Política

El PSOE moviliza a la CEOE para que Ciudadanos apoye la investidura de Pedro Sánchez

Es la clave de las declaraciones del presidente de la patronal: “Todo lo que gire alrededor del centro izquierda, como en otro momento del centro derecha, será lo mejor”

5c0fd72d0a2d1
photo_camera Pedro Sánchez y Antonio Garamendi.

El PSOE apuesta por formar un Gobierno monocolor con apoyos parlamentarios de diferentes partidos. Así lo defendieron ayer tanto Carmen Calvo como un José Luis Ábalos que no escatimó en ataques a Ciudadanos. Pese a ese mensaje contundente contra los de Albert Rivera, el equipo de Sánchez es consciente que puede necesitar a C’s. Y, para ello, cuentan con un potente aliado.

Según explican al Confidencial Digital dirigentes nacionales del PSOE, el primer objetivo de Sánchez, de cara a la investidura, será garantizarse una mayoría suficiente que le permita ser reelegido presidente del Gobierno. Todo ello, eso sí, insistiendo en la idea de un Consejo de Ministros monocolor y con la entrada de independientes.

“Los españoles quieren que nos entendamos, vamos a hablar con todos los grupos”, señaló Ábalos ayer ante las preguntas de posibles pactos formuladas por los periodistas. Un mensaje que encierra una hoja de ruta bien marcada: lograr los máximos apoyos posibles para la investidura pero sin atar al Gobierno a depender de un bloque concreto en el congreso.

El modelo portugués

Sánchez, como ha hecho ya en otras ocasiones, ha vuelto a mirar a Portugal para intentar repetir en España el modelo del socialista Antonio Costa: gobierno monocolor con pactos estables con diferentes formaciones políticas. Algo que “allí parece fácil pero que aquí no se ha logrado todavía, aunque lo volveremos a intentar”.

Lo “ideal”, como en 2015, sería obtener “acuerdos a izquierda y a derecha” con Podemos y Ciudadanos, pero sin que ninguno entrara en el Consejo de Ministros. De no lograrlo, el PSOE constituiría un bloque de apoyos con los de Iglesias, PNV, Coalición Canaria y Compromís que podría valerle en segunda vuelta de la investidura si algún gran partido se abstiene.

Esa formación, afirman en el PSOE, podría ser Ciudadanos: “Ya facilitó la investidura de Rajoy pero permaneció en la oposición. Ahora no se le pediría que votara a favor, sino una simple abstención para desbloquear la legislatura”.

La CEOE como mediadora

El objetivo no parece nada fácil. No obstante, las fuentes del PSOE consultadas por ECD advierten que Sánchez cuenta con un poderoso aliado: la CEOE.

Según sostienen dirigentes socialistas, en las últimas semanas ha habido contactos entre Moncloa y la patronal, para analizar el escenario político que podría producirse para las generales y para ver qué efectos podrían tener los comicios sobre la economía del país.

La conclusión de ambas partes es que España necesita un Gobierno fuerte con apoyos parlamentarios estables para sacar adelante las principales leyes, incluidas las de Presupuestos. Y, en ese aspecto, Ciudadanos debe jugar un papel importante.

“Desde la CEOE se apuesta por la abstención de Cs en la investidura si fuera necesario. No quieren que dependamos de los independentistas”, aseguran a este diario altos cargos socialistas. Una postura que, de hecho “la patronal puede defender tanto en público como en privado, con el objetivo de que Ciudadanos cambie su actual postura”.

De momento, el PSOE ve con buenos ojos la primera reacción de la patronal, esperada desde Ferraz. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, aseguró ayer que “todo lo que gire alrededor del centro izquierda, como en otro momento del centro derecha, será lo mejor”. Además, añadió que era “importante” mantener la “estabilidad política”, en un mensaje que se ha interpretado como dirigido a la oposición.

 

Todos los escenarios abiertos

El PSOE, por tanto, no ve imposible que Ciudadanos facilite la investidura de Pedro Sánchez, tanto si hay pacto con Podemos, como si no. De hecho, en Ferraz algunos apuestan por que los de Rivera puedan repetir, a nivel nacional, la misma estrategia empleada en Madrid para “dar el gobierno al PP pero sin dejar de ser oposición”.

Efectivamente, tras las autonómicas de 2015, Ciudadanos facilitó la investidura de Cristina Cifuentes, pero sin entrar en el Gobierno regional. Durante toda la legislatura ha mantenido un papel de oposición, aunque pactando con los populares las principales leyes, como la de Presupuestos.

La fórmula dejaría a las dos partes contentas, ya que el PSOE lograría su gobierno monocolor y Ciudadanos podría vender que ha dado estabilidad al país pero desde la oposición, manteniendo el objetivo de desbancar al PP como alternativa de Gobierno.

De no lograrse ese entendimiento, advierten dirigentes socialistas, “hay muchas otras salidas”. El pacto con Podemos es el más “lógico”, y si fuera “imprescindible”, “entrarían en el Gobierno”. De apostar por esta vía, el PSOE no rechazaría la abstención en segunda vuelta de ERC, aunque de momento, insisten las fuentes consultadas, esa sigue siendo la última opción.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?