Política

El reconocimiento de Gibraltar como “colonia” no es un éxito de Pedro Sánchez, sino de Rajoy

La Comisión Europea aceptó esa reivindicación ante el anterior Ejecutivo si había “Brexit duro”

El Peñón de Gibraltar.
photo_cameraEl Peñón de Gibraltar.

El pasado viernes por la tarde, la Unión Europea incluyó a Gibraltar como una “colonia” británica en la propuesta para eximir a los ciudadanos de Reino Unido de la exigencia de visados de corta duración para entrar en la UE tras el Brexit. Un tratamiento que no se había incluido en el acuerdo firmado por la Comisión y Londres en noviembre.

La propuesta fue formalmente adoptada en una reunión de embajadores de los Veintiocho en la que también participó el representante británico, que manifestó su rechazo a la definición del Peñón, incluida para “aclarar una situación muy conocida” pero que no se había especificado en el acuerdo para el Brexit de hace dos meses.

Concretamente, en el escrito aprobado, se especifica que "Gibraltar es una colonia de la Corona británica” y recuerda que existe una “disputa” por este asunto entre España y Reino Unido. Esta controversia, añade la nota, debe ser resuelta “a la luz de las resoluciones relevantes y decisiones de la Asamblea General de Naciones Unidas”.

Un éxito de Rajoy

El escrito, por tanto, fue considerado, en las informaciones publicadas el viernes por la tarde y el sábado por la mañana, como un éxito dimplomático de España, que había logrado un pronunciamiento de la UE a favor de resolver el conflicto sobre la soberanía de Gibraltar.

No obstante, según explican al Confidencial Digital fuentes diplomáticas, el éxito de España no se debe a gestiones recientes del Gobierno de Pedro Sánchez, sino a los acuerdos que logró apalabrar Mariano Rajoy con sus socios europeos antes de ser desalojado de La Moncloa.

El entonces jefe del Ejecutivo, junto a su ministro de Exteriores Alfonso Dastis, mantuvo largas reuniones y conversaciones con los principales mandatarios de la UE para determinar qué debía hacer la Comisión en el caso de que Londres no aceptara el acuerdo de salida de la UE y se tuviese que aplicar un “brexit duro”.

Para ese escenario, cada vez más cercano, los Veintiocho estuvieron de acuerdo en señalar que Gibraltar, como “colonia británica”, también sería “frontera Schengen”, como Reino Unido, en el momento en el que concluyera el periodo de transición de dos años.

Una especificación, esta última, que el Gobierno de Rajoy consideraba “fundamental” para que Gibraltar, al verse fuera de la UE, se abriera a una negociación entre España y Reino Unido de la cosoberanía.

El “lapsus linguae” del secretario de Estado

El hecho de que el actual Gobierno de Pedro Sánchez “se ha encontrado” con este acuerdo, afirman desde el PP, es que ni el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Fernando Martín Valenzuela, se aclarara a la hora de dar un estatus a Gibraltar.

En ese sentido, los populares destacan que el pasado viernes, apenas unas horas antes de confirmarse el reconocimiento de Gibraltar como “colonia”, el número dos de Josep Borrell “dudase” sobre el tratamiento al Peñón en su comparecencia en la Comisión de Exteriores para hablar de las partidas presupuestarias para su Ministerio.

Concretamente, en el minuto 00:56:68 de su comparecencia, sitúa a Gibraltar al mismo nivel que el resto de “países europeos”, para matizar después que es una “colonia dependiente”. Ese “lapsus linguae” fue recordado después por el portavoz del PP en la Comisión, José Ramón García Hernández, quien recordó a Martín Valenzuela que Gibraltar “es una colonia en régimen de descolonización con el Brexit” (minuto 01:10:34).

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?