Política

Pedro Sánchez cede: ha empezado a negociar con el PP los decretos del parón económico

Ha encargado a Adriana Lastra que incorpore propuestas de la oposición para superar el bloqueo en el Congreso que ha anunciado Pablo Casado

Sesión de investidura - Pedro Sánchez durante su intervención
photo_cameraSesión de investidura - Pedro Sánchez durante su intervención

El decreto del “parón total” de la economía, elaborado a toda prisa en Moncloa durante el fin de semana, ha desatado duras críticas incluso entre los socios de Pedro Sánchez.

Pero ha evidenciado la ruptura total entre el Gobierno y el principal partido de la oposición en medio de una emergencia que ha provocado ya más de 8.000 fallecidos.

Tanto el PP como Ciudadanos y Vox han acusado a Sánchez de “no haber debatido con ellos” y con los agentes sociales una medida de gran calado, que, para Pablo Casado, puede suponer “llevarse por delante el sistema productivo”.

Por el momento, las decisiones aceleradas tomadas por el presidente han dejado al Gobierno de coalición en una situación de minoría parlamentaria.

Un escenario que le avoca a un bloqueo de las últimas medidas y a un sonoro fracaso en el Congreso.

El PP se ha desmarcado del Gobierno

Hay que tener en cuenta que Casado ha decidido dar un paso más allá en su estrategia de ataque al Ejecutivo por la gestión de la crisis del coronavirus.

El líder del PP anunció públicamente este lunes que su partido no apoyará los reales decretos aprobados el viernes y el domingo por el Gobierno para endurecer el confinamiento del estado de alarma y proteger a los trabajadores que se hayan visto forzados a parar su actividad.

Se convertía así en la primera formación de ámbito estatal que se desmarcaba abiertamente del consenso mantenido hasta ahora ante el estado de alarma, que se reflejó en las votaciones de los últimos plenos del Congreso.

El Gobierno pide perdón por los ritmos

Este martes, durante la comparecencia posterior al Consejo del Ministros, la portavoz María Jesús Montero ha pedido disculpas porque “el ritmo vertiginoso” que obliga a tomar decisiones en 24 horas y “no permite hacerlo con el tiempo que todos querríamos para tener información detallada en cada punto”.

Un cambio de tono que parecía dejar la puerta abierta a que la oposición aporte sus ideas y propuestas en este “momento histórico que vive España” con la crisis del coronavirus, y consciente de que Pedro Sánchez se ha quedado sin apoyo a sus medidas.

Pedro Sánchez encarga la “reconstrucción”

Hasta el momento, el Gobierno se había limitado a destacar públicamente que no se entendería que el PP no apoyara el decreto que establece restricciones laborales y un permiso retribuido para trabajadores no esenciales cuando Casado pedía un endurecimiento de las medidas contra el coronavirus e incluso proponía una “parálisis industrial”.

En cambio, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes próximas al Ejecutivo, la dirección del grupo parlamentario socialista en el Congreso, liderada por Adriana Lastra, ha recibido el encargo de Moncloa de comenzar a negociar con el PP modificaciones a los últimos decretos económicos y sociales por la crisis del Covid-19.

En el equipo del presidente reconocen que “hay que dar una oportunidad a la oposición de que se sume al apoyo a unas medidas históricas”.

Por lo tanto, el encargo de Moncloa al grupo parlamentario socialista es que trate ahora de “reconstruir” unas mayorías en el Congreso que han saltado por los aires en apenas 48 horas.

El Gobierno se aviene a incluir cambios

Fuentes del PSOE explican a ECD que el Gobierno considera que debe desplegar ahora una política de “mano tendida” y avenirse a incluir cambios en los decretos económicos y sociales aprobados en los últimos Consejos de Ministros, especialmente los referidos a la prohibición de los despidos y a la paralización de la actividad económica no esencial.

Uno de los aspectos que los socialistas están dispuestos a negociar con el PP es un reparto de las cargas económicas de las medidas entre el Estado y las empresas, pero que en ningún caso suponga un perjuicio para los trabajadores, a los que considera más castigados por la crisis.

Una votación al límite de la vigencia

Los reales decretos se aprueban por mayoría simple, es decir, necesitan más ‘síes’ que ‘noes’ para ser convalidados.

La sesión en la que se producirá esta votación todavía no tiene fecha, pero podría producirse la semana que viene si el Gobierno decide solicitar al Congreso una segunda prórroga del estado de alarma, cuya extensión está prevista por ahora hasta el 11 de abril.

Pero no es obligatorio. La Constitución da un mes de plazo para la convalidación. Por lo tanto, los reales decretos aprobados por el Gobierno ya han entrado en vigor desde su publicación en el BOE y, especialmente el que se refiere al endurecimiento del confinamiento, tiene vigencia hasta el 9 de abril, el jueves de la semana que viene.

El Pleno, en el calendario más ajustado, podría debatir y votar una medida que estaría al límite de cumplir su vigencia.

El PNV también abandona al Gobierno

Además, el PNV ha dado la sorpresa este martes en la reunión de la Mesa del Senado, al votar a favor de la propuesta del Grupo Popular de que se convoque urgentemente una reunión de la Comisión General de las Comunidades Autónomas para debatir sobre la crisis del coronavirus.

Los nacionalistas vascos han abandonado así al Gobierno. No han respaldado la posición del PSOE, cuyo portavoz en la Cámara Alta, Ander Gil, había afirmado que esta convocatoria no era posible jurídicamente, como así lo habían indicado los letrados.

La Mesa del Senado está integrada por 3 representantes del PSOE, 3 del PP y 1 del PNV, un puesto que le habían cedido precisamente los socialistas.

Una vez que la petición ha sido aprobada, el presidente de la Comisión, Manuel Cruz, tendrá que reunir a la mesa y fijar una fecha. La reunión tendrá que ser presencial y estarán presentes representantes de las comunidades autónomas y del Ejecutivo central.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?