Política

El pulso Carmen Calvo-Iván Redondo descoloca a los ministros

Culpan del enfrentamiento al papel forzado de Pedro Sánchez acudiendo a ver a Torra “arrastrando los pies”. Es un asunto que sobrevolará en la ‘escapada’ a Quintos de Mora

El Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, en la finca de Quintos de Mora.
photo_cameraEl Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, en la finca de Quintos de Mora.

El enfrentamiento entre el director de Gabinete de la Presidencia del Gobierno, Iván Redondo, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha saltado en la última semana al primer plano de la actualidad. Una lucha de poder que tiene “descolocados” a los ministros y sobrevolará este sábado la ‘escapada’ del Ejecutivo a Quintos de Mora. 

Confidencial Digital ha podido saber que los últimos “errores de descoordinación”, -a juicio de algunos ministros, provocados por las diferencias entre Calvo y Redondo-, les han llevado a quejarse en privado del enorme desgaste que ha sufrido Pedro Sánchez al trasladar la imagen, tras ver a Quim Torra en el Palau de la Generalitat, de que abre el diálogo con Cataluña “arrastrando los pies”.

Recuerdan que la vicepresidenta se apresuró hace una semana a mostrar su indignación con el adelanto electoral en diferido de Torra, y no dudó ni un instante en dejar en el aire la reunión de Sánchez con Torra en Barcelona, que finalmente se celebró este jueves.

Calvo elevó la voz del PSOE

El argumento a favor de suspenderla era que si el propio presidente de la Generalitat daba por agotada la legislatura, qué sentido tenía reunirse con él o abrir una mesa de negociación con un Govern que ya estaba de salida

Era, además, la opinión mayoritaria de los ministros y destacados dirigentes del PSOE. “Carmen sólo verbalizó una posición prácticamente unánime, al menos entre la facción socialista del Gobierno, y entre los principales cargos de Ferraz”, asegura a ECD un alto funcionario próximo al Consejo de Ministros.

El problema, destacan, es que “la vicepresidenta lanzó el anuncio a los medios para presionar al equipo de Sánchez en La Moncloa, sin que se hubiera tomado una decisión definitiva con respecto a la celebración del encuentro del presidente del Gobierno y el de la Generalitat en Barcelona”, añaden.

Redondo escuchó más a Iglesias

“En cambio, Iván escuchó más esta vez a Iglesias”, explican en un ministerio. Tras escuchar a Calvo, el vicepresidente segundo había restado importancia al anuncio de Torra: “Si hay elecciones en Cataluña, los partidos se presentarán y pronto habrá nuevo gobierno, poco más que decir”. 

Y propuso un ejercicio de realidad: “Un gobierno no puede dialogar con quien quiere, no se puede hacer política a la carta. En política y en democracia, uno no elige a su interlocutor”, afirmó.

La Moncloa lanzó poco después un primer comunicado en el que anunciaba que la reunión con el presidente de la Generalitat se mantenía -“como no podía ser de otra manera”-, pero aplazando la mesa de negociación bilateral pactada con ERC hasta que, tras las elecciones autonómicas, se constituyera un nuevo gobierno catalán.

“Han hecho arrastrarse a Sánchez”

Algunos ministros reconocen en privado a ECD que comenzaron a asistir entonces con gran desconcierto a una “verdadera ceremonia de la confusión”. Carmen Calvo había anunciado que se aplazaba la reunión de Pedro Sánchez con Quim Torra, y un par de horas después La Moncloa le corregía anunciando que el encuentro se mantenía. 

Algunos miembros del Ejecutivo vaticinaban ya a esas horas que el plan anunciado por Moncloa sería “inasumible para ERC” porque le “regalaba” la campaña electoral a Torra y Puigdemont

Pero no sabían a qué atenerse, a quién hacer caso. Muchos de ellos se encontraban en aquel momento en actos públicos y no sabían tampoco qué responder a las dudas de los periodistas

La rectificación llegó a las pocas horas tras la visita de Gabriel Rufián al propio Sánchez en su despacho, lo que obligó a un último comunicado de Presidencia, corrigiéndose a sí misma y confirmando que la mesa de negociación entre gobiernos se abrirá antes de las elecciones catalanas.

De hecho, el principal mensaje de Sánchez en su visita a Torra este jueves en el Palau de la Generalitat fue que la mesa de diálogo se constituirá este mismo mes de febrero y será encabezada por los presidentes.

Los recados de Calvo a Redondo

Algunos de los ministros consultados por ECD admiten también que “se quedaron perplejos” tras la entrevista de Carmen Calvo el pasado domingo en El País. La vicepresidenta no ocultó la tensión con Iván Redondo por liderar la toma de decisiones en Moncloa, pese a que los equipos de ambos niegan que haya una mala relación.

Afirmó que, “a veces hay cosas que parecen una novedad y no lo son. Hace falta pedagogía. Presidencia es una cosa y el Ministerio de Presidencia, que llevo yo, es otra. Presidencia no tiene gestión; Vicepresidencia, sí. Yo me ocupo de la coordinación del Gobierno, preparo el Consejo de Ministros. En mis manos está decir lo que se para, lo que no veo claro, lo que tiene garantía jurídica. Cuando hay varios ministerios que discrepan, decido quién tiene la razón” zanjó.

De igual modo, Calvo quiso destacar que su labor en el Gobierno es diferente a la que realiza Iván Redondo. “Yo tengo relaciones con el presidente, que me da instrucciones, y está también la política de comunicación, que se lleva en una Secretaría de Estado que no depende de la Vicepresidencia” afirmó. 

Las palabras de Carmen Calvo escondían el mensaje de que, aunque Redondo pueda dirigir y planificar la estrategia de Moncloa, la coordinadora de los 22 ministerios es ella.

El todopoderoso jefe de La Moncloa

Pese a ello, Iván Redondo se ha convertido en la mano derecha de Pedro Sánchez, el nuevo hombre de confianza que alberga el doble de poderes que el resto de sus antecesores en el mismo cargo. 

Lidera el Comité de Dirección, del que dependen Félix Bolaños como número dos, Francisco Salazar y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. Sin olvidar, la nueva oficina de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo, que también depende del jefe de gabinete.

Es tal la confianza de Sánchez en Redondo que la nueva estructura de Gobierno cuenta con un ‘minigabinete’. Además, lidera la dirección del departamento de Nacional, Asuntos Exteriores y Unión europea, así como la Secretaria de Estado de Comunicación, la Oficina Económica y el Departamento de Seguridad Nacional.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?