Política

Pedro Sánchez se colgará la medalla por la pacificación de la primera gran crisis social: un acuerdo con los agricultores

Moncloa prepara un acto para que el presidente se haga la foto con las organizaciones agrarias tras haber dejado a Pablo Iglesias el desgaste por el día a día del conflicto

Pedro Sánchez
photo_cameraPedro Sánchez

Pedro Sánchez se reserva la foto de un gran pacto por el campo para protagonizar en el Palacio de la Moncloa la firma de un acuerdo con las organizaciones agrarias que haga visible la resolución de este grave conflicto. El presidente quiere vender este ato como la pacificación de la primera gran crisis social del nuevo Ejecutivo de coalición.

Tras casi un mes de protestas, los agricultores recibieron este martes la primera respuesta concreta del Ejecutivo a sus reivindicaciones. El Consejo de Ministros dio luz verde a un Real Decreto-Ley de materias urgentes en materia de agricultura, pesca y alimentación.

Distintas organizaciones de productores han celebrado manifestaciones en varios puntos de España en los últimos días, en protesta por los precios de venta y las dificultades económicas del sector.

Moncloa confirmó ese paquete de medidas tras la reunión, el pasado lunes, de la llamada Comisión Interministerial de Agricultura, presidida por Pedro Sánchez, y en la que participaron tres vicepresidentes y hasta nueve ministros del Ejecutivo. Una escenificación que trataba de calmar los ánimos de las protestas que iban a más por todo el país.

Un gran pacto por el campo en La Moncloa

Tras el acuerdo, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los planes del equipo del presidente, Pedro Sánchez se ha propuesto protagonizar, en las próximas semanas, un posado en el Palacio de la Moncloa con las organizaciones agrarias, patronales y sindicatos.

Sánchez se hará la foto del acuerdo con los agricultores: presidirá la firma de “un gran pacto por el campo” con las organizaciones agrarias UPA, COAG y ASAJA.

Primera gran crisis social del Gobierno

Según las fuentes consultadas por ECD, Moncloa trabaja ya en los preparativos de ese acto para “escenificar la resolución de la primera gran crisis del Gobierno”.

Todos los actores implicados ya han confirmado su presencia en ese evento junto a Sánchez, con toma de imágenes para las televisiones y los fotógrafos, algo que el jefe del Ejecutivo pretende ‘vender’ mediáticamente junto al ministro de Agricultura, Luis Planas.

Sánchez ha delegado las negociaciones

La obsesión de la imagen de un gran acuerdo por el campo contrasta con la negativa de Sánchez a reunirse hasta ahora con las organizaciones agrarias para tratar los problemas de los productores. Desde La Moncloa se les insistía en que el Gobierno se está “tomando muy en serio las reivindicaciones y demandas”. Pero a distancia.

Los representantes del sector han llegado a reclamar en las reuniones en las que ha participado el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que trasladara al presidente la importancia de poder reunirse pronto con ellos y ampliar la mesa de diálogo social a la patronal agrícola.

Pero la consigna en Moncloa ha sido clara. Había que apartar a Pedro Sánchez del foco del conflicto. “Que se pegue Iglesias y el presidente ya se hará la foto al final, como hizo con la subida del salario mínimo”, explicaban fuentes próximas al jefe del Ejecutivo.

En el PSOE reconocen que “Sánchez anda necesitado de ese tipo de imágenes -diálogo y consenso-, después del desgaste que le va a provocar en las próximas semanas la mesa de diálogo con Cataluña”, apuntan.

Planas prepara el terreno para la foto

El ministro de Agricultura, Luis Planas, se reunió este martes tras el Consejo de Ministros con las organizaciones agrarias para explicarles el contenido del decreto.

Según las fuentes consultadas por ECD, Planas trató también de culminar el proceso de diálogo sobre esta “crisis sin precedentes del campo español”, como la ha calificado el propio Gobierno, que desembocará en la firma del gran pacto en La Moncloa.

El ministro defendió ante los agricultores y ganaderos que el decreto da respuesta a sus reivindicaciones, prohibiendo la destrucción del valor de los productos a lo largo de la cadena. Las promociones abusivas, prácticas habituales en buena parte de la gran distribución, también serán prohibidas y perseguidas.

También permite que las sanciones a los que abusen sean públicas, y no secretas como hasta ahora.

Otras materias que aborda el decreto son mejoras laborales para los trabajadores del campo, modificaciones fiscales para favorecer a los jóvenes que se incorporan a la agricultura o la ganadería o un endurecimiento de las inspecciones de los alojamientos para temporeros.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?