Política

Primera fractura en el nuevo Gobierno. La ministra de Transportes cuestiona la ampliación de El Prat

Raquel Sánchez, que como alcaldesa de Gavá luchó contra el proyecto, ha asumido en público la defensa de la inversión de 1.700 millones pero trabaja para rebajar su impacto ambiental

Un avión en el aeropuerto Josep Tarradellas de El Prat-Barcelona.
photo_camera Un avión en el aeropuerto Josep Tarradellas de El Prat-Barcelona.

La agenda bilateral con Cataluña trazada por Moncloa se ha encontrado con varios opositores, incluso dentro del propio Gobierno. Unidas Podemos, miembro minoritario del Consejo de Ministros, ha rechazado la ampliación del aeropuerto de El Prat pactada con el Govern. Pero hasta la ministra del ramo, la de Transportes, cuestiona el proyecto.

Unidas Podemos ya ha anunciado que mostrará su rechazo en el Congreso de los Diputados y se manifestará en Barcelona contra el plan acordado entre el Gobierno del que forma parte y la Generalitat.

La formación morada entiende que el proyecto que va en la senda de la “cultura del pelotazo” y contra la agenda medioambiental del Ejecutivo de coalición, por lo que exige “corregir” y “rectificar” este acuerdo.

El pacto alcanzado entre el Ministerio de Transportes y la Generalitat el pasado lunes -por el que se inyectarán 1.700 millones para ampliar el aeropuerto de El Prat hasta convertirlo en un hub internacional de vuelos de largo recorrido- ha contado desde el primer momento con la oposición del socio de Gobierno de Pedro Sánchez.

En Cataluña, varios partidos y plataformas ecologistas planean también echarse a las calles en septiembre para protestar contra esta infraestructura. Utilizan argumentos similares.

Primera fractura en el nuevo Gobierno

Hay que recordar que Sánchez decidió acometer la crisis de Gobierno antes del parón veraniego con el fin de ofrecer una imagen de renovación para encarar la última etapa de esta legislatura, y con el objetivo de que tuvieran el tiempo necesario para poder adaptarse a sus ministerios antes de que comience el nuevo curso político en septiembre.

Un tiempo en el que el Ejecutivo espera consolidarse para preparar la carrera electoral hacia las elecciones generales.

Sin embargo, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del Ejecutivo, el acuerdo para la ampliación de El Prat ha provocado la primera fractura en el nuevo Gobierno. No solo con Podemos, sino también con una de las ministras que se acaba de incorporar al gabinete, y además del sector socialista: la titular de Transportes, Raquel Sánchez.

Transportes asume la defensa de la inversión…

Pese al fuerte rechazo de Unidas Podemos como partido, tres días después del anuncio, ningún ministro de la rama morada del Ejecutivo se ha pronunciado todavía públicamente sobre el proyecto.

 

Tampoco se han escuchado críticas en público de la ministra de Transportes. Todo lo contrario. Raquel Sánchez ha asumido como miembro del Gobierno la defensa de la inversión de 1.700 millones en El Prat y fue la encargada incluso de firmar el acuerdo con el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, en una reunión en Madrid el pasado lunes que se intentó celebrar con total discreción.

… pero cuestiona su impacto medioambiental

Pese a ello, fuentes del Ejecutivo no pasan por alto que, como alcaldesa de Gavá (Barcelona), Raquel Sánchez condicionó la obra de El Prat a que se limitase el impacto acústico de la infraestructura sobre los vecinos de la localidad y a seguir operando con el sistema de pistas segregadas -una para aterrizar y otra para despegar.

La ampliación supone afectar el espacio natural de La Ricarda, protegido por la Red Natura 2000 y ha levantado un frente opositor, básicamente de aquellos municipios más cercanos al aeródromo y de colectivos ecologistas.

Así las cosas, las fuentes del Gobierno consultadas explican a ECD que la ministra de Transportes defiende ahora que la obra deberá compatibilizar el crecimiento económico con la sostenibilidad.

Para ello, aseguran, trabaja para que el proyecto sea exigente con las compensaciones y el respeto al medio ambiente. Trata de apaciguar los ánimos en la zona donde fue alcaldesa hasta hace apenas un mes y también intenta calmar a los socios de Podemos.

Amplia indignación de los alcaldes de la zona

De hecho, la noticia del preacuerdo, tras la reunión de la titular ministerial y el vicepresident del Govern, Jordi Puigneró, ya ha dejado una amplia indignación por ejemplo en la alcaldía del Prat de Llobregat, liderada por Lluís Mijoler.

Ha destacado que la ahora titular de Transportes recordaba a principios de verano la importancia de crear un “consenso previo con todos los municipios afectados”, cuando aún era la alcaldesa socialista de Gavá, algo que el primer edil de El Prat de Llobregat ha criticado en los últimos días que no se ha cumplido.

Raquel Sánchez es ahora la ministra del ramo

La inesperada salida de José Luis Ábalos del Gobierno ha aupado a la hasta ahora alcaldesa de Gavá, Raquel Sánchez, como ministra de Transportes, Movilidad y  Agenda Urbana.

Hay que recordar que precisamente Gavá es uno de los municipios directamente implicados en el proyecto de ampliación del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat, que promueve Aena y que acaba de pactar el Gobierno con la Generalitat.

Es una población afectada gravemente por los ruidos del aeropuerto, concretamente en el barrio costero de Gavà Mar.

Se da la circunstancia de que Aena, que está dispuesta a invertir ahora 1.700 millones en la ampliación, debe presentar en los próximos meses su plan quinquenal de inversiones al Consejo de Ministros, y que Raquel Sánchez será ahora una de las integrantes del Ejecutivo y, en concreto, la ministra del ramo, que deberá decidir sobre el proyecto.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en los actos del día de la Policía

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes