Política

Podemos se arriesga en Madrid a recibir en subvenciones la mitad de la deuda a devolver por los microcréditos

Ha recaudado 1.200.000 euros en préstamos de particulares, pero los sondeos le otorgan una representación que solo le permitiría ingresar el 50% de lo recibido

Pablo Iglesias.
photo_camera El candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias

Podemos vive un momento agridulce con su particular forma de financiarse. El pasado viernes anunciaron en la cuenta de Twitter que estaban "flipando" por haber batido su récord de recaudación en 24 horas para “echar a Ayuso”: 576.000 euros en microcréditos, con los que va a sufragar los gastos de la campaña electoral en la Comunidad de Madrid.

Desde sus inicios, los de Pablo Iglesias han recurrido a solicitar a los simpatizantes —o cualquiera que quiera participar— pequeños préstamos para financiar los gastos de las campañas electorales. Tras ingresar el importe de la subvención pública que reciben por los escaños obtenidos, devuelven esas cantidades a sus prestamistas. Eso sí, sin devengar intereses.

Récord de financiación

Este martes 6 de abril la página web de la formación informaba que habían recogido ya más de 1.200.000 euros. Según ha podido saber el Confidencial Digital, esta cantidad rompe todos los récords de otros comicios autonómicos y se acerca a los datos de recaudación de las elecciones generales del 2016.  Además, ha sido la vez que más rápido se ha superado el millón de euros.

El vídeo del día

Llegada de Sánchez a Dakar (Senegal)

Sin embargo, este instrumento financiero, tan característico de los de Iglesias, puede morir de éxito. El lunes se publicaron los datos de la encuesta del barómetro del CIS y otorgaban a Podemos tan solo 8,7 por ciento de los votos en la Comunidad de Madrid. Además, el instituto dirigido por José Félix Tezanos le adjudicaba únicamente 10 escaños en la Asamblea regional, desbaratando las esperanzas del “efecto Iglesias”.

Posteriormente, diversos expertos demoscópicos corrigieron la proyección del instituto metroscópico y elevaban a 12 los diputados con esa predicción de votos, a pesar de que Tezanos defendió su cálculo.

La subvención no cubre el importe total

En cualquier caso, el problema para el exvicepresidente segundo del Gobierno puede venir a la hora de la adjudicación de las subvenciones en función de los resultados electorales.

Según publicó el pasado 18 de marzo la Consejería de Hacienda en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, las cuantías que compondrán la asignación pública serán las siguientes: 19.981 euros por escaño, 1,01 euros por voto y 0,22 por elector en concepto de envíos postales; siempre y cuando que se alcance el límite del 3% de los votos emitidos.

Aplicados estos baremos a los resultados del CIS, la subvención que obtendría Podemos para el sufragio de gastos electorales sería mucho menor de lo recaudado hasta ahora con los microcréditos. Por sus 12 escaños le corresponderían 239.772 euros, más los 449.249 euros en función de sus votos. Además, para sufragar los envíos de publicidad electoral a los domicilios le correspondería 97.856 euros, lo que haría un monto total de 786.877 euros; algo más de la mitad de lo que ya lleva recaudado.

A repartir con Izquierda Unida

Sin embargo, esta cantidad no iría íntegra al partido de Pablo Iglesias, ya que una parte le correspondería a Izquierda Unida con quien concurre en coalición a los comicios autonómicos. En las elecciones generales del 2019, el pacto alcanzado entre ambas formaciones repartía las subvenciones con un 74 por ciento para Podemos y un 26 para los de Garzón. De ser similar, solo 582.288 euros llegarían a los morados.

Dos millones de "tope"

Podemos sigue incrementando la recaudación del dinero a través de las donaciones de sus simpatizantes. La cantidad máxima que se autoimpuesto la formación para estos créditos es de dos millones de euros, lo que rompería aún más el desequilibrio entre lo ingresado —y por tanto, obligado a devolver— y la subvención pública postelectoral. El total máximo permitido por la ley para costear la campaña electoral es de 50 céntimos por habitante con derecho a voto, es decir, unos 2.556.329 euros.

Además, se podría considerar que la predicción del CIS es algo ‘generosa’ con la formación morada. La media de las encuestas le sitúan en un 8 por ciento de los votos, por lo que la subvención podría ser menor. Sin embargo, aún es en un momento relativamente temprano de la campaña y pronto para valorar si existe o no el “efecto Iglesias”; algo que despejarán las urnas el próximo 4 de mayo.

Fuentes del partido señalan a ECD que “todavía” es pronto para hacer proyecciones para calcular la asignación final.  

Compromiso para devolver el dinero

En cualquier caso, el partido se compromete a devolver las cantidades consignadas, sea cual sea el resultado final. En las propias condiciones del contrato, que se aceptan para realizar el préstamo, se señala que el dinero se devolverá cuando Podemos cobre la subvención. Además, explicitan que, en el caso de no alcanzar el importe suscrito, en un plazo de 12 de meses reintegrarán el montante no cubierto por la asignación pública.  

Este préstamo no devenga intereses y la cantidad recaudada, según indican las condiciones citadas, se destinará íntegramente a sufragar la campaña electoral de los comicios autonómicos del 4 de mayo.

"Sistema de control robusto"

Además, ante el peligro de que este instrumento sea utilizado para el blanqueo de capitales, algo que algunos usuarios de redes sociales increparon a la formación, el partido prevé “un sistema de control interno robusto”. Según fuentes internas de Podemos, esto “asegura la correcta fiscalización y control de salidas y entradas de dinero”, además del control posterior del Tribunal de Cuentas.

El Tribunal de Cuentas pide su regularización

De hecho, en el último informe de este tribunal, publicado el pasado lunes 5 de abril, relativo a las elecciones generales del 2019, advertía sobre la necesidad de regular esta nueva forma de financiación. Así, por ejemplo, señalaba que algunos particulares habían suscrito cantidades superiores al límite previsto para las aportaciones privadas.

El máximo permitido para la donación de un particular es de 50.000 euros anuales. Según el Tribunal de Cuentas, para la campaña electoral de noviembre del 2019, Podemos acumuló suscripciones particulares que excedían esa cantidad, ascendiendo el total del exceso a 60.600 euros. El propio informe de fiscalización recogía que se había acreditado su devolución.

Con todo, el tribunal instaba a las autoridades competentes a recoger en la legislación esta nueva forma de financiación, estableciendo, si se veía conveniente, un límite para las aportaciones particulares.

10.000 euros por persona

En esta ocasión, en las condiciones del préstamo, se establece un límite de 10.000 euros por persona, siempre que la cantidad total no estuviera ya cubierta.

En cualquier caso, los microcréditos, que desde el partido señalan como la forma de no depender de los bancos, no conllevan ningún tipo de interés. La Ley de Financiación de los Partidos Políticos en su artículo 4 establece que los préstamos suscritos con entidades de crédito no podrán tener intereses por debajo de lo establecido por el mercado, algo que no incluiría a esta nueva figura y que podría también regularse.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?