Política

Antes de la formación del nuevo Govern en Cataluña

La ‘presidenta’ Soraya aprovechará hasta el final los dos meses del 155 que le quedan

Desmontará Diplocat y cuadrará las cuentas para lograr el objetivo de déficit de 2018

Soraya Sáenz de Santamaría.
photo_cameraSoraya Sáenz de Santamaría.

La aplicación del artículo 155 en Cataluña ya tiene fecha de caducidad. La mayoría en el Parlament lograda por los partidos independentistas hace prever una investidura rápida, que permitirá la formación de gobierno en apenas dos meses. No obstante, hasta entonces, Soraya Sáenz de Santamaría está dispuesta a aprovechar el tiempo que le queda como ‘presidenta’  de la Generalitat.

Según explican a El Confidencial Digital altos cargos del Gobierno, el nuevo Parlament de Cataluña puede constituirse hasta el próximo 23 de enero. No obstante, la potestad para convocar la sesión constitutiva la tiene, con la aplicación del 155, Moncloa. Por tanto, Sáenz de Santamaría será la que marque el calendario plenario.

Una vez reabierta la Cámara, y tras la elección de la nueva Mesa, se pondrán en marcha los plazos para la investidura del nuevo president. No obstante, el objetivo del Gobierno es apurar hasta el 6 de febrero para convocar el primer pleno de investidura. Y, por tanto, señalan en el Ejecutivo, “aún tenemos dos meses para gestionar la Generalitat”.

Dos objetivos prioritarios para Soraya

Así las cosas, Soraya Sáenz de Santamaría se ha propuesto aprovechar estos dos meses para cumplir dos objetivos prioritarios marcados por Moncloa, una vez aplicado el 155: “Cuadrar las cuentas y liquidar definitivamente Diplocat”.

El primer gran reto de la vicepresidenta, y también de Hacienda, fue reducir el ritmo de gastos de la Generalitat durante los últimos cinco años. Así, el pasado mes de noviembre se hizo una auditoría interna y se decidieron las partidas que había que eliminar. Un trabajo que se mantiene vigente a día de hoy.

Sáenz de Santamaría, explican desde el Gobierno, no va a frenar esa política de retención de gastos, entre otras cosas, porque la prioridad es cumplir el objetivo de déficit y reportar a Bruselas, en mayo, las cifras económicas que confirmen esa reducción del gasto.

En cuanto a la liquidación de Diplocat, las fuentes consultadas explican que la vicepresidenta del Gobierno va a cumplir con el mandato del Consejo de Ministros del pasado 15 de diciembre, donde se aprobó esa medida.

El reto, en los próximos dos meses, es “desmontar toda esa infraestructura creada” en torno al llamado Consejo de Diplomacia Pública de Catalunya, una entidad público-privada que hasta la fecha ha estado participada por la Generalitat: “Esa participación va a acabar, pero hay que suprimir los fondos destinados a la misma”.


Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?