Política

Sánchez aplaza a junio el Debate sobre el Estado de la Nación para impedir que Abascal parezca el ‘líder de la oposición’

Busca también dar tiempo a que el PP tenga presidente y logre un portavoz fuerte en el Congreso para evitar así que le acusen de “ventajista”

Pedro Sánchez y Santiago Abascal, en el Congreso de los Diputados.
photo_camera Pedro Sánchez y Santiago Abascal, en el Congreso de los Diputados.

Pedro Sánchez se niega a que puedan acusarle de “ventajista” por aprovecharse de la situación de debilidad de un Partido Popular descabezado y, además de haberse comprometido a no adelantar las elecciones generales, también ha tomado la decisión de aplazar a junio el Debate sobre el Estado de la Nación.

El presidente anunció solemnemente el miércoles, en respuesta al discurso de despedida de Pablo Casado, que en ningún caso va a anticipar las generales. “No lo vamos a hacer por sentido de estado y porque este Gobierno antepone los intereses generales a cualquier otro tipo de interés”, recalcó.

“Las elecciones se convocarán cuando corresponda, para competir en base a los méritos y no a las debilidades de los adversarios”, aseguró. “Así es como entendemos el patriotismo democrático”, concluyó.

Aplaza el Debate de la Nación

Una de las citas parlamentarias pendientes es la convocatoria del Debate sobre el Estado de la Nación. Pedro Sánchez lleva tres años sin convocar ese pleno en el Congreso, y de hecho nunca se ha sometido a ninguno, pese a que se le ha reclamado con insistencia desde el PP de Pablo Casado.

El Gobierno ha confirmado que se celebrará, pero no ha dado una fecha. Sin embargo, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes con acceso a La Moncloa, la intención de Presidencia es que tenga lugar a principios del mes de junio.

Sánchez ha trasladado a su equipo que no quiere aprovecharse de la debilidad del PP para convocar de inmediato el debate sobre el Estado de la Nación, con el fin de que no le acusen de ‘ventajista’, pero tiene decidido celebrarlo cuando el Partido Popular ya haya elegido nuevo presidente. El congreso extraordinario del PP será el 2 y 3 de abril

Maniobras de Ciudadanos

Fuentes del Gobierno explican a ECD que Ciudadanos va a intentar que el Pleno del Congreso fuerce a convocar el debate en abril, con lo que su celebración pillaría al PP en pleno relevo del liderazgo.

En Moncloa recuerdan que el partido naranja dirigió una interpelación el pasado miércoles al ministro de Presidencia, Félix Bolaños, reclamando ya el debate, que no se celebra desde 2015. El hombre fuerte del presidente confirmó que la intención de Sánchez es programarlo para el actual periodo de sesiones, pero no concretó fecha.

El periodo de sesiones finaliza el 30 de junio, y Ciudadanos insiste en que no se debe apurar tanto, sino organizarlo cuanto antes. Por eso, en la moción consecuencia de aquella interpelación establece un tope máximo de un mes para su convocatoria.

 

La moción, registrada el pasado jueves fuera de plazo y después rectificada, se prevé debatir y votar en el Pleno de la semana del 8 de marzo, por lo que, de aprobarse, el Debate del Estado de la Nación se debería celebrar días antes de la Semana Santa, en torno al 11 de abril.

Para entonces, aún estará aterrizando el nuevo equipo que liderará el PP tras la salida de Pablo Casado, y con el congreso nacional del partido previsto para los días 2 y 3 de abril. 

Que el PP tenga un portavoz fuerte

Si finalmente el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se convierte en el sucesor de Casado, no podrá ser él quien se enfrente a Pedro Sánchez en ese debate, puesto que no es diputado.

Las fuentes de Moncloa consultadas por ECD insisten en su voluntad de “dar tiempo” a que el principal partido de la oposición cuente con un portavoz fuerte en el Congreso, “que haga de Feijóo”.

No ser diputado constituye un serio obstáculo que va tener que afrontar el nuevo líder popular para llegar a la opinión pública de manera continuada y firme. Fuentes internas del PP cuentan que Feijóo intentará paliar esa carencia recurriendo al Senado

Es decir, lograr convertirse en senador por designación autonómica, y a partir de ahí intentar debatir con Sánchez en la Cámara Alta, aprovechando por ejemplo, la sesión de control que también se celebra allí los martes por la tarde.

Sin embargo, la realidad es que la repercusión de esos debates es prácticamente nula, por las circunstancias del Senado, pero también, y no es pequeño asunto, porque se celebran por la tarde. 

Las sesiones de control en el Congreso tienen lugar los miércoles por la mañana, a primera hora, y cuando todas las televisiones están emitiendo espacios informativos y tertulias políticas, lo que les otorga un mayor seguimiento por parte de los ciudadanos.

Que Abascal no parezca el ‘líder de la oposición’

En el Ejecutivo no pasan por alto que, en ausencia de una figura que, dentro del Congreso, ejerza como portavoz fuerte del PP, Santiago Abascal se llevaría todos los focos de el pleno sobre el Estado de la Nación, con lo que parecería el ‘líder de la oposición’.

Es un escenario que no gusta en Moncloa.  Por eso defienden que celebrar ahora ese debate, con el PP descabezado, lo que haría es ‘engordar’ a Vox. Y es el mismo argumento, aseguran, que ha tenido en cuenta Pedro Sánchez para descartar un adelanto electoral aprovechando la situación de debilidad del Partido Popular.

La fecha es mala para Arrimadas

Frente a la ofensiva de Ciudadanos, Moncloa responde que el plazo que han elegido es bastante ajustado para su presidenta, Inés Arrimadas, que estos días inicia su baja para dar a luz a su segundo hijo.

El debate de política general supondrá también el estreno en esta cita de Unidas Podemos y de Vox, ya que el último pleno tuvo lugar en 2015, con Mariano Rajoy aún en La Moncloa, y cuando ninguna de estas formaciones tenía aún representación parlamentaria.

El pleno sobre el estado de la Nación no sólo incluye dos jornadas de debates ‘cara a cara’ del presidente con los portavoces de los distintos grupos, sino que hay una tercera sesión en la que se votan un centenar de propuestas de resolución, en las que se mide la fortaleza o debilidad del Gobierno, en este caso no muy firme, como se comprobó en la votación de la reforma laboral, que sacó adelante por un voto.

Aprobada la mayor Ley Social del gobierno Biden

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?