Política

Por qué los partidos incluyen corazones en sus logos: para rebajar la tensión

Tres expertos en comunicación política analizan los elementos emocionales y el lenguaje juvenil de los carteles electorales de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos

Corazón en el logo del PSOE para el 28-A
photo_cameraCorazón en el logo del PSOE para el 28-A

Desde que el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, anunció la convocatoria de elecciones para el 28 de abril, los partidos han comenzado a preparar sus estrategias electorales. Uno de los elementos más importantes es el cartel que exhibirán durante la campaña, cuyos lemas y símbolos esconden muchos mensajes acerca de la imagen que pretenden mostrar.

De cara al 28-A, se ha dado una curiosa coincidencia entre los cuatro grandes partidos que aspirarán a llegar a la Moncloa: todos han incluido un corazón en su cartel electoral.

El Confidencial Digital ha hablado con tres expertos en comunicación política para, más allá de la anécdota, analizar las claves que han llevado a PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos a incluir este símbolo positivo en un contexto político en la que la tensión y la contundencia de los mensajes parece ser la nota dominante.

Argumentos emocionales por encima de los racionales

Verónica Fumanal, consultora política, fue una de las primeras en darse cuenta de que los cuatro carteles incluían corazones y lo publicó en su cuenta de Twitter. Para ella, es curiosa la “incoherencia” entre un símbolo tan positivo y la dureza de los mensajes que los partidos se intercambian.

La experta en comunicación política, que fue asesora de Pedro Sánchez hasta 2016, lo atribuye a un intento por parte de las grandes formaciones de “rebajar la tensión”, conscientes de que “los discursos agresivos son propios de partidos minoritarios y la elecciones se ganan por el con argumentos centristas”.

Cronología del corazón en campañas electorales

El primero en incorporar el corazón, como recuerda Verónica Fumanal, fue Ciudadanos en su campaña “Mejor Unidos” de 2012, que imitaba el “Better together” de los unionistas británicos. Así nació el ahora famoso corazón, transversal a los partidos, que engloba las banderas de Cataluña, España y Europa. “Lograron mezclar elementos emocionales con argumentos racionales ya existentes”, explica.

rivera

Después vino, en 2016, el corazón en el logo de Unidos Podemos con motivo de la convergencia entre los de Pablo Iglesias e Izquierda Unida. Para la experta en comunicación política, “en este caso se reflejaba la idea de querer ir juntos para lograr lo que no se pudo por separado”.

podemos

Con la llegada de Pablo Casado al Partido Popular, el tradicional logo del ave (fuera una gaviota, un albatros o un charrán) se reconvirtió a un corazón coloreado de rojo y amarillo. “Aquí la idea es el compromiso emocional con España y la unión frente a la división”, afirma Verónica Fumanal.

casado

El último en llegar ha sido el corazón en el cartel del Partido Socialista para el 28-A, junto al lema “la España que quieres”. Lejos del símbolo, más identitario, del Partido Popular, “aquí se invita a imaginar el país que se gustaría tener, en este caso bajo valores progresistas”, sostiene la consultora política. Además, se introducen símbolos propios de las redes sociales para dotar al mensaje de un “código más juvenil”.

El lenguaje de las redes sociales

Olga Marset, periodista, presentadora y experta en comunicación, resalta la idea de buscar un lenguaje propio de las redes sociales: “en algunos casos el corazón evoca al ‘me gusta’ de Instagram o Twitter”, explica.

Por otra parte, coincide en que se trata de una exaltación del lado emocional, “los seres humanos no votamos con la razón, sino con las emociones”. Para ella, los partidos se aprovechan de esto y lo utilizan en sus estrategias.

En ocasiones se apela a la ira o el rechazo, en este caso “se busca lo contrario, la paz, el amor y la lealtad” con un símbolo universalmente positivo. No obstante, para Olga Marset “esta coincidencia evidencia una clara falta de imaginación e ideas” entre los partidos políticos.

Un intento de “bajar la temperatura”

Otro posible análisis pasa por observar el contraste entre la dureza de los mensajes en el contexto actual con el elemento positivo que aporta un símbolo como el corazón. Para Pedro Marfil, gestor de la Asociación de Comunicación Política y profesor de la Universidad Camilo José Cela, “se trata de una maniobra para rebajar la temperatura de la campaña

Como añade el experto, la política actual está plagada de mensajes amenazantes: “desde la izquierda se advierte de que llega la derecha reaccionaria; desde la derecha la alarma consiste en que pueden ganar los que negocian con independentistas y quienes quieren romper España”. Este ambiente contrasta con la inclusión de elementos más constructivos que destructivos en los carteles electorales.

Pedro Marfil también insiste en que la razón de fondo es atraer a más votantes: “los grandes partidos recurren a mensajes ilusionantes y moderados porque saben que, tradicionalmente, las elecciones se han ganado por el centro”, concluye el profesor.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable