Política

Mensaje de Pedro Sánchez a los barones: “El PSOE necesita a Vox”

Les ha trasladado que el miedo al partido de Abascal ayudará a movilizar a su electorado. Descarta apoyar a la lista más votada para que “Feijóo necesite pactar con la ultraderecha”

photo_camera Feijóo y Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez ha ordenado romper las negociaciones con el PP para que gobierne la lista más votada. El motivo: “el PSOE necesita a Vox”. Ha trasladado a los barones que la izquierda está “dormida” y conviene que “Feijóo pacte con la ultraderecha” tras las autonómicas para movilizar al electorado de cara a las generales.

Fuentes del PSOE y del PP, consultadas por Confidencial Digital, vienen admitiendo que las últimas encuestas, en las que ni el bloque de la derecha ni el de la izquierda suman mayoría con claridad, propician un escenario que ha puesto sobre la mesa de nuevo el debate sobre la gran coalición entre ambos partidos.

Tal y cómo se contó en ECD el pasado mes de diciembre, los entonces máximos interlocutores de PSOE y PP, Félix Bolaños y Teodoro García-Egea, habían comenzado a abordar en conversaciones discretas la posibilidad de que las dos formaciones mayoritarias se comprometiesen a facilitar la gobernabilidad del otro, mediante una abstención, con el objetivo de evitar el bloqueo tras las generales.

Incluso, el nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, retomó públicamente esta iniciativa en los últimos días, coincidiendo con la formación de gobierno en Castilla y León entre populares y Vox, y ha tendido la mano a Pedro Sánchez en esta cuestión. 

No depender de Podemos y Vox

Uno de los objetivos de ese acuerdo perseguía que los dos grandes partidos pudieran formar Gobierno sin excesivos ‘peajes’ tras los comicios previstos para finales del año que viene. El PP no dependería exclusivamente de Vox, como le ha ocurrido en Castilla y León, ni el PSOE de Podemos y los independentistas, para alcanzar una mayoría parlamentaria.

Pedro Sánchez lo presentó como un “cordón sanitario” a Vox pero fuentes socialistas de alto nivel admiten a Confidencial Digital que el mensaje urgente que trasladó Moncloa y Ferraz a los barones del partido, tras el desembarco de Feijóo en el PP y la investidura en Castilla y León, respondía a la inquietud que se ha instalado en el equipo del presidente de que el PSOE ya no podrá gobernar con sus actuales socios.

“El PSOE necesita a Vox”

Pero en Moncloa observan con atención las tendencias que reflejan las encuestas y que, en las últimas semanas, lanzan un mensaje preocupante, que ha puesto en alerta al Gobierno y al PSOE y le ha obligado a replantear su estrategia, según ha podido confirmar ECD por fuentes próximas al equipo de Pedro Sánchez.

La consigna es clara: “El PSOE necesita a Vox para movilizar a su electorado”. Ferraz apuesta por reavivar la campaña del “miedo a la ultraderecha” ahora que los de Santiago Abascal han tocado poder en una autonomía por primera vez. Sin embargo, los socialistas son conscientes de que el efecto movilizador que tuvo la “foto de Colón” en los comicios del 28 de abril de 2019 ha ido perdiendo fuerza, como se apreció en Castilla y León.

Por eso, la estrategia se centra ahora en modular las advertencias sobre “el peligro que supone la extrema derecha” para evitar lograr el efecto contrario: agitar a sus votantes. En la dirección del PSOE preocupa cómo Vox está ganando terreno sistemáticamente y amenazando caladeros de voto tradicionalmente socialista como el de las zonas rurales.

 

La izquierda está “dormida”

Según las fuentes de Ferraz consultadas por ECD, los estudios internos que maneja hoy el PSOE dejan a Sánchez fuera de La Moncloa. “La izquierda está dormida”, concluyen. Los datos muestran que la suma con Podemos y el resto de socios parlamentarios no alcanza la mayoría suficiente para mantenerse como presidente del Gobierno, sobre todo por el hundimiento del partido morado.

La caída de la izquierda, cuya primera señal de alerta llegó el 4-M en Madrid y se ha reproducido en Castilla y León, impediría repetir la experiencia de la coalición a nivel nacional. El PSOE perdió 7 escaños y un 5% de voto tras retroceder ampliamente en las 9 provincias, con León y Soria provocando un colapso de los socialistas con el subidón de la Unión del Pueblo Leonés (UPL) y la irrupción de Soria Ya!

Unidas Podemos tampoco consiguió captar ninguno de los votos de la caída del PSOE y su descenso ha aumentado el de la izquierda. Por ejemplo, la caída de la izquierda en Soria es de 26,66 puntos y en León de 8,85 puntos.

Ni siquiera el apoyo de Esquerra Republicana (ERC), el Partido Nacionalista Vasco (PNV), Más País o EH Bildu sería suficiente para contrarrestar el avance del bloque de la derecha y poder mantenerse en La Moncloa.

“Que el PP pacte con la ultraderecha”

De ahí, reconocen también en Moncloa, la campaña que se ha iniciado desde el Gobierno en los últimos días para atacar la imagen de moderación que quiere trasladar el nuevo líder del PP. 

Los socialistas han lanzado duros ataques, incluso desde la mesa del Consejo de Ministros, para erosionar a Núñez Feijóo por el pacto con Vox en Castilla y León y los casos de corrupción, sobre todo con el escándalo de las mascarillas en el Ayuntamiento de Madrid.

Ha molestado la filtración de Feijóo

Además, ese pacto entre PSOE y PP para que gobierne el partido más votado no lo debía reconocer ninguna de las dos partes hasta después de las próximas generales, para evitar así un posible castigo electoral, según revelan interlocutores de ambas formaciones. “Un acuerdo que ahora se ha saltado Feijóo y ha molestado en el PSOE”, reconocen en Ferraz.

En el PP señalan también a ECD que Feijóo sabe que el pacto con Vox ahuyenta a los sectores moderados, y por eso trata de presentar alternativas. De ahí que el PP de Pablo Casado pusiera también hace unos meses sobre la mesa la vía de una “gran coalición” con el PSOE que recuerda a lo sucedido en 2016, cuando los socialistas dejaron gobernar a Mariano Rajoy absteniéndose en su investidura, después de una grave crisis que llevó a la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general.

En una entrevista al diario argentino La Nación, publicada el pasado mes de diciembre, Casado declaró que el PP quiere gobernar en solitario, y que lo “óptimo” sería hacerlo con mayoría absoluta, pero si no es posible -ningún sondeo arroja esa posibilidad- se plantearía una “gran coalición al PSOE”, explicó el entonces líder popular en la entrevista, “como hizo Mariano Rajoy en el año 2016”.

El ex líder del PP matizó después que veía “muy difícil” la posibilidad de un pacto con los socialistas, por lo que cobraba más fuerza la opción de buscar el apoyo del partido de Santiago Abascal.

Suecia y Finlandia se convierten en miembros de la OTAN

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?