Política

Pedro Sánchez encarga a Calviño que boicotee el ascenso de Yolanda Díaz

Moncloa considera urgente poner fin a la “campaña de promoción” de la nueva líder de la ‘izquierda ampliada’

Pedro Sánchez, con las vicepresidentas Teresa Ribera, Nadia Calviño y Yolanda Díaz.
photo_camera Pedro Sánchez, con las vicepresidentas Teresa Ribera, Nadia Calviño y Yolanda Díaz (Foto: Eduardo Parra / Europa Press).

La vicepresidenta Yolanda Díaz ha pasado de ser una cara desconocida para los votantes a una de las ministras más valoradas del Gobierno por su capacidad de negociación y su papel en la crisis. Un ascenso que ha comenzado a inquietar en Moncloa, donde concluyen que es urgente “cortar ya las alas” a la líder de Unidas Podemos en el Ejecutivo.

Hasta ahora, en Presidencia no preocupaba el liderazgo emergente de la vicepresidenta segunda. Es más: consideraban fundamental que la marca de Unidas Podemos se mantuviera viva y pujante de cara a las elecciones de 2023. 

En el equipo de Pedro Sánchez argumentaban que, en un contexto en el que ya no van a existir las mayorías absolutas, de nada sirve que el PSOE ahogue a los morados en las urnas, si les van a necesitar para mantener el poder después.

El “efecto Yolanda Díaz”

Sin embargo, el “efecto Yolanda Díaz” ha comenzado a percibirse con inquietud en Moncloa y en la dirección del PSOE en las últimas semanas, según admiten a Confidencial Digital fuentes de Presidencia del Gobierno y de Ferraz.

Citan por ejemplo la última encuesta de NC Report para La Razón. El 68,4% de los votantes del PSOE consultados creen que Díaz “hará daño” al partido en la futura convocatoria electoral con el proyecto de ‘izquierda ampliada” que ha comenzado a tejer con las fuerzas a la izquierda del PSOE.

La vicepresidenta segunda tiene, además, buen predicamento entre los españoles en general. Es la líder mejor valorada según el último CIS, por delante del propio Sánchez, y en el barómetro de este periódico consigue un 6,1 de calificación.

Boicotear el ascenso de Díaz

En este contexto, fuentes del Gobierno revelan a ECD que Pedro Sánchez ha encargado a la vicepresidenta Nadia Calviño que “baje más a la arena” y, de paso, contrarreste el ascenso de Díaz. “Hay que dejar de dar cancha a Yolanda, que está empezando a perjudicar al PSOE con su campaña de promoción por toda España”, alertan.

Hay que tener en cuenta que Calviño acrecentó su perfil político en el último congreso socialista con su presencia e intervención entusiasta. Acudió a recibir un premio, dedicado al ex comisario europeo y ex presidente del Congreso Manuel Marín, y aprovechó para exhibir sus credenciales ideológicas familiares. 

Hasta reveló que, hace poco, había descubierto que, con ocho años, salió en los primeros carteles electorales del PSOE con una rosa en la mano.

 

Mayor visibilidad en el Congreso

En el asiento que ocupa desde julio en la bancada azul del Congreso, Nadia Calviño tiene a Yolanda Díaz a su izquierda. Con la salida de Carmen Calvo del Gobierno y el creciente protagonismo de Díaz, Moncloa quiere ahora dar más visibilidad en los debates parlamentarios a la vicepresidenta primera, según admiten a ECD altos cargos del Ejecutivo.

En el equipo de Sánchez buscan que la oposición no pregunte solo por los datos económicos a Calviño, sino que también le obliguen a pronunciarse sobre cuestiones más generales.

Las disputas entre Nadia Calviño y Yolanda Díaz, presentadas como una batalla ideológica entre la funcionaria de Bruselas y la militante comunista, no han cesado en los últimos meses y han vuelto a estallar hace unos días a propósito de la reforma laboral. En el hemiciclo, sin embargo, nunca han dejado traslucir un mal gesto. 

Y eso que la oposición no ceja en su propósito de abrir brechas por ese frente. El PP intenta provocarla diciéndole que se está dejando imponer por la líder de Podemos en el Ejecutivo. “La verdadera inspiradora de la política económica del Gobierno es la señora Díaz”, le ha espetado varias veces la portavoz del Partido Popular, Cuca Gamarra.

La última medalla ha sido el SMI

En Presidencia admiten que se había dejado a la vicepresidenta segunda “su propio espacio” para que creciera, e incluso reconocen que le han permitido “ganar algunas batallas”

Ahora, en cambio, reconocen que observan con inquietud que la valoración de Yolanda Díaz aumenta en paralelo a su grado de conocimiento. No acumula desgaste. Al contrario. Ha dado un salto cualitativo, al imponer un nuevo modo de negociar con el PSOE, menos traumático que el de Pablo Iglesias, Irene Montero e Ione Belarra pero igual de resolutivo, como demuestra el pacto de Presupuestos y la Ley de Vivienda.

Además, el último congreso socialista en Valencia ha activado el “modo electoral”, lo que obliga al PSOE a comenzar a marcar distancias con Unidas Podemos y pasar a convertirles “de socios a adversarios”.

Díaz se había convertido en un pilar fundamental del Ejecutivo en el terreno del diálogo social, logrando cerrar más de una decena de acuerdos en el último año y medio. Una velocidad de crucero que se frenó abruptamente con la última subida del salario mínimo interprofesional, que no contó con el aval de la patronal. 

Sin embargo, este acuerdo no se materializó en contra de los intereses de la ministra de Trabajo, que logró apuntarse un tanto en clave interna, imponiendo sus tesis a las de Nadia Calviño, que era partidaria de ser más cauta y no subirlo hasta consolidar la recuperación.

Ejercer como presidenta en funciones

Fuentes del Gobierno recuerdan que Moncloa, de forma perfectamente calculada, decidió dejar todo el protagonismo a Nadia Calviño en una reciente sesión de control al Gobierno en el Congreso. En concreto, el pleno del pasado 22 de septiembre. 

Pedro Sánchez tenía cita en la ONU ese día y el Ejecutivo desvió a otros ministros las preguntas dirigidas a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, cuya rivalidad con Calviño empieza a ser cada vez mayor. De hecho, se quedó sin intervenir esa jornada

Calviño, que era en aquel momento presidenta en funciones, asumió el papel encomendado por Moncloa y se batió con fuerza frente al PP.

Respaldo de Sánchez a Calviño

En el Ejecutivo destacan que la operación de Pedro Sánchez para frenar el ascenso de Yolanda Díaz, con la colaboración de Nadia Calviño, también se ha puesto de manifiesto con el respaldo sin fisuras del presidente a la vicepresidenta primera en medio del choque con la ministra de Trabajo por la reforma laboral.

Sánchez ha eludido este lunes clarificar a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, si el Gobierno derogará la reforma laboral de Rajoy, tal y como el PSOE y Unidad Podemos se comprometieron en el pacto de investidura.

Díaz había exigido al presidente que aclarase la postura del ala socialista del Gobierno, donde la vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, abandera el rechazo a la derogación. La nueva legislación laboral “se hará en España como se hace en Europa: con diálogo social y con vocación de consenso”, ha afirmado tajante el jefe del Ejecutivo.

Primeras imágenes del rey emérito Juan Carlos I al llegar a España

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes