Política

Rebelión en el PP por los nombramientos de Pablo Casado en Cantabria y La Rioja

Dirigentes del partido en ambas regiones acusan al presidente de haber penalizado a Sáenz de Buruaga y Cuca Gamarra por ser afines a Sáenz de Santamaría

Pablo Casado.
photo_cameraPablo Casado.

Pablo Casado diseñó una hoja de ruta para guardarse los nombramientos de candidatos a autonómicas y municipales con más repercusión mediática hasta pocos días antes de la convención nacional del PP. Siguiendo esta estrategia, anunció que la ex atleta olímpica Ruth Beitia aspirará a la presidencia de Cantabria. Una candidatura que ha generado muchos titulares y un importante revuelo interno.

Según explican al Confidencial Digital dirigentes nacionales y autonómicos del PP, la elección de Casado en Cantabria, unida a las designaciones en La Rioja, han provocado toda una rebelión en el partido, tanto en ambos territorios como entre los cargos populares que respaldaron a Soraya Sáenz de Santamaría.

Las formas y las decisiones del presidente nacional y de sus colaboradores más cercanos -Teodoro García Egea y Javier Maroto- no han gustado en absoluto a personas relevantes del partido, que advierten del riesgo de que el PP vuelva a dividirse por una serie de designaciones que nadie esperaba y que suponen “romper acuerdos” ya apalabrados.

“Gestorazo” en Cantabria...

En el caso de Cantabria, las fuentes consultadas por ECD afirman que la elección de Ruth Beitia ha molestado mucho, pero todavía más la decisión de Casado de “apartar y marginar” a la hasta el lunes presidencia regional del partido: María José Sáenz de Buruaga.

Buruaga, que respaldó públicamente a Soraya Sáenz de Santamaría en el congreso de sucesión de Rajoy, se había impuesto a Ignacio Diego en el congreso regional de 2017. El ex presidente, sin embargo, “nunca aceptó el resultado” y el PP de Cantabria ha vivido año y medio de “guerra civil permanente”.

Pablo Casado “no quería a María José como candidata” y finalmente optó por una antigua propuesta de de Ignacio Diego: Ruth Beitia. Ante la oposición de Sáenz de Buruaga, que se plantó en Génova y discutió airadamente con García Egea y Maroto, el presidente nacional “ha cortado por lo sano y ha montado una gestora”.

Un “gestorazo”, que “no soluciona nada y que, además, ha caldeado todavía más los ánimos en el PP de Cantabria”.

… y frenazo a Gamarra en La Rioja

Si la ya ex presidenta regional del PP cántabro “pagó apoyar a Soraya”, lo mismo le ha pasado a una de las grandes aliadas de Sáenz de Santamaría: Cuca Gamarra.

La actual alcaldesa de Logroño era la elegida, por la anterior ejecutiva nacional, para ser candidata del PP a la presidencia de La Rioja, en detrimento de José Ignacio Ceniceros. Gamarra, de hecho, “ya había dejado caer a Ciudadanos” que abandonaría el Ayuntamiento para ir al gobierno regional, con el objetivo de ir perfilando una serie de alianzas que “ahora se han roto”.

La decisión de Casado de mantener a Ceniceros -quien le apoyó en el congreso extraordinario- como candidato a la presidencia regional supone un “frenazo” a la carrera política de Gamarra, que “también se está viendo perjudicada por apoyar a Soraya”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?