Política

Quim Torra ya tiene diseñada la sucesión: Laura Borràs

La incluirá en la lista a la Generalitat y, si pasa a ser inhabilitado, será candidata a presidenta. La operación cuenta con el visto bueno de Puigdemont

Quim Torra y Laura Borràs.
photo_cameraQuim Torra y Laura Borràs.

“No, no cumplí la orden de la Junta Electoral Central. Sí, la desobedecí, pero era imposible cumplir una orden ilegal”. Con estas palabras, Quim Torra confirmó ayer en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que fue plenamente consciente de vulnerar la ley retirando, fuera de plazo, los carteles a favor de los políticos presos. Ahora, se enfrenta a una inhabilitación de 20 meses.

La sentencia del Tribunal se conocerá en unas tres semanas, y pocos en el Govern dudan de cuál será el veredicto: el president, después de reconocer el delito del que se le acusaba, será condenado por desobediencia a no ocupar ningún cargo público durante un año y ocho meses. Un fallo que deja abiertos diferentes escenarios pero también una certeza: habrá nuevas elecciones en Cataluña.

Torra, una vez conocido el veredicto del jurado, tiene dos opciones: aceptarlo, o recurrir al Tribunal Supremo. Si no responde a la sentencia, su cese como presidente de la Generalitat será inmediato, siendo relevado por el actual vicepresidente, Pere Aragonés, que convocaría elecciones a continuación. Y, si acude al Supremo, logrará una prórroga de 9 meses a un año.

En ese periodo, que es el que calculan desde el Tribunal para resolver este tipo de recursos, Torra podrá seguir al frente de la Generalitat y ser él quien disuelva el Parlament y llame a los catalanes a las urnas. Una hoja de ruta, esta última, que dentro del Govern ven más probable.

El antiguo PDeCAT, contra el nuevo

Será entonces cuando se libre una guerra civil entre el antiguo PDeCAT o la Convergència clásica, y el nuevo JxCAT, con Puigdemont y Torra al frente. O, lo que es lo mismo, “la batalla por el regreso de Artur Mas o el mantenimiento de la línea rupturista con el Estado”.

Cargos del Govern consultados por Confidencial Digital explican que el ex president Mas “está como loco” de volver a presentarse candidato a la Generalitat. Su condena por inhabilitación concluye el próximo 23 de febrero y lleva meses reuniéndose con empresarios y ex dirigentes de CDC posicionándose como alternativa a Torra.

Su carta de presentación con estos políticos y altos ejecutivos incluye la promesa de acabar con el procés separatista, afirmando que él lo empezó y él lo debe concluir. Además, quiere aprovechar la inhabilitación del actual president para ser su relevo al frente de la Generalitat.

Puigdemont y Torra, por su parte, son plenamente conscientes de los movimientos de Artur Mas. Y, por ese motivo, preparan todo un golpe de efecto para hacer caer esa posible candidatura.

Laura Borràs, la tapada

Esa maniobra del actual president y de su antecesor en el cargo es impulsar la candidatura de Laura Borràs a la Generalitat. La actual diputada electa en el Congreso de los Diputados debería abandonar, eso sí, la Cámara Baja para formar parte de las listas al Parlament.

Las fuentes del Govern contactadas por ECD explican que, a día de hoy, hay dos opciones abiertas: que Borràs sea la número dos de Torra si hay recurso al Supremo, y se convierta en candidata cuando el Alto Tribunal ratifique la condena al president; o que la diputada nacional sea directamente cabeza de lista, tanto si hay recurso como si no.

En todo caso, señalan desde la Generalitat, Borràs es “la tapada” de Puigdemont y Torra para abortar cualquier intento de Mas de volver a optar a la presidencia.

La “remontada” de JxCAT en Madrid

Borràs, además, cuenta con el aval de haber protagonizado la “remontada” de JxCAT en Madrid, obteniendo un diputado más que en las elecciones de abril y liderando la lista del partido por Barcelona.

Por otra parte, Torra y Puigdemont calculan que pueden hacer valer el “no” de Borràs, y de todo el grupo parlamentario, a la investidura de Pedro Sánchez, sobre todo si finalmente Esquerra Republicana se abstiene.

En ese caso, podrán valer que la futura candidata a la Generalitat le dijo “no” al líder del PSOE que aprobó el 155 junto a PP y Ciudadanos frente a la abstención de ERC.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable