Política

Pedro Sánchez se propone decretar un estado de alarma “rebajado” hasta el 23 de mayo

El objetivo es mantener el mando único para evitar una desescalada caótica. Tendrá en contra a Torra y Urkullu, pero ya ha hablado con el PP que le ha garantizado su apoyo

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados el 9 de abril de 2020 (Foto: flickr)
photo_camera Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados el 9 de abril de 2020 (Foto: flickr)

Pedro Sánchez prepara un estado de alarma “rebajado” hasta el 23 de mayo. Incluirá medidas de alivio del confinamiento para ganarse el apoyo del PP. El presidente busca blindar al Gobierno como mando único de la desescalada y frenar las exigencias de varias autonomías, como Cataluña y País Vasco, que reclaman la gestión de la nueva fase.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha comenzado a insinuar que el Ejecutivo deberá pedir una nueva prórroga del estado de alarma para llevarlo más allá del 9 de mayo. Ha insistido en que “no hay que perderle el respeto al virus”.

“No quiero anticipar nada, a nadie se le escapa que la evolución de la pandemia está yendo mejor. Pero es un virus de mucho contagio, el Gobierno siempre actúa con muchísima prudencia y es un horizonte muy precipitado pensar que el estado de alarma se puede acabar en los próximos 15 días”, ha admitido Illa, quien ha añadido que corresponde al presidente del Gobierno realizar el anuncio de una eventual ampliación del estado de alarma vigente.

La advertencia de Salvador Illa es relevante porque se ha convertido en el ‘superministro’ del estado de alarma por la capacidad y las atribuciones que le ha conferido el propio Pedro Sánchez para modificar las severas medidas impuestas en España desde el pasado 14 de marzo.

El Gobierno introdujo en su última solicitud de prórroga al Congreso de los Diputados la posibilidad de que el ministro de Sanidad pueda dictar por primera vez medidas diferenciadas por territorios.

Estado de alarma “rebajado”

Con todo, Moncloa ha comenzado a trabajar ya en el siguiente periodo, el que se iniciará a partir del 10 de mayo, con el inicio progresivo del levantamiento de las actuales medidas de contención de la actividad social y económica y de los desplazamientos.

En este nuevo escenario, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a La Moncloa, Pedro Sánchez tiene prácticamente decidido volver a aprobar una prórroga del estado de alarma para otros quince días más, es decir, hasta el 23 de mayo.

Se tratará de la cuarta prórroga que pedirá al Congreso y la principal novedad se encontrará esta vez, aseguran en su equipo, en que el presidente acompañará esa solicitud de estado de alarma de la calificación de “rebajado”, en línea con la mejora de la situación sanitaria del país.

Busca blindar el mando único

Según las fuentes consultadas por ECD, el objetivo de Sánchez es que el ministro de Sanidad quede blindado durante la fase de desescalada para modificar, ampliar o restringir las medidas, lugares, establecimientos y actividades enumeradas en los apartados 1 a 5 del artículo 10 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por razones justificadas de salud pública, con el alcance y ámbito territorial que específicamente se determine.

 

Este movimiento tiene en cuenta que varias comunidades, como Cataluña, País Vasco, Galicia o Andalucía, han empezado a diseñar su propia hoja de ruta del desconfinamiento y reclaman recuperar su capacidad en la toma de decisiones.

El más crítico con el plan de Moncloa ha sido el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Ha defendido recuperar las competencias perdidas por la activación del estado de alarma ya que, en su opinión, “si algo ha quedado claro de la fase del confinamiento es que la centralización no ha funcionado”.

En la misma línea, el lehendakari Iñigo Urkullu ha solicitado fomentar “más criterios y menos tutelas” en esta nueva etapa, y apela al modelo alemán, con un sistema descentralizado en el que los estados federados dictan las reglas.

Respaldo de Casado a la prórroga

“Si hay una cuarta prórroga, los votos de los nacionalistas están en el aire”, reconocen fuentes del Gobierno ante las duras críticas que llegan desde Cataluña y País Vasco al plan de desescalada, que se aprobará este martes en el Consejo de Ministros y posteriormente presentará Pedro Sánchez al conjunto de la población en una comparecencia en La Moncloa.

Por ello, el PSOE ha empezado a buscar la complicidad del PP para esa votación en el Congreso, que deberá celebrarse como muy tarde a mediados de la próxima semana. Hasta ahora, Pablo Casado ha apoyado todas las prórrogas del estado de alarma.

En el entorno del líder de los populares se decantan por la lealtad a Sánchez en este punto. Parece clave mantener la centralización en la toma de decisiones. Fuentes de Génova aseguran a ECD que el PP estará con el Ejecutivo para evitar una desescalada caótica. Un respaldo que, advierten, es compatible con la fiscalización diaria de la acción del Gobierno.

Han menguado los apoyos a Sánchez

En el equipo del jefe del Ejecutivo no pasan por alto que los apoyos a Sánchez han ido menguando en el Parlamento desde que decretó por primera vez el estado de alarma. Logró la semana pasada el tercer respaldo a esta medida extraordinaria pero sus socios de investidura subieron el tono.

El último plazo para mantener esta situación se aprobó en el Congreso con los votos en contra de Vox y la CUP, como ya ocurrió en la anterior votación, pero esta vez Junts per Catalunya se unió a los desafectos, en tanto que ERC se mantuvo en su posición abstencionista.

El resto de los grupos votó a favor aunque el tono de la mayoría fue muy crítico, con una fuerte y creciente exigencia al Gobierno de sus socios, especialmente en el caso de Más País o el PNV.

Biden advierte de que Putin "no bromea" sobre una guerra nuclear

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?