Política

Pedro Sánchez ordenó el cese de Pérez de los Cobos para proteger a su hombre fuerte en Madrid

El coronel de la Guardia Civil cuenta que no tuvo opción de informar a Marlaska sobre la imputación de José Manuel Franco porque no sabía que estaba siendo investigado

Pedro Sánchez, en una reunión en el Palacio de la Moncloa.
photo_cameraPedro Sánchez, en una reunión en el Palacio de la Moncloa.

La destitución por parte del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, del jefe de la Guardia Civil de Madrid, el coronel Diego Pérez de los Cobos, ha provocado un terremoto político. El mando de la Benemérita cesado defiende en privado que desconocía que José Manuel Franco era objeto de la investigación por el 8-M.

En las últimas horas, Marlaska ha justificado el cese de Pérez de los Cobos argumentando “pérdida de confianza” y aludiendo a una “reestructuración de los equipos”. Las primeras versiones, procedentes de la propia Guardia Civil, afirmaban que el cese estaba relacionado con los escraches ante el chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero.

Posteriormente, desde el Ministerio del Interior se explicaba que la falta de confianza se debía a que el comisario jefe de la Guardia Civil de Madrid no había informado a sus superiores sobre la investigación que estaba llevando a cabo sobre las consecuencias de la manifestación del 8-M.

Apenas 24 horas después del cese de Pérez de los Cobos ha dimitido también el director adjunto operativo (DAO) de la Guardia Civil, el general Laurentino Ceña.

Conocía la existencia del informe…

Fuentes próximas a Pérez de los Cobos explican a Confidencial Digital que el coronel ha reconocido estos días en círculos reducidos que conocía el informe remitido al juzgado de instrucción número 51 de Madrid Civil a instancias de la juez, Carmen Rodríguez Medel, que instruye la causa abierta por una denuncia contra Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

Hay que recordar que el informe incluye una investigación al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, quien supuestamente “manejaba, al menos tres días antes de la manifestación del Día de la Mujer, datos que evidenciaban la gravedad de la crisis del coronavirus”.

… pero no que Franco apareciera

En cambio, ECD ha podido saber que Diego Pérez de los Cobos asegura a su entorno que ignoraba que la investigación alcanzaba también al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por haber autorizado la manifestación del 8-M una semana antes de que se declarara el estado de alarma.

Un desconocimiento que, destaca, imposibilitaba poder informar a sus superiores. Algo que ha asegurado, no obstante, “que nunca hubiera hecho”.

Recuerda que la propia magistrada exigió absoluta confidencialidad sobre las investigaciones, y el cuerpo armado la mantuvo, lo que al parecer es lo que ha provocado la “pérdida de confianza” del ministro Marlaska hacia el comisario jefe madrileño y su cese fulminante.

Pérez de los Cobos ha justificado a sus allegados que la jueza quería conocer exactamente qué órgano recibió en España el informe del 2 de marzo del Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades en el que se alertaba de la expansión del coronavirus.

Otra de las pretensiones de Carmen Rodríguez-Medel era saber también si ese informe había sido remitido a la Delegación del Gobierno en Madrid.

Cese para proteger a José Manuel Franco

A las pocas horas de conocerse el cese de Pérez de los Cobos, se hacía pública una providencia de la magistrada en la que cita como imputado al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, que tendrá que comparecer el 5 de junio de forma telemática.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del Gobierno, el “enfado” en Moncloa fue mayúsculo al conocer que, además de Simón, otro de los investigados por la manifestación del 8-M era Franco.

Se decidió entonces que había que cerrar filas en torno al delegado del Gobierno, una de las personas de mayor confianza de Pedro Sánchez. Es su hombre fuerte en Madrid. Era necesario por tanto protegerle y visibilizar el apoyo del Ejecutivo, lo que desembocó en el cese ejecutado por el ministro del Interior, bajo el argumento de “pérdida de confianza”.

Hombre fuerte de Sánchez en Madrid

En el PSOE recuerdan que Franco fue de los pocos cargos que, desde la federación socialista madrileña, apoyó a Sánchez en las primarias para liderar de nuevo el partido. La recompensa a su fidelidad llegó, aseguran, cuando fue nombrado delegado del Gobierno en Madrid el pasado mes de febrero tras la investidura del líder socialista.

No pasan por alto que José Manuel Franco tomó parte en las primarias que devolvieron al ahora presidente del Gobierno a la secretaría general.

Se volcó en la campaña en Madrid, una federación clave en los procesos internos socialistas puesto que es la tercera (tras Andalucía y Comunidad Valenciana) en número de militantes. “Y siempre le ha sido leal”, subrayan.

Deber de guardar rigurosa reserva

La juez reitera en su providencia a la Policía Judicial que “deberán guardar rigurosa reserva sobre la evolución y resultado de las concretas investigaciones que les hubieren sido encomendadas, así como de todas las informaciones que, a través de ellas, obtengan”, de modo que sólo se informará a la magistrada.

Ha remitido además este martes una carta al Ministerio del Interior en la que recuerda que ha dado orden a la Guardia Civil -que actúa como Policía Judicial- de “guardar rigurosa reserva” sobre las investigaciones y advierte de responsabilidades penales si no se actúa de esta manera.

Su anterior misión el 1-O en Cataluña

Fuentes políticas han destacado también la animadversión de los partidos independentistas catalanes hacia Diego Pérez de los Cobos, cuando Sánchez se dispone a negociar una sexta prórroga del estado de alarma, como otro de los motivos de su cese, también celebrado en los últimos días por algunos dirigentes de Podemos.

El coronel de la Guardia Civil coordinó el dispositivo policial del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 en Cataluña. En ese momento era el director del Gabinete de Coordinación y Estudios, dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad en la época de Mariano Rajoy.

Pérez de los Cobos fue un testigo esencial en el juicio del ‘procés’ en el Tribunal Supremo, donde criticó duramente la actuación de los Mossos durante el 1-O y que calificó de “insuficiente, inadecuada e ineficaz”, “una estafa”.

No es el primer mando del instituto armado al que destituye Marlaska por falta de confianza como también hizo con el coronel de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Manuel Sánchez Corbí.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?