Política

Cuatro presos independentistas se rebelan contra sus abogados

Jordi Turull, Raül Romeva, Carme Forcadell y Josep Rull se han opuesto a la estrategia de las defensas para el juicio del 1-O. Se plantearon no declarar en la vista oral

Los ex consellers en la Audiencia Nacional.
photo_cameraLos ex consellers en la Audiencia Nacional.

La vista para la presentación de las cuestiones previas al juicio del 1-O es el paso inmediatamente previo a la puesta de los presos independentistas en el banquillo de los acusados.

Durante la vista, que ha tenido lugar este martes en el Tribunal Supremo, Confidencial Digital ha podido saber que existen fricciones entre algunos presos y sus abogados, cuando queda menos de un mes para que comience formalmente el juicio.

Se trata, en concreto, de Jordi Turull, Raül Romeva, Carme Forcadell y Josep Rull. Los cuatro están descontentos con la línea de defensa que han seguido sus abogados durante la instrucción del procedimiento.

Según ha podido saber ECD, los cuatro acusados han llegado a rebelarse contra la estrategia planteada por sus letrados, Jordi Pina (Rull y Turull), Andreu van den Eynde (Romeva) y Olga Arderiu (Forcadell), respectivamente.

Llegaron a plantarse contra sus directrices y negarse a declarar en la vista oral, al contrario de lo que habían establecido los abogados.

El Supremo y no el TSJC

Las fuentes consultadas por este confidencial explican que este descontento nace, principalmente, de dos hechos.

El primero, que las defensas no hayan conseguido que les juzgara el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y no el Supremo.

Su argumento era el siguiente: “si nos condena el TSJC, nos queda acudir al Supremo en última instancia antes de que la sentencia sea firme”.

Sin embargo, al haber asumido el Alto Tribunal la causa, la sentencia será firme nada más dictarse, con lo que pierden la posibilidad de una rebaja de la condena. “No quedan instancias a las que acudir, más allá del Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos”, explican estas fuentes.

Comparan esta situación con la de Artur Mas, a quien el TSJC condenó a dos años de inhabilitación por la consulta del 9-N y que ha visto rebajada la pena tras recurrir la sentencia ante el Supremo.

En cambio, los presos independentistas no tendrán esta opción, motivo por el que se los cuatro señalados se muestran descontentos con sus abogados.

La prisión provisional

La segunda razón por la que se han rebelado es que las defensas no han conseguido revocar la prisión provisional sin fianza decretada por el juez Llarena.

A pesar de que lo han pedido hasta en diez ocasiones, sumando las peticiones de unos y otros, el instructor no ha encontrado razones suficientes para ordenar la libertad condicional a los presos.

Este hecho desalentó especialmente a Rull y Turull, que en un principio fueron puestos en libertad. Turull incluso participó en los debates de la campaña de las elecciones catalanas del 21-D.

Sin embargo, semanas después, Llarena ordenó de nuevo su detención y el ingreso en prisión sin fianza.

La defensa de Rull y Turull niegan esta información y asegura que no se ha producido ningún tipo de disensión entre Jordi Pina y sus clientes.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable