Política

Sanidad está llamando a los medios para que hablen abiertamente sobre el suicidio tras la muerte de Verónica Forqué

Sus estudios demuestran ahora que abordar este problema contribuye a sensibilizar a la población y dar salidas a personas con problemas de salud mental

Verónica Forqué.
photo_camera Verónica Forqué.

La inesperada muerte de la actriz Verónica Forqué a los 66 años, tras quitarse la vida en su domicilio de Madrid, no solo ha conmocionado al mundo cultural. También ha puesto el foco mediático en el gran tabú de la salud mental en España: el suicidio. Lo que ha movilizado incluso a las máximas autoridades sanitarias del país.

Se tiene en cuenta que el suicidio es la primera causa de muerte no natural en España. Se registran más suicidios que fallecimientos por accidente en las carreteras. Solo en 2020, 3.941 personas se quitaron la vida, según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística.

Llamadas a medios de comunicación

Los medios de comunicación llevan años tratando con extrema delicadeza esta cuestión. Concretamente no suelen informar sobre los suicidios tras un pacto no escrito pero aceptado en las redacciones que busca evitar un ‘efecto imitación’. Ahora, el Gobierno y el Ministerio de Sanidad se han movilizado para que la prensa comience a hablar abiertamente sobre suicidios tras la muerte de Verónica Forqué, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de estos contactos.

Varios medios de comunicación de alcance nacional confirman haber recibido llamadas en los últimos días de altos cargos del Ministerio de Sanidad para que aborden esta problemática en sus cabeceras de prensa, radios, digitales y televisiones.

Evitar el sensacionalismo con famosos

Se ha pedido evitar, eso sí, el sensacionalismo en el tratamiento informativo de suicidios, especialmente con personas conocidas como es el caso de Forqué: no informar detalladamente sobre el método utilizado para quitarse la vida y hacer referencias a posibles problemas mentales previos.

Fuentes del Gobierno, consultadas por ECD, destacan que cada muerte por suicidio implica un drama personal con sufrimiento que deja tras de sí un grave impacto en el entorno de la persona fallecida. Ese dolor debe ser respetado.

Pero consideran que una parte importante de la prevención de suicidios es tarea que pueden desempeñar los medios de comunicación. “Para prevenir el suicidio hay que hablar de él”, es la idea que se les ha trasladado. 

Sánchez lo ha fijado como una prioridad

No se pasa por alto que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el pasado mes de octubre un Plan de Acción 2021-2024 de Salud Mental que estará dotado con 100 millones de euros.

“La salud mental es una prioridad para este Gobierno. Desde el año 2009 no se renueva la estrategia de salud mental. Es una hoja de ruta que pretenden avanzar con pasos afianzados hacia la mejora de la salud mental”, señaló Sánchez durante su intervención en el acto institucional ‘Salud Mental y Covid-19. Plan de Acción’ celebrado en el Palacio de la Moncloa.

 

En ese mismo evento, el presidente también se refirió de forma explícita a los suicidios. “Debemos hablar de él, visibilizarlo y actuar en consecuencia”, indicó.

Abordar el problema ayuda a sensibilizar

Tras la conmoción por la muerte de Verónica Forqué, las fuentes del Gobierno consultadas por ECD defienden que la dimensión del problema de salud que suponen los datos de suicidios en España debe provocar que los medios comiencen a dar más cobertura a noticias que aborden este problema desde una perspectiva preventiva.

Destacan que el gran tabú tiene que ir derrumbándose, no solo por la magnitud de las cifras, sino también por una sociedad cada vez más preocupada porque la salud mental tenga la misma importancia que la física en España.

No invisibilizar un problema grave

En estas llamadas telefónicas realizadas por las máximas autoridades sanitarias del país, se ha insistido a los medios contactados que no informar sobre el suicidio puede contribuir a hacer invisible un problema de gran magnitud, generando una complicidad de silencio que en sí misma no beneficia a la mejora del problema.

Este ‘silencio informativo’, argumentan, supone desperdiciar y desaprovechar el potencial de una buena herramienta para sensibilizar sobre temas como la prevención del suicidio, e incluso puede incrementar el tabú que habitualmente rodea el suicidio en la sociedad.

En cambio, cuando la información se da de forma aséptica, sin centrarse en detalles morbosos y ofreciendo soluciones, la información puede ser muy útil para que las personas que están pensando en el suicidio busquen ayuda.

En Sanidad aseguran también que varias investigaciones internacionales muestran que cuando la noticia se centra en la historia de personas que han superado una crisis suicida, describiendo las actitudes positivas que facilitaron esa superación, hay una asociación directa y positiva con la disminución de las tasas de suicidio

Concluyen así que el tratamiento informativo adecuado del suicidio también ayuda a eliminar el estigma asociado al suicidio.

Sanidad ofrece apoyo a los medios

Fuentes del Ejecutivo recuerdan a ECD que el Ministerio de Sanidad dispone de un decálogo y un manual de apoyo para los profesionales de la comunicación a la hora de informar sobre las conductas suicidas, en línea con las recomendaciones internacionales.

Insisten en que sensibilizar y facilitar información sobre el suicidio en los medios de comunicación, si se hace de forma adecuada y según unos principios y recomendaciones internacionalmente aceptados, ha demostrado ser una manera efectiva para la prevención de las conductas suicidas.

Prevenir la pérdida de vidas

Con este objetivo, el Ministerio de Sanidad promovió ya el pasado año la formación de un grupo de trabajo multidisciplinar que dio como resultado la elaboración de una serie de materiales de utilidad para los profesionales de la comunicación a la hora de informar sobre las conductas suicidas, en línea con las recomendaciones internacionales.

Entre estos materiales se encuentran un decálogo y un manual de apoyo con enfoque práctico, que inciden en la importancia de que los medios informen de manera adecuada, exacta y útil, de forma que se promueva un efecto beneficioso de la información que ayude a prevenir la pérdida de vidas.

Asimismo, estas recomendaciones subrayan la relevancia de que los medios de comunicación informen sobre el suicidio, con responsabilidad, alejándose de sensacionalismos, prestando especial cuidado al lenguaje utilizado, aportando datos contrastados y testimonios fiables, con información positiva y además ofreciendo información de ayuda.

En la actualización de estas recomendaciones y la elaboración de estos materiales participaron, junto al Ministerio de Sanidad, representantes de asociaciones y colegios de profesionales de medios de comunicación como la Red de Colegios Profesionales de Periodistas, de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, la Federación de Sindicatos de Periodistas y ANIS-Informadores de la Salud; así como de la Confederación Salud Mental España; de la Policía Nacional; de la Asociación Internacional de Estudios de Bomberos; y de la asociación ‘DSAS: Después del Suicidio- Asociación de Supervivientes’; y profesionales del ámbito de la salud mental y de la salud pública, entre otros expertos en la materia.

Primera causa de muerte externa

En España, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2019, un total de 3.671 personas fallecieron por suicidio.

Según los datos del INE, de las personas fallecidas por esta causa, 2.771 fueron hombres y 900 fueron mujeres, por lo que continúan falleciendo el triple de hombres que de mujeres por esta razón.

En Europa, en 2018 los suicidios llegaron hasta 22/100.000 habitantes/año en países como Lituania, encontrándose España entre los países de Europa con las tasas más bajas, según los registros de la OCDE.

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?