Política

Pedro Sánchez ofrece a ERC la cabeza de la directora del CNI para cerrar el caso del espionaje con ‘Pegasus’

Moncloa acusa a Paz Esteban de actividades de las que no ha informado al Gobierno. El cese serviría de cortafuegos para ‘salvar’ a Margarita Robles

La ministra de Defensa, Margarita Robles, con la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban en un acto en 'La Casa'.
photo_camera La ministra de Defensa, Margarita Robles, con la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban en un acto en 'La Casa'.

Pedro Sánchez ha puesto en el punto de mira a la directora del CNI. El escándalo por el espionaje a líderes independentistas, a través del software espía ‘Pegasus’, ha colocado en la cuerda floja a Paz Esteban. Moncloa ha concluido que la jefa de los espías españoles no ha tenido el control sobre lo que ocurría en el Centro con este asunto.

De ahí que, tras reunirse con la consellera de Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, anunciara la “apertura de un control interno en el CNI” para analizar el presunto espionaje a dirigentes independentistas.

Una declaración que, por otro lado, ha provocado malestar en el seno del CNI con el Gobierno por dejarles “expuestos” ante los independentistas, tal y cómo reveló este martes el diario El Mundo.

Ha dejado en evidencia al CNI

En el Centro critican que la reacción del Ejecutivo deja en “evidencia” a los servicios secretos, porque da la impresión de que se ha podido producir una actuación irregular o alejada de la ley. Consideran también que la acción “dinamita el prestigio internacional” del CNI.

Por si esto fuera poco, Bolaños no descartó ante ERC la opción de desclasificar información si es necesario y también explicó que debe llegar “la constitución de manera inmediata de la Comisión de Secretos Oficiales” del Congreso, en la que comparezca la directora del CNI, para exponer información, documentación y las conclusiones de ese control interno. 

La cabeza de la directora del CNI

Así las cosas, según revelan a Confidencial Digital fuentes con acceso a La Moncloa, el anuncio del ministro Bolaños, poniendo a la directora del CNI ante la tesitura de comparecer en la Comisión de Secretos Oficiales, es una prueba de que Pedro Sánchez está dispuesto a entregar la cabeza de Paz Esteban para zanjar el ‘caso Pegasus’.

Desde Presidencia deslizan que hasta ahora “han estado a ciegas” con las operaciones llevadas a cabo por el CNI en relación a este asunto. Una circunstancia que ha provocado un gran malestar en el equipo de la máxima confianza del jefe del Ejecutivo. De hecho, se ha ofrecido a ERC el cese de la directora del CNI en las conversaciones que ha mantenido con la Generalitat en las últimas horas para cerrar el escándalo del espionaje con ‘Pegasus’, según confirman a ECD fuentes de ambas partes.

Paz Esteban fue nombrada por este Gobierno jefa de los servicios secretos españoles en febrero de 2020, después de haber ejercido como directora interina los seis meses anteriores, tras la salida de su antecesor, Félix Sanz Roldán. Se convirtió así en la primera mujer al frente del CNI.

Movimientos sin ningún control

El Ejecutivo ha defendido en todo momento que el espionaje a los independentistas catalanes estaba aprobado por un magistrado del Supremo, lo que descarta cualquier tipo de ilegalidad. Ahora bien, las fuentes consultadas por ECD afirman que Moncloa ha concluido que Esteban no ha tenido el control sobre lo que ocurría en el Centro con este asunto en los últimos tres años.

 

Tampoco nadie en el Ejecutivo, ni la ministra de Defensa, Margarita Robles, conocía lo que ocurría en referencia al espionaje a los políticos catalanes, según las explicaciones que la propia Robles ha ofrecido en Presidencia, tras ser requeridas por Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez no estaba informado

Hay que recordar que algunos de los dirigentes independentistas reconocieron su intención de reincidir en el delito por el que se les había condenado por el 1-O. Esto motivó, según admiten ahora fuentes del Ejecutivo, que el CNI quisiera controlar los movimientos de estos líderes.

Según las mismas fuentes, el reproche del equipo de Sánchez a la directora del CNI es que Presidencia del Gobierno no ha estado informada de las actividades de los agentes. Incluso ponen en duda que la propia directora de ‘La Casa’ estuviera al tanto. Moncloa considera “inaceptable” haber estado a ciegas con los movimientos de los servicios de Inteligencia españoles. Y reprocha a Paz Esteban esa falta de control, que ha dejado también en mal lugar a la ministra de Defensa, Margarita Robles. 

“Que Félix Bolaños haya anunciado controles internos en el CNI es prueba de ese descontrol y del cabreo que hay en Moncloa por ello”, revelan fuentes del PSOE.

Salvar a Margarita Robles

Desde que estalló el caso de las presuntas escuchas a independentistas, la ministra Robles -que ha pedido comparecer en el Congreso- ha defendido que todas las actuaciones del CNI se enmarcan dentro de la ley. 

Margarita Robles no se ha salido ni un milímetro en los últimos días de la estrategia marcada por Moncloa. Ha evitado en todo momento confirmar o negar que el Gobierno haya adquirido el programa Pegasus, que permite la intervención telefónica sin dejar rastros.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican precisamente que la operación para descabalgar a la directora del CNI persigue “servir de cortafuegos para salvar de la quema a la ministra de Defensa”. 

Circula el nombre de Casteleiro

En los últimos días, el nombre de Esperanza Casteleiro Llamazares ha vuelto a circular en ambientes de Inteligencia como recambio de Paz Esteban. E incluso, en un futuro, como sustituta de Margarita Robles en el Ministerio de Defensa si Pedro Sánchez consigue mantenerse en La Moncloa tras las generales.

Casteleiro es secretaria de Estado de Defensa, fue jefa de gabinete de la ministra Robles, ingresó en el CNI en 1983 y ocupó el cargo de secretaria general del centro entre 2004 y 2008, por lo que conoce a la perfección el funcionamiento de la casa y a todos sus integrantes.

La actual mano derecha de Margarita Robles se considera una experta en contraterrorismo y ha estado destinada en Cuba y Portugal, además de trabajar en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), que reúne a representantes de la Policía, la Guardia Civil y el CNI.

Los socios exigen dimisiones

En el equipo de Pedro Sánchez explican que el presidente se enfrenta a un problema grave porque sin el apoyo de los partidos nacionalistas e independentistas (catalanes y vascos) no tiene opciones de aguantar en La Moncloa.

ERC ya ha avisado de que, además de las explicaciones, exige que se depuren responsabilidades por este caso, que considera “el mayor escándalo de la democracia”, en palabras del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès.

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha destacado este martes las “contradicciones” que aprecia en la posición del Gobierno sobre el supuesto espionaje a políticos independentistas y señaló por primera vez expresamente a la ministra de Defensa: “Si lo sabía tiene que dimitir y, si no lo sabía, tiene que dar explicaciones”.

También el líder de Esquerra, Oriol Junqueras, ha instado al Ejecutivo a “asumir responsabilidades” y adoptar medidas que, a su juicio, “seguro que incluyen dimisiones y ceses”, y ha considerado que sería “igual de grave” si el espionaje fue realizado de manera “ilegal” o “autorizado” judicialmente.

ERC ha redoblado la presión

El Ejecutivo catalán y ERC han redoblado la presión sobre el Gobierno para que mueva ficha y arroje luz en el caso del espionaje para satisfacer sus demandas. La Generalitat ha advertido de que la legislatura “pende de un hilo”, mientras que Esquerra ha amenazado con tumbar todas las leyes y decretos que impulse el Ejecutivo central

La primera prueba la tendrá ERC este jueves en la votación de las medidas anticrisis recogidas en el plan de respuesta a la guerra. “Es una posibilidad votar en contra”, advierten diputados de Esquerra, aun admitiendo que el decreto puede tener efectos beneficiosos para la ciudadanía.

Recuerdan que uno de los últimos precedentes fue la votación de la reforma laboral. ERC se posicionó en contra de esa propuesta, que salió adelante gracias al error de un diputado del PP.

Asumir responsabilidades políticas

Desde el Gobierno confían en que el cese de la directora del CNI sea suficiente para cerrar el ‘caso Pegasus’. Recuerdan que no es un cargo que venga de la mano de quienes componen los servicios de Inteligencia, sino que es un cargo político, a propuesta de la ministra de Defensa y del presidente del Gobierno. 

“Con este cese, se cumpliría con la exigencia de que se asuman responsabilidades políticas en la estructura del Gobierno”, defienden fuentes de Presidencia.

Los últimos directores del CNI han llegado al cargo de la mano de los máximos dirigentes políticos. Y todos han presumido precisamente de tener controlados los movimientos que protagonizaban los espías. Una falta de control que ahora echan en cara a Paz Esteban en Moncloa, y que la ha colocado en una situación tremendamente delicada.

Películas, series y documentales de estreno en Netflix España en Junio de 2022

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?