Política

La fecha anunciada era el 22 de octubre

La plataforma de Gordillo y Cañamero renuncia a una huelga general antes de las elecciones

Las Marchas de la Dignidad la plantearon después de la última manifestación en Madrid. Admiten que sin CC.OO. y UGT no conseguirían un seguimiento masivo

Decenas de miles de personas se manifestaron el 21 de marzo en Madrid contra el Gobierno de Rajoy convocadas por las Marchas de la Dignidad, plataforma impulsada por organizaciones como el Sindicato Andaluz de Trabajadores de Sánchez Gordillo y Cañamero. Tras esa concentración, esta plataforma anunció que su próximo objetivo sería una huelga general el 22 de octubre.

La reivindicación de convocar un paro en todo el país y en todos los sectores llevaba mucho tiempo coreándose en las movilizaciones de protesta contra el Gobierno. Finalmente, las Marchas de la Dignidad, que agrupan a decenas de organizaciones sociales, partidos y sindicatos minoritarios de izquierdas de toda España, decidieron apostar por ella.

Ya en ese momento fijaron la fecha del 22 de octubre para celebrar esta huelga general, que sería la primera desde la Transición que no convocan los sindicatos mayoritarios Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores.

Les falta el apoyo de los grandes sindicatos

En estos meses que han pasado desde la manifestación del mes de marzo los impulsores de las Marchas de la Dignidad han ido manteniendo reuniones, tanto en las distintas comunidades autónomas como a nivel nacional, para preparar las movilizaciones de esa jornada.

El Confidencial Digital ha podido saber que los responsables de las organizaciones que participan en las Marchas de la Dignidad han llegado a la conclusión de que lo mejor es desistir de la idea de convocar una huelga general.

Fuentes de esta plataforma explican que antes de la última manifestación en Madrid las organizaciones que integran las Marchas de la Dignidad tomaron esa decisión de plantear una huelga general como forma de continuar sus movilizaciones. Consideraban que las condiciones de una elevada tasa de paro y de precariedad laboral permitirían movilizar a un gran número de ciudadanos.

Sin embargo, en las últimas reuniones fueron aumentando las voces en contra de la idea de la huelga general. Algunos colectivos consideraron que los pequeños sindicatos, como el SAT de Juan Manuel Sánchez Gordillo y Diego Cañamero, los nacionalistas ELA (País Vasco) y CIG (Galicia), o los anarquistas CNT y CGT no iban a tener la fuerza suficiente para movilizar a un porcentaje mayoritario de trabajadores que secundaran la huelga en toda España.

Y es que en esta idea de convocar una huelga general, las Marchas de la Dignidad no contaban con la participación de los dos sindicatos mayoritarios. De hecho, ha habido debate interno sobre la posibilidad y la conveniencia de tratar de integrar o no a los dos grandes sindicatos: si bien no a las direcciones de CC.OO. Y UGT, sí al menos a muchos de sus comités de empresa.

Aunque al principio su objetivo era precisamente organizar la primer huelga general al margen de estas dos centrales, ahora han acabado admitiendo en sus reuniones preparatorias que sin el apoyo explícito de Comisiones Obreras y de UGT no tendrán la capacidad de “parar” la economía durante ese día.

Sólo habrá algún paro sectorial

Las fuentes consultadas por ECD explican que finalmente el 22 de octubre se convocará lo que han denominado una “jornada de lucha”. Con este nombre pretenden englobar distintas movilizaciones que habrá ese día por toda España.

 

Aunque no haya una convocatoria de huelga en todo el país y en todos los sectores de la actividad económica, este día las Marchas de la Dignidad llevarán a cabo algunos paros locales y sectoriales, por ejemplo en algunos niveles de la enseñanza.

La idea es que por la mañana de ese 22 de octubre tengan lugar distintas acciones de protesta “simbólicas” que serán llamativas y que todavía están por definir, aunque impulsores de esta “jornada de lucha” explican que, por ejemplo, pueden ir desde encerrarse en un hospital público que se vaya a cerrar, o acudir frente a oficinas de los servicios de empleo para protestar contra el paro.

Por la tarde se celebrarán manifestaciones en esas ciudades. Por ahora las Marchas de la Dignidad ya tienen planeadas movilizaciones en Andalucía, País Vasco, Cataluña, Comunidad Valenciana, Aragón, Galicia, Murcia y Asturias, además de en Madrid, donde se espera la mayor manifestación.

Lesmes explicará esta semana cómo será su salida del CGPJ

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable