Política

Comienza la batalla entre las dos lideresas

Las 8 razones por las que Cospedal se opone a que Soraya sea presidenta del PP

La gestión de la crisis de Cataluña, su papel como portavoz del Gobierno y la falta de experiencia orgánica, principales carencias que ve a su rival

photo_cameraMaría Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría.

María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría han lanzado, en las últimas 48 horas, mensajes defendiendo la “unidad del partido” y “tendiendo la mano” al resto de candidatos a la presidencia del PP. No obstante, a nivel interno se da por hecho que habrá todo un “choque de trenes” entre las dos lideresas.

De las dos, la ex vicepresidenta del Gobierno ha sido la que ha dejado más claro que, desde el anuncio de la marcha de Rajoy, tenía claro que quería dar un paso para liderar el partido y, después, recuperar La Moncloa para los populares. Cospedal, por su parte, ha tomado esa decisión después de haberse mantenido a la expectativa.

Según explican al Confidencial Digital personas muy próximas a la ex número dos del PP, “María Dolores estaba esperando a ver qué podía pasar. Y, como muchos otros, pensaba que Alberto Núñez Feijóo era el único que podía concitar el apoyo de todo el mundo”.

La renuncia del gallego, por tanto, fue una “decepción” para ella, “al igual que para otros compañeros, a los que también les sorprendió esa decisión”. No obstante, también sirvió para convencerla definitivamente de que tenía que dar un paso al frente y presentarse como candidata a la presidencia del PP.

Soraya no puede liderar el partido”

En ese sentido, desde su equipo aseguran que Cospedal ha dado el paso porque “no puede dejar el partido en manos que ella considera que no son válidas. Y, viendo que no va Feijóo, ha decidido ir ella al Congreso”.

La ex secretaria general, por tanto, considera que ni Pablo Casado ni Soraya Sáenz de Santamaría, sus máximos rivales en el congreso, deben suceder a Rajoy al frente del PP: “Pablo no está preparado y Soraya ha acumulado importantes fallos de gestión en estos últimos años”.

En concreto, María Dolores de Cospedal encuentra, según su propio equipo, hasta ocho razones por las que la ex vicepresidenta del Gobierno “no puede liderar el partido”. Son las siguientes:

--Es la máxima responsable del fallo del 1-O. Para las fuentes consultadas, el Gobierno de Rajoy perdió parte de su crédito, tanto a nivel nacional como internacional, con todo lo ocurrido durante el referéndum ilegal del 1-O. Y no solo por las imágenes de altercados en las calles. El hecho de que el CNI, controlado por Sáenz de Santamaría, no diera con las urnas, fue muy criticado dentro y fuera de La Moncloa.

--Fracaso en la estrategia de Cataluña. El referéndum ilegal, y la posterior declaración unilateral de independencia, supusieron la “confirmación del fracaso” de la estrategia de Sáenz de Santamaría con el Govern de Puigdemont y Junqueras: “Apostó por el diálogo y se rieron de nosotros”.

--Mala portavoz del Gobierno. Desde el equipo de Cospedal, además, se compara la actuación de la ex secretaria general en Génova, “siempre dando la cara por el partido”, con la de Sáenz de Santamaría en su etapa como portavoz del Gobierno: “Utilizaba ese cargo para defenderse ella y desgastar a los demás compañeros”.

--Provocó que el PNV apoyara a Pedro Sánchez. Si las negociaciones con el Govern catalán no gustan a Cospedal y sus afines, las gestiones de Sáenz de Santamaría con el Gobierno Vasco tampoco: pese al entendimiento entre Rajoy y Urkullu, la ex vicepresidenta “no supo sellar una alianza estable y al final el PNV acabó apoyando a Pedro Sánchez”.

--No sabe cómo funciona el partido. Desde el entorno de Cospedal aseguran también que la falta de experiencia a nivel orgánico de Sáenz de Santamaría puede ser un problema: “No sabe cómo funciona el partido. No tiene idea de cómo gestionar el día a día del PP”.

--Gusta a los votantes del PSOE. Por otra parte, las fuentes consultadas destacan que la ex vicepresidenta tiene “buen cartel” entre los votantes del PSOE, algo “preocupante” porque “ese electorado jamás nos va a votar”.

--Sin una ideología clara. Esa simpatía que Sáenz de Santamaría despierta en un sector socialista puede deberse, según Cospedal y su entorno, a la falta de concreción sobre su proyecto político: “No ha defendido una ideología concreta o ningún valor de nuestro partido”.

--No garantiza unidad. Por último, María Dolores de Cospedal y su equipo consideran que pueden ofrecer una mayor “garantía de unidad” que Sáenz de Santamaría, cuya candidatura “hace más difícil un acuerdo”. La ex secretaria general, en ese sentido, ve más que posible llegar a un entendimiento con José Manuel García-Margallo y con José Ramón García-Hernández, pero ve complicado que su rival pueda hacer lo propio con otros aspirantes.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo