Política

Rebelión de los anticapitalistas contra Pablo Iglesias en Madrid

La corriente interna que respalda al secretario general rechaza cualquier integración con Íñigo Errejón, al que llaman “el PSOE 2”

Pablo Echenique y Pablo Iglesias.
photo_cameraPablo Echenique y Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias está “entre la espada y la pared”. La decisión de Íñigo Errejón de presentarse a la Comunidad con la marca de Más Madrid y no con la de Podemos ha dejado al líder de la formación en una situación delicada. Las bases y los barones regionales le piden que el partido se integre en la candidatura del ex número dos, pero Izquierda Anticapitalista le exige justo lo contrario.

Según explican al Confidencial Digital dirigentes de Podemos, Pablo Iglesias empezó a asumir que no podía permitirse competir con Errejón en el “fin de semana de reflexión” posterior al anuncio del todavía secretario de Análisis Político del partido. Los mensajes que recibió en esas 48 horas calmaron los ánimos del secretario general, que estaba dispuesto a ir “a la guerra”.

El líder de la formación morada, afirman estas fuentes, estaba convencido de hacer cumplir su frase “Ganar o morir”, que inspiró su libro sobre Juego de Tronos: “Quería ir con todo contra Errejón”. De hecho, tal y como se informó en estas páginas, empezó a mover el nombre de Irene Montero como candidata a la Comunidad. No obstante, “la realidad se impuso”.

“No quiere suicidarse”

Los mensajes recibidos ese fin de semana, y las conversaciones mantenidas con sus principales apoyos dentro de Podemos, y también con el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, fueron claves para que Iglesias priorizara “el diálogo” para intentar lograr una lista unitaria en la Comunidad.

Sus colaboradores más próximos le insistieron en la necesidad de llegar a un acuerdo porque, de competir con Errejón y perder -algo que reflejan todas las encuestas- tanto Pablo Iglesias, como el propio proyecto de Podemos, “estaríamos ante nuestro suicido político”.

Por todo ello, tanto Iglesias en privado, como Irene Montero en público, han asegurado que el objetivo del partido es intentar llegar a un acuerdo con Íñigo Errejón para formar una candidatura de “unidad” en el que quepan todas las fuerzas de izquierda, desde Podemos a IU, pasando por otros movimientos y plataformas progresistas.

Izquierda Anticapitalista se revuelve

La idea de Pablo Iglesias era lograr que Podemos sirviera de base para conformar una lista con representantes de todo el espectro político “a la izquierda del PSOE”. De esta forma, Errejón se vería “obligado” a contar con todos los candidatos propuestos por la formación morada.

No obstante, con lo que no contaba Iglesias era con la oposición, a ese movimiento, de sus socios de Izquierda Anticapitalista. Esta corriente interna, a la que pertenecen entre otros Pablo Echenique, Teresa Rodríguez y Miguel Urbán, se ha negado tajantemente a llegar a cualquier tipo de acuerdo con Errejón.

Las fuentes consultadas recuerdan que los anticapitalistas de Madrid, con Lorena Ruiz-Huerta a la cabeza, ya habían descartado integrarse en la candidatura de Errejón cuando éste iba a encabezar la lista de Podemos. Ahora, sin embargo, han dado un paso más: “No quieren que haya pacto. Y, de hecho, no descartan ellos llegar a un acuerdo paralelo con IU”.

Le consideran el “PSOE 2”

La animadversión de Izquierda Anticapitalista hacia Íñigo Errejón “viene de lejos”, tal y como confirman a ECD desde Podemos. En concreto, “desde hace cuatro años”, cuando “ya se movió para buscar un acuerdo entre el PSOE, Podemos y Ciudadanos en la Asamblea de Madrid”.

Desde entonces, los anticapitalistas consideran a Íñigo Errejón como el mejor aliado de los socialistas y, de hecho, le conocen como “el PSOE 2”. Por eso, trataron de restar su influencia en la Camara regional desde que echó a andar la legislatura.

De hecho, el actual grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea “está dividido en tres”, entre los errejonistas, los pablistas, y los anticapitalistas. La dirección nacional, en 2016, decidió pactar con Izquierda Anticapitalista para apartar a José Manuel López de la portavocía. Y, desde entonces, “ha habido una guerra civil subterránea”.

Pablo Iglesias trató de poner paz con la candidatura de Errejón, no aceptada por los anticapitalistas. Ahora, desde IA ven que la única opción es romper definitivamente con el ex portavoz en el Congreso: “Se lo han dicho a Iglesias, pero los líderes regionales de otras comunidades le piden lo contrario. Está metido en un buen lío”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes