Política

El PSOE ha detectado miles de papeletas con el nombre de Susana Díaz tachado

Ferraz achaca a una campaña contra la líder regional que se haya pasado de 41.000 votos nulos en 2015 a 81.000

Susana Díaz.
photo_cameraSusana Díaz.

La guerra entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, iniciada hace dos años, ha dejado un PSOE partido en dos que no se pacificó ni con el congreso extraordinario de 2017 ni con la llegada al Gobierno central. Esa división ha pasado factura al partido en Andalucía, donde los socialistas contrarios a la todavía presidenta de la Junta impulsaron una campaña que, finalmente, ha pasado factura.

Tal y como avanzó Confidencial Digital el pasado mes de octubre, en la dirección regional del PSOE de Andalucía saltaron todas las alarmas cuando descubrieron una iniciativa, impulsada por votantes socialistas afines a Pedro Sánchez, para desacreditar a Susana Díaz aprovechando las elecciones autonómicas.

Se trataba de una campaña, promovida por algunos de los creadores de las plataformas “pedristas” en Andalucía durante las primarias del PSOE, para votar al partido pero tachando el nombre de Susana Díaz de la papeleta electoral. Una práctica que buscaba dejar a las claras que “se apoya al partido, pero no a la candidata”.

Una vez conocida esa iniciativa, tanto desde el PSOE andaluz como incluso desde Ferraz se puso en marcha una campaña informativa que alertaba de los riesgos de tachar el nombre de la cabeza de lista. Se insistió, durante semanas, que cualquier manipulación de la papeleta provocaría que el voto fuese considerado automáticamente nulo por los miembros de la mesa electoral.

Miles de papeletas con tachones

Pues bien. Tal y como confirman a ECD altos cargos socialistas, esa ofensiva del partido para evitar la campaña de los críticos contra Susana Díaz no ha surtido efecto. De hecho, el PSOE ha contabilizado miles de papeletas con el nombre de la todavía presidenta de la Junta tachado o con frases, por lo que el voto socialista no se contabilizó.

Esa práctica, explican las fuentes consultadas, es una de las razones por las que los votos nulos en las autonómicas se han multiplicado en apenas tres años, pasando de 41.000 papeletas manipuladas en las andaluzas de 2015 a 81.000 en los comicios del pasado domingo.

Un dato “demoledor” que “explica, en cierta medida”, la debacle que ha padecido el PSOE en las urnas.

Fuga a partidos sin escaño

Otra maniobra impulsada por los sanchistas andaluces contrarios a Susana Díaz ha sido dejar de votar al PSOE para depositar en la urna las papeletas de partidos que, a priori, no tenían ningún tipo de opción de lograr escaño, como PACMA y Recortes Cero.

Ambas formaciones, efectivamente, se han quedado sin representación en el Parlamento Andaluz, aunque ambas han crecido exponencialmente con respecto a 2015: el partido animalista ha pasado de 31.735 votos a 69.660, y RC de 3.558 a 7.155.

Una tendencia al alza que desde el PSOE achacan a la campaña de los sanchistas. Desde Ferraz, conscientes de esta campaña, insisten que la ejecutiva federal nada tiene que ver con ese movimiento y que, de hecho, Pedro Sánchez ha viajado durante la campaña a Andalucía para apoyar públicamente a Susana Díaz.


 

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo