Política

Pedro Sánchez provoca una nueva crisis entre el PDeCAT y ERC

Las negociaciones para cerrar la cumbre entre el presidente del Gobierno y Quim Torra amotinaron a la antigua Convergència, que temió un trato preferente de Moncloa a Esquerra

Elsa Artadi y Pere Aragonés.
photo_cameraElsa Artadi y Pere Aragonés.

A 24 horas de celebrarse el Consejo de Ministros en Barcelona, Gobierno y Generalitat no logran cerrar un acuerdo para las cumbres previas a celebrar antes de la reunión del Ejecutivo. En Moncloa se abren a encuentros paralelos al de Pedro Sánchez con Quim Torra, pero desde el propio Govern no hay unidad de criterio.

Lo único seguro, a falta de cualquier comunicación oficial por parte de cualquiera de los dos ejecutivos, es que Pedro Sánchez y Quim Torra mantendrán una reunión en el Palacio de Pedralbes este jueves. Desde la Generalitat, no obstante, insisten en que exista una cumbre con los integrantes de los dos gobiernos, pero Moncloa ha descartado esa posibilidad.

El gabinete de Pedro Sánchez sí está abierto a que se produzcan otras reuniones, además de la del presidente con Torra, entre integrantes del Gobierno central y el autonómico. Una propuesta que no acaba de aceptar del todo el Govern porque, entre otras cosas, existe disparidad de criterios entre el PDeCAT y ERC.

“Si va Aragonés, va Artadi”

Según explican al Confidencial Digital altos cargos del ejecutivo catalán, las negociaciones con Madrid para llegar a un acuerdo sobre las reuniones previas al Consejo de Ministros han provocado que los dos partidos que forman parte del Govern vuelvan a chocar por el “miedo” del PDeCAT a quedarse fuera de cualquier reunión bilateral.

La polémica surgió después de que desde el equipo de Pedro Sánchez propusieran que, además de la cumbre entre el presidente y Quim Torra, se llevara a cabo una reunión similar entre los vicepresidentes de ambos ejecutivos: Carmen Calvo y Pere Aragonés.

Esa propuesta gustó, y mucho, a Esquerra, pero provocó la reacción airada del PDeCAT, que exigía tener, como los republicanos, un “interlocutor” en esa “cumbre” con el Gobierno.

Una vez oídas las peticiones de los convergentes, en Moncloa se ofreció una solución intermedia: que Calvo se reuniera con Aragonés, y Meritxell Batet con Elsa Artadi, consejera de Presidencia de la Generalitat y portavoz de JxCAT en el Parlament de Cataluña.

PDeCAT, sin consejeros “propios”

Las fuentes consultadas por ECD afirman que, a estas horas, esa oferta del Gobierno es la “opción más viable”, ya que, a pesar de que Torra sigue exigiendo una “cumbre bilateral” entre todos los integrantes de ambos ejecutivos, “el PDeCAT no las tiene todas consigo porque, a diferencia de Esquerra, apenas tiene consejeros propios”.

En ese sentido, las “intromisiones” de Puigdemont a la hora de componer el nuevo Govern provocaron que la antigua Convergència apenas pudiera situar en el ejecutivo a cargos del partido para dejar sitio a los nombres que exigía Puigdemont, como Miquel Buch (Interior), Josep Bagalló (Educación), Damià Calvet (Territorio y Sostenibilidad), y Laura Borrás (Cultura).

Esquerra Republicana, sin embargo, situó en el Govern a cargos del partido, como el propio Aragonés, Esther Capella (Justicia), Alba Vergés (Salud), y Ernest Maragall, recientemente sustituido en Exteriores por Alfred Bosch.

ERC, por tanto, es más favorable a abrir la cumbre a otras consejerías, ya que el partido estaría presente en esas negociaciones. El PDeCAT, sin embargo, solo tiene a Artadi como “representante” de la formación.

Una disparidad de criterios que ha vuelto a provocar un nuevo choque entre las fuerzas soberanistas, esta vez a cuenta de la reunión con Pedro Sánchez y el Gobierno central.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes