Política

El patinazo del PP con las nacionalidades esconde un plan de Feijóo para tender puentes con los independentistas

Las palabras de Elías Bendodo forman parte de una estrategia auspiciada por Josep Piqué para recuperar en Cataluña a los votantes de la antigua Convergència

Feijóo.
photo_camera Feijóo.

El PP vive con desconcierto la fase de adaptación al nuevo discurso territorial de Alberto Núñez Feijóo. Pero el debate sobre las nacionalidades provocado por el número tres del partido, Elías Bendodo forma parte de una estrategia de la nueva dirección para tender puentes en Cataluña con una parte del independentismo.

Desde que, hace dos semanas, Feijóo afirmase que Cataluña es una “nacionalidad” y cargase contra el “neocentralismo”, se han producido algunos episodios de confusión en el PP porque con el debate sobre las nacionalidades “se han regalado muchos votos a Vox”

Después, el número tres del partido fue más de su presidente y habló de “Estado plurinacional”, aunque luego rectificó. Al día siguiente, Feijóo lo corrigió así “España no es un Estado plurinacional, es una obviedad”. “Es un error que ha sido rectificado al poco tiempo”, añadió, para intentar zanjar el tema.

Tender puentes con los independentistas

Pero el patinazo del PP con las nacionalidades esconde un plan de Alberto Núñez Feijóo para tender puentes con los independentistas, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a Génova.

Por eso, a partir de ahora, el líder del PP intentará reconstruir el espacio catalán de su partido apelando a los postulados del autonomismo que recela del nacionalismo, pero no de las diferencias catalanas.

Toda vez que el nacionalismo “se ha pasado a la estelada”, el centroderecha debe reivindicar, en opinión del entorno de Feijóo, la bandera autonómica y la “identidad” catalana, siempre dentro del perímetro constitucional y sin convertirlas en armas arrojadizas.

Identidad catalana pero dentro de España

En sus 13 años al frente de la Xunta, el presidente del PP siempre ha defendido la identidad propia de Galicia, pero dentro de España. Y ahora como nuevo líder de los populares va a hacer lo propio en Cataluña y en otros territorios autonómicos.

Un giro de timón estratégico, sobre todo en Cataluña, con el que Feijóo busca aupar al PP como alternativa territorial frente al PSOE y al independentismo de cara al próximo ciclo electoral.

Los votantes de la antigua Convergència

El objetivo de Alberto Núñez Feijóo no pasa tanto por atraer a nuevos votantes, sino por reconquistar a los electores fugados que auparon a Ciudadanos a su histórica victoria de diciembre del 2017, a los de la antigua Convergència y a los que ahora alimentan a Vox. El referente en el que se mira la actual dirección nacional son los resultados de Josep Piqué y de Alicia Sánchez-Camacho, cuando el PP obtuvo 19 escaños en las elecciones de 2012, 16 más de los que ocupan en estos momentos los conservadores en el Parlament.

 

Pero el discurso autonomista de Feijoo choca con los sectores más centralistas del partido y con aquellos ecosistemas en Madrid que recelan de la bandera de las nacionalidades al interpretarla como un discurso que da aire a las reivindicaciones del secesionismo.

El PIB sube un 0,2% en el primer trimestre, una décima menos de lo esperado

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?