Política

Qué dicen los españoles sobre el aborto en las últimas encuestas: mujeres y jóvenes, los que están más a favor

Los trabajos de campo de GAD3 en los últimos años señalan que la mayoría de mujeres rechazan medidas antiabortistas al considerarlas “paternalistas” por negarles la libertad de elección

Mañueco vuelve a dar la callada por respuesta al Gobierno… ahora por quitar poder a los sindicatos.
photo_camera Juan García-Gallardo, vicepresidente de Castilla y León, y Alfonso Fernández Mañueco, presidente del Gobierno autonómico, en un pleno de las Cortes de Castilla y León.

El aborto ha vuelto al primer plano de la política tras el protocolo planteado por la Junta de Castilla y León, liderada por el Partido Popular en coalición con Vox, que obligaba a médicos a ofrecer, entre otras medidas, escuchar el latido fetal a las mujeres que quisiesen abortar, con la intención de que evitasen hacerlo.

Desde la consultora de investigación social GAD3, señalan a Confidencial Digital que, según sus trabajos de los últimos años sobre esta cuestión, el aborto trasciende a las ideologías: “Es un tema de percepción personal”, aunque apuntan que hay claros grupos poblacionales a favor de esta medida: los jóvenes y las mujeres.

“Las personas de menor edad son más abiertas a los temas morales”, asevera María Martín, directora de comunicación de GAD3, y apunta al motivo generacional que lo provoca: “No tienen una influencia religiosa tan alta como la tienen los mayores y esto les hace más permeables”. Los trabajos realizados sobre el aborto señalan que las personas mayores de 65 años son el sector que más rechazo muestran a las medidas que lo permiten. 

La razón de las mujeres, en cambio, es otra. Suele estar a favor “por el enfoque paternalista” que le dan quienes se sitúan en contra. Prohibir el aborto o intentar limitarlo normalmente es interpretado como una forma de señalar a las mujeres lo que deben hacer, como si no pudiesen deliberar por sí mismas: “No quiere decir que estén a favor del aborto como tal, sino que confían en que van a decidir bien sobre ello”, añade Martín. Es por esto que, según la demoscopia, las mujeres se muestran “más propensas” a las tesis de la izquierda, que se posiciona a favor de permitirlos y son fuerzas progresistas las que lo han regularizado.

La directora de comunicación de GAD3 señala que, a pesar de ello, el aborto “no es un tema ideológico”. “No es de izquierda ni de derecha, sino que es una cuestión moral. Lo mismo sucede, por ejemplo, con la eutanasia”, detalla, “influye también la experiencia personal de cada uno”.

Sin embargo, es un debate que “divide a la derecha” mientras la izquierda lo tiene “asumido”. Martín señala que el problema reside en que “no hay una misma percepción unificada del tema. Hay un alma más liberal que está abierta a la regulación y otra más conservadora que no”.

Pero hay una excepción. La izquierda sí tiene más dudas en los abortos en menores de edad: “No saca tanto rédito político. No está a favor en bloque como sí sucede en los casos en adultos”, puntualizan desde la consultora.

En la controversia provocada por el protocolo aprobado por el Gobierno de Castilla y León, Martín asegura que polémica “no va a provocar un gran desgaste” político y electoral para las formaciones de derechas porque “no obliga a las mujeres a nada”. Esta línea de actuación aprobada el pasado jueves para que los médicos ofrezcan a las mujeres que tengan decidido abortar, escuchar antes el latido de su feto, una radiografía en cuatro dimensiones y tener asesoramiento psicológico, “no le dice a las embarazadas lo que tiene que hacer”.

Por ello, no es una medida interpretada como “paternalista”, que sí podría restar apoyos a PP y Vox. En caso de que hubiese obligado a las personas que quieren abortar a recibir estas prestaciones, la repercusión habría sido otra porque “incluso desde un prisma médico no se puede forzar a ningún paciente a realizar una pruebas que no quiere. Sería una anomalía”, explica Martín, que advierte sobre cruzar esta línea: “Si el punto de vista es tratar a las mujeres como menores de edad, cuidado con que se interprete como legislar en su contra.”

El protocolo de la consejería de Sanidad castellano y leonesa, dirigido por Vox, ni siquiera se ha publicado en el boletín oficial de la autonomía, a pesar de que, según anunció el vicepresidente, Juan García-Gallardo, entraría en vigor este lunes. Pero tanto la dirección nacional de los populares como el propio Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la región, han negado que se vaya a aplicar modificación alguna. Aunque no se vaticine un alto el coste electoral, la directora de comunicación de GAD3 sí destaca que es mejor evitar estas polémicas si después los anuncios quedan en nada: “Para dejarlo como estaba mejor no haberse metido”.

La ley de plazos que flexibilizó el aborto, aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, está recurrida al Tribunal Constitucional por el Partido Popular desde hace 13 años y será en febrero cuando se pronuncie sobre si es o no acorde a la Carta Magna. El actual Gobierno del Partido Socialista, en coalición con Unidas Podemos, consiguió los apoyos para aprobar la reforma de la norma el pasado diciembre en el Congreso de los Diputados, y que, entre otras medidas, permite abortar a las menores de entre 16 y 18 años sin el consentimiento de sus padres.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable