Política

El PSOE busca acuerdos con “terceros partidos” para plantear una investidura sin Podemos

Está dispuesto a crear una “mesa de diálogo” con ERC para que se sume a los apoyos de PNV, Compromís y PRC. Tampoco descartan los “síes” de los diputados de Colau, Bildu y Coalición Canaria

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.
photo_cameraPedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias no se mueve de su exigencia de un gobierno de coalición para apoyar a Pedro Sánchez en la investidura. Lo escuchó, de su propia boca, el presidente en la reunión que ambos mantuvieron el lunes en Moncloa. Ante esta postura, el PSOE ha ideado una estrategia para presionar a Podemos... y, de paso, explorar la opción de una investidura sin el partido morado.

Según explican al Confidencial Digital altos cargos del PSOE, la hoja de ruta acordada entre Moncloa y Ferraz, tras la cumbre entre Sánchez e Iglesias del lunes, es centrarse ahora en los “terceros partidos” para ir sumando apoyos de cara a una investidura que se va a celebrar de forma inminente.

De hecho, tanto en el Gobierno como en el Partido Socialista se apunta que la semana que viene es “muy posible” que se anuncie ya la fecha del debate en el Congreso. De esta forma, con el pleno ya en un horizonte cercano, y el acercamiento del PSOE a otras formaciones, la presión hacia Podemos se multiplicará.

Una “mesa de partidos” para ERC

A día de hoy, Moncloa da por hechos los apoyos de PNV, Compromís, y el Partido Regionalista de Cantabria para la investidura. Las reuniones con Aitor Esteban, Joan Baldoví y José María Mazón fueron “muy fructíferas” y todos ellos avanzaron un “sí” a la reelección de Sánchez a cambio de una serie de compromisos totalmente asumibles.

Con el PRC, además, ya se ha firmado un acuerdo programático, que se quiere sellar, en la próxima semana, tanto con los nacionalistas vascos como con la coalición valenciana de Mónica Oltra. Estos tres partidos, por otra parte, “no han exigido la entrada de Podemos en el Gobierno”, lo cual “allana el camino” al PSOE.

Una vez blindados los “síes” de estos tres partidos, el PSOE se abre, ahora, a lograr el apoyo de Esquerra Republicana de cara a la investidura. El discurso de Gabriel Rufián la semana pasada, reconociendo la “victoria clara” de Sánchez en las urnas, y afeando a Podemos su exigencia de entrar en el Gobierno, ha dejado abierta esta opción para los socialistas.

Las fuentes consultadas añaden, además, que ERC aseguró que “no bloquearía” la reelección de Sánchez y que la única petición que pusieron encima de la mesa fue la creación de una “mesa de partidos” para debatir sobre Cataluña. Una propuesta que ya realizó el PSOE a principios de 2018 y que, por tanto, es “totalmente aceptable”.

“Puede haber investidura sin Podemos”

De confirmarse estos acuerdos, Pedro Sánchez tendría garantizados, de cara a la investidura, 146 “síes”: los 123 del PSOE, los 15 de ERC, los 6 del PNV y 1 de Compromís y del Partido Regionalista de Cantabria.

Tanto en Moncloa como en Ferraz calculan que, con un mayor respaldo para Sánchez, ya no se partiría de cero en la negociación con Podemos y, por tanto, Pablo Iglesias podría rebajar sus exigencias: “Con 146 votos a favor, la presión será mayor e Iglesias aceptará entrar al Gobierno solo con cargos intermedios a cambio de apoyar la investidura”.

El objetivo del PSOE, de hecho, es ese. No obstante, las fuentes consultadas advierten que, de seguir Pablo Iglesias en sus trece, se puede explorar incluso una investidura sin el voto a favor de Unidas Podemos.

Salen las cuentas

Las cuentas para que eso ocurra son claras: “Ahora, tenemos seguros, y prácticamente anunciados, 146 votos a favor y 149 en contra de PP, Ciudadanos y Vox. No obstante, la suma de otros partidos a ambos bloques decanta la balanza a nuestro favor”.

En ese sentido, los socialistas dan por hecho que, tras dar la presidencia del Parlamento de Navarra a Geroa Bai, Navarra Suma pasará de la abstención al “no”. Bildu, sin embargo, podía hacer ese camino en sentido contrario, pasando ahora a un “sí”. De esta forma, la cifra de votos en contra se ampliaría en 2, pero la de a favor en 4.

Por otra parte, si Podemos no entra en el Gobierno, los dos votos de Coalicón Canaria serían afirmativos, tal y como anunció Ana Oramas.

Con estas modificaciones, Sánchez obtendría 152 síes por 149 noes, y quedaría por saber qué harían los 7 diputados de JxCAT... y los 7 de En Comú que forman parte del grupo de Unidas Podemos.

Desde el PSOE calculan que, de mantener JxCAT su intención de no sustituir a los diputados suspendidos, los votos en contra solo serían 4. Además, ven muy posible que, tras darle la alcaldía a Colau, los representantes de En Comú votarían a favor, invalidando los hipotéticos votos en contra de la antigua Convergència.

El resultado final, por tanto, podría ser 159 votos a favor por 153 votos en contra. Los 35 diputados de Unidas Podemos, por tanto, tendrían la última palabra: “Pueden bloquear la investidura votando con PP, Ciudadanos y Vox, o permitir que Sánchez gobierne con una simple abstención”.

Ese voto, de hecho, sería el más lógico, ya que “se mantiene en su postura de no apoyar a Sánchez si no entra en el Gobierno, pero no asume el desgaste de bloquear la investidura alineándose con la derecha”.

En todo caso, desde el PSOE mantienen que “la primera opción” sigue siendo lograr el apoyo de Podemos, aunque advierten a Pablo Iglesias: “No se cederá a las presiones y hay otras alternativas para la investidura”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?