Política

Sánchez prohíbe a Pablo Iglesias ir a la cárcel para negociar con Junqueras los Presupuestos

El vicepresidente lo consultó con Moncloa y Carmen Calvo frenó cualquier escenificación que pudiera ser interpretada como un guiño a los presos independentistas

Foto del desencuentro de Pedro Sánchez con Pablo Iglesias
photo_cameraFoto del desencuentro de Pedro Sánchez con Pablo Iglesias

Pablo Iglesias ha decidido implicarse personalmente en evitar que los Presupuestos sean apoyados por Ciudadanos y está manteniendo reuniones con los partidos que auparon a Pedro Sánchez a La Moncloa para allanar ese acuerdo. Sin embargo, la vicepresidenta Carmen Calvo y el equipo del presidente han marcado las líneas rojas de la negociación.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus supera los 43 millones de casos con 1,15 millones de muertos.

Iglesias lleva semanas presionando al sector socialista del Gobierno para que las cuentas públicas sean aprobadas por la mayoría de la investidura.

Por el momento, el vicepresidente ha conseguido que se reactive la negociación con ERC, gracias a algunos guiños de Sánchez a los republicanos, como el visto bueno a que se reanude la mesa de diálogo y su promesa de reformar el delito de sedición.

Pero el presidente ha decidido alejarse por ahora de sus aliados tradicionales y ha dejado en manos de Iglesias el protagonismo en los primeros compases de la negociación con ERC y EH Bildu.

Ha apostado por desentenderse, al menos de cara al público, de las conversaciones con estas formaciones. Así las cosas, Iglesias se vio este miércoles con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, quien vinculó el encuentro con la negociación presupuestaria, y con la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua.

Visitar a Junqueras en la cárcel

Pese a ello, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las conversaciones, Pedro Sánchez ha aleccionado a Pablo Iglesias sobre con quién reunirse y con quién no, teniendo en cuenta que se trata del vicepresidente de su Gobierno.

De hecho, uno de los encuentros incluido en la ronda de negociaciones que el líder de Podemos consultó con Moncloa contemplaba realizar una visita a Oriol Junqueras en la cárcel.

Y, sobre este asunto, el equipo del presidente ha dejado muy clara una idea: se acabaron las visitas a la cárcel para reunirse con Junqueras, algo que –se le recordó específicamente- asumió en el acuerdo firmado para el Gobierno de coalición.

Carmen Calvo ha frenado la visita

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que el planteamiento fue rechazado de inmediato por la vicepresidenta Carmen Calvo, quien destacó que había que evitar cualquier escenificación que se pudiera interpretar como un apoyo a los presos independentistas.

Ese tipo de encuentros, que ya protagonizó Iglesias en plena negociación de los Presupuestos de 2019, “se pueden hacer cuando uno no pertenece al Gobierno, pero no cuando se forma parte de él”, le trasladó al vicepresidente con firmeza desde la parte socialista del Consejo de Ministros.

“No sirvió para absolutamente nada”

Fuentes de la Ejecutiva del PSOE recuerdan a ECD que la intermediación de Pablo Iglesias para arrastrar a ERC a apoyar los Presupuestos del Estado de 2019 “resultó del todo infructuosa. No sirvió absolutamente para nada”. El secretario general de Podemos abandonó la cárcel de Lledoners con un “no” rotundo de Oriol Junqueras bajo el brazo.

El presidente de ERC ni siquiera llegó a analizar el proyecto presupuestario durante la cumbre celebrada en el centro penitenciario catalán.

Un encuentro que, fundamentalmente, sirvió para trasladar a Pedro Sánchez que ERC no se sentaría a negociar las cuentas si el Ejecutivo no instaba antes a la Fiscalía a reconsiderar las acusaciones contra los dirigentes del ‘procés’ encausados por impulsar el referéndum ilegal del 1-O.

Aun así, en lugar de admitir su nula contribución a la aprobación de las cuentas y la viabilidad de la legislatura, el líder de Podemos decidió unirse a la presión ejercida por los independentistas.

“Nosotros hemos hecho nuestro trabajo. Ahora el Gobierno tiene que negociar. Ahora al Gobierno le toca moverse, le toca hacer gestos. Pedro Sánchez sabe qué tiene que hacer”, manifestó en una escueta comparecencia al abandonar la prisión.

Marcaje de Carmen Calvo a Iglesias

Ahora, según las fuentes socialistas consultadas por ECD, los contactos del vicepresidente segundo se producen en paralelo a la ronda de la vicepresidenta primera con los grupos parlamentarios. “Carmen Calvo es la sombra de Pablo Iglesias, le está haciendo un marcaje espectacular en la operación presupuestaria”, explican.

Los socios de la coalición han evitado exteriorizar diferencias por esta agenda paralela, aunque Carmen Calvo está supervisando las negociaciones y ha dejado claro a Iglesias que los Presupuestos son competencia de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, por tanto del PSOE.

No se ha reunido la mesa de diálogo

Por el momento, la primera de las condiciones del independentismo -la celebración en la primera quincena de septiembre de una reunión de la mesa de negociación sobre el conflicto catalán- no se ha cumplido.

La reunión de dicha mesa promovida por ERC no se ve próxima teniendo en cuenta los acontecimientos políticos que se producirán de forma inminente: la posible inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la celebración del debate de política general en el Parlament.

La decisión de Pedro Sánchez diluye de momento la hipótesis de abrir una negociación a tres en la que estén presentes el Gobierno, ERC y Ciudadanos. El presidente prefiere distanciar a unos y otros, consciente de que entre ambos partidos existe una línea roja que ninguno de ellos parece dispuesto a traspasar.

Así, Iglesias, siempre valedor de las fuerzas independentistas y minoritarias que dieron luz verde a la investidura de Sánchez, se convierte en la voz gubernamental que intentará atraer en estos primeros pasos a republicanos catalanes y a abertzales, en tanto que el propio Sánchez y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, se reservan para los contactos con otras fuerzas parlamentarias.

Iglesias coincide tanto con ERC como con Bildu en la necesidad de diseñar unos Presupuestos claramente expansivos, con un incremento notable del gasto que debería ser financiado con una subida clara de impuestos.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable