Política

Quim Torra pidió a los CDR que no “apretaran” en Madrid

El Govern ha buscado dar una imagen de “integridad institucional” frente al juicio del 1-O. La Policía recibió la información y por eso no organizó un gran dispositivo

Roger Torrent y Quim Torra, antes de entrar al Tribunal Supremo.
photo_cameraRoger Torrent y Quim Torra, antes de entrar al Tribunal Supremo.

El primer día del juicio por el referéndum independentista del 1-O transcurrió sin apenas tensión en las inmediaciones del Tribunal Supremo. De hecho, apenas se pudieron ver esteladas en los aledaños del juzgado, donde destacaban más las banderas republicanas. Un ambiente de calma que responde a una estrategia del actual Govern de Cataluña.

Tal y como se adelantó en estas páginas, la plana mayor de la Generalitat, con Quim Torra a la cabeza, estuvo presente en el inicio del juicio del procés. Todos ellos, antes de entrar a sede judicial como “público”, recibieron más pitos que aplausos por parte de los ciudadanos, ya que la mayoría de personas que estaba a las puertas del Tribunal Supremo eran anti-independentistas.

El Govern y los acusados, sin embargo, no estuvieron solos, ya que afines al PDeCAT y a ERC, incluidos diputados como Gabriel Rufián, estuvieron presentes en los aledaños del tribunal. No obstante, y pese a lo que las fuerzas de seguridad temían, los Comités de Defensa de la República no hicieron acto de presencia.

Recibieron la orden de “no apretar”

Ningún representante de este grupo, que sí protagonizó altercados en carreteras de Cataluña, se dejó ver por Madrid en un día clave, algo que sorprendió a algunos manifestantes pero no así a los miembros del Govern, que ya sabían, de antemano, que los CDR no iban a “montarla” en Madrid.

Todo ello porque desde el Ejecutivo que preside Quim Torra se les trasladó que, de cara al inicio del juicio por el 1-O, evitaran cualquier tipo de movilización en Madrid para no dañar la imagen del gobierno catalán.

El objetivo de la Generalitat, con la presencia del president y de los consejeros, era dar imagen de “integridad institucional” frente a un juicio que considerar anti-democrático, además de apoyar a los procesados. Por ese motivo, no convenía que los CDR actuasen en la capital.

Así las cosas, Quim Torra ha pasado de pedir “apretar” a los CDR el pasado mes de octubre, a solicitarles “calma”, al menos en el primer día del juicio.

No hubo gran dispositivo policial

Desde la Policía Nacional, confirman al Confidencial Digital mandos del Cuerpo, se tenía conocimiento de que los independentistas más radicales no iban a trasladarse a Madrid a protagonizar altercados.

Los servicios de información, que tienen fuentes infiltradas en los grupos de WhatsApp de los CDR y también dentro de la organización, confirmaron que, para el inicio del juicio, no había prevista ninguna gran movilización.

Ese dato propició que, pese a que se tomaran ciertas medidas especiales de seguridad, como acordonar las calles adyacentes al Tribunal Supremo, no hubiese, sin embargo, un gran despliegue policial.

En concreto, y según datos de la propia Policía facilitados a ECD, se movilizaron a 200 antidisturbios, una cifra muy similar a la de “cualquier otro día” en el Supremo. De esta forma, se logró dar una “imagen de normalidad” que también buscaban los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?