los últimos meses han afectado a la relación personal entre el presidente y su vicepresidente segundo y socio.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias llevaban varias semanas sin celebrar las reuniones de ‘maitines’, los encuentros fijados a primera hora de los lunes junto a sus equipos más cercanos, jefes de gabinete, portavoces parlamentarios y responsables de comunicación, en los que consensuaban la estrategia para el resto de la semana, las líneas comunicativas y definían la agenda política.

Los ‘maitines’ han sido trasladado ahora a la sede de Ferraz, donde Sánchez aborda las estrategias a seguir solo con el núcleo duro del PSOE.

Pero no solamente se han eliminado. También llevan desde antes de la campaña de las catalanas sin celebrar los almuerzos, en este caso solo de Sánchez e Iglesias, que se convocaban, habitualmente los jueves, de cara a desbloquear posibles desacuerdos.

Manual de buenas prácticas

Hay que recordar que, un día después de que Pedro Sánchez fuera investido presidente con el apoyo de Pablo Iglesias, en enero del año pasado, PSOE y Unidas Podemos rubricaron un “protocolo de funcionamiento”: una suerte de manual de buenas prácticas que garantizara la unidad de acción y estratégica en la coalición.

Solo catorce meses después, el pacto ha quedado prácticamente como papel mojado, y la denominada “Comisión Permanente de Seguimiento del Acuerdo” que se creó entonces se ha ido reduciendo a los contactos bilaterales que Sánchez y Pablo Iglesias mantienen directamente para resolver las discrepancias más importantes que surgen en el seno del Ejecutivo.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable