Política

Sánchez forzará un cambio en el código ético del PSOE para evitar que Junqueras quede fuera de los indultos

Quitará la prohibición de conceder esa medida de gracia a condenados por corrupción. Ha trasladado a los barones que tiene mayoría suficiente en la Ejecutiva

Oriol Junqueras
photo_camera Oriol Junqueras.

Pedro Sánchez ha puesto en marcha una reforma del código ético del PSOE para que él y los ministros socialistas eviten vulnerar la normativa interna del partido si conceden indultos a los presos del 1-O que están también condenados por corrupción, entre los que se encuentra el líder de ERC, Oriol Junqueras.

La posible concesión de los indultos por parte del Gobierno a los líderes independentistas condenados por el 1-O, además de obviar los informes contrarios de la Fiscalía y el Tribunal Supremo, y de ser una decisión de un importante calado y coste político, supondría en este momento que, tanto Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, como los ministros socialistas, vulnerarían el código ético de su partido.

El código prohíbe a los cargos socialistas apoyar “el indulto de cargos públicos condenados por delitos ligados a corrupción

Junqueras no puede quedar fuera

Los doce líderes catalanes juzgados por el Tribunal Supremo en el juicio por el 1-O fueron condenados por delitos de sedición, malversación de caudales públicos y desobediencia.

Además del código ético del PSOE, una proposición de ley presentada en 2016 en el Congreso por el grupo socialista, para que se prohíban los indultos a condenados por corrupción, dejaría igualmente fuera de la medida de gracia a cuatro presos del ‘procès’

Se trata de los ex consejeros Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa, pero sobre todo Oriol Junqueras. Fuentes próximas al Gobierno admiten a ECD que es impensable excluir al ex vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC. “Junqueras no puede quedar fuera de la operación”, insisten.

Estos cuatro fueron condenados por sedición, pero en concurso medial con malversación de fondos públicos, lo que agravó sus penas, aunque no tanto como si ambos delitos se hubieran castigado por separado.

Junqueras, por ejemplo, fue castigado con 13 años, al quedar “absorbida” la malversación en la sedición. Si las dos conductas se hubieran valorado de forma independiente, las penas mínimas habrían sido de diez años por la sedición y de seis por la malversación.

El Comité Federal queda lejos

La predisposición del Gobierno a conceder los indultos ha provocado profundo malestar dentro del PSOE.

 

La decisión causa rechazo en algunos sectores del partido, sobre todo entre los barones regionales, y ha sembrado el temor a que su electorado moderado, incluso aquel que esperaban captar de Ciudadanos por el declive de la formación naranja, no digiera bien la medida de gracia y, por tanto, sea más complejo un pretendido giro hacia el centro en el futuro.

El Comité Federal del partido no tiene previsto reunirse hasta mediados de julio, cuando la polémica de los indultos estará incluso más viva que ahora, puesto que, para entonces, estará a punto de producirse la concesión, si no se ha materializado ya.

El Gobierno ha situado en todo momento la decisión del Consejo de Ministros tras las primarias andaluzas, convocadas para el día 13 de junio, y a partir de ahí reconoce que le conviene acercarse a las vacaciones de verano para aminorar su impacto.

Ferraz decide sobre las sanciones

Así las cosas, fuentes de la parte socialista del Ejecutivo explican a ECD que Moncloa y Ferraz han sido claros con los barones críticos con los indultos, como es el caso de Emiliano García Page, Guillermo Fernández Vara y Javier Lambán. Y también con el ex presidente del Gobierno, Felipe González, o el ex vicepresidente Alfonso Guerra.

Les han recordado que la supervisión del cumplimiento del código ético corresponde a la Comisión Federal de Ética y Garantías.

Los estatutos contemplan que “cualquier actuación que, contradiciendo los principios del partido o el Código Ético suponiendo una mala conducta cívica o ética”, pueda ser una falta grave o muy grave, que podría llevar a suponer la suspensión de afiliación y/o inhabilitación para el desempeño de cargo público.

Sánchez controla la Ejecutiva

No obstante, en Ferraz insisten en que corresponde a la Comisión Ejecutiva Federal establecer si se considera una falta y el grado de la misma.

Fuentes del partido confirman a Confidencial Digital que Pedro Sánchez forzará una reforma del código ético del PSOE, con el fin de que Oriol Junqueras no quede fuera de los indultos.

El equipo del presidente del Gobierno ha trasladado a los barones críticos que el líder del PSOE tiene mayoría en la Ejecutiva del partido, y puede conseguir modificar el código para que la condena por corrupción no impida conceder la medida de gracia. “Y las decisiones del partido se toman en Ferraz”, se les ha trasladado con firmeza.

Hay que recordar que la Ejecutiva está presidida por Sánchez e integrada por el núcleo duro del secretario general. Por ejemplo, el alcalde de Valladolid y miembro de la Ejecutiva, Óscar Puente, ha defendido que el indulto es “una medida conveniente, oportuna y necesaria”, para pasar la página del ‘procés’ y “reconstruir la convivencia”. Y, por supuesto, Adriana Lastra.

Delitos ligados a corrupción

Fuentes jurídicas explican a ECD que, según el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se consideran delitos relacionados con la corrupción, entre otros, el de malversación, tipificado en los artículos 432, 433, 434 y 435 del Código Penal (Capítulo VII, De la malversación).

El código ético del PSOE recoge un artículo dedicado en concreto a la “actuación política sobre indultos”.

Es el número ocho, que dice textualmente en su primer punto (8.1): “Los cargos públicos del PSOE se comprometen a no proponer ni apoyar el indulto de cargos públicos condenados por delitos ligados a corrupción, violencia de género, delitos de acoso o discriminación, contra la libertad e indemnidad sexuales, torturas o contra la integridad moral, así como la comisión de hechos constitutivos de delitos graves”.

Se contempla hasta la expulsión

Los estatutos del PSOE, aprobados en su 39º Congreso Federal -celebrado en junio de 2017 tras la reelección de Sánchez como secretario general- establecen como una obligación de todos los militantes “conocer y respetar lo establecido en el Código Ético”.

El afiliado que incumpla lo dispuesto en estos Estatutos y en el Código Ético será “sancionado, previos los trámites reglamentarios y mediante decisión de los órganos competentes, con medidas que podrán llegar hasta la expulsión en aplicación del régimen disciplinario”.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes