Política

Los tres secretos que Iván Redondo ha escondido al PSOE

Indignación en Ferraz porque ordenó “mantenerles a ciegas” sobre la negociación con Bildu, que el estado de alarma se prolongue seis meses y la bajada del IVA a las mascarillas que dejó en ridículo a Adriana Lastra

Iván Redondo y Pedro Sánchez.
photo_camera Iván Redondo y Pedro Sánchez.

El pacto del Gobierno con Bildu y el creciente protagonismo de Pablo Iglesias en las negociaciones de los Presupuestos para 2021, promoviendo a ERC y vetando a Ciudadanos -mientras Pedro Sánchez permanece prácticamente desaparecido- ha provocado una marea de indignación y malestar en el PSOE.

Ferraz ha reunido este lunes a la ejecutiva socialista después de las voces críticas que se han escuchado desde las propias filas del partido por el pacto con Bildu para sacar adelante las cuentas públicas.

Por si fuera poco, según ha podido saber Confidencial Digital por varios dirigentes del PSOE, la “indignación” es todavía mayor en Ferraz tras constatar que el jefe de Gabinete de Sánchez, Iván Redondo, ha dado orden de “mantener a ciegas al PSOE” sobre algunas de las últimas acciones importantes del Gobierno.

Ponen varios ejemplos: 1. Moncloa ha dejado a Ferraz completamente al margen de las decisiones sobre las negociaciones con Bildu para los Presupuestos; 2. La intención del presidente de prolongar el estado de alarma durante seis meses; y 3. El cambio de criterio sobre el IVA de las mascarillas.

“Pedro Sánchez no habla con nadie”

Los dirigentes del PSOE consultados por ECD critican que la estrategia de Redondo “tensa demasiado y no ofrece garantías”. Consideran además que cae en el “cortoplacismo”. Al director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno se le atribuyen muchas culpas. Pero la principal, destacan, es la de “crear un cortafuegos entre Pedro Sánchez y el partido”.

“España afronta ahora un momento histórico; Sánchez propicia el giro más importante desde la Transición y lo hace sin descolgar el teléfono para hablar con nadie”, se queja un destacado miembro de la Ejecutiva socialista. 

Las decisiones se cocinan en La Moncloa

Todo se cocina en La Moncloa, en un círculo muy restringido en el que la máxima imperante es la de actuar a una semana vista”. “Los órganos del PSOE no tienen ningún papel”, se añade.

Critican que Pedro Sánchez deposita en su principal asesor toda la confianza, mientras en Ferraz aseguran que “no ven el brillo de los supuestos éxitos que se le atribuyen”. Algunos creen, de hecho, que “los fracasos están siendo más que sonados”.

No pasan por alto que el Gobierno “depende de todo el mundo”: de Unidas Podemos, de los independentistas, de Bildu y “hasta de partidos que sólo tienen un diputado. No puede hablarse precisamente de éxito”, lamentan los dirigentes socialistas que echan en falta “más visión de país, de futuro y de proyecto común”.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

El patinazo de Adriana Lastra con las mascarillas

En el PSOE critican que la estrategia impuesta por Iván Redondo en Moncloa ha llegado incluso a “dejar en ridículo a la mismísima portavoz parlamentaria”, algo insólito e intolerable para los socialistas.

Hay que recordar que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aprovechó su intervención la semana pasada en el debate de Presupuestos en el Congreso para anunciar que el Gobierno bajará el IVA de las mascarillas del 21% al 4%

Pero el anuncio llegó solo unas horas después de que Adriana Lastra saliera en TVE defendiendo la imposibilidad de esta medida por considerarla “ilegal”

De hecho, la vicesecretaria general del PSOE acusó gravemente a Italia, cuyo Ejecutivo anunció que rebajaría la tributación de este producto, por “saltarse las directrices comunitarias”. 

Montero justificó el bandazo gubernamental en que había arrancado el compromiso a la Unión Europea de no sancionar a España por la reducción del IVA a las mascarillas. Una información que Moncloa y Hacienda no compartieron en ningún momento con Ferraz, según explican altos cargos del partido, lo que “dejó a Lastra al pie de los caballos”.

Ni Bildu, ni estado de alarma por seis meses

Además de la opacidad en las negociaciones para los Presupuestos con Bildu, donde critican que “Podemos ha estado más al tanto de las conversaciones que el propio PSOE”, algunos miembros de la Ejecutiva socialista reconocen que se enteraron por la prensa de la pretensión de Sánchez de llevar el estado de alarma hasta el mes de mayo.

El respaldo a la propuesta fue ciertamente amplio. Sólo Vox y Foro Asturias votaron en contra. PP, Bildu y los diputados de JxCAT se situaron en la abstención. “Pero eso no significa que el Ejecutivo, y muy particularmente el presidente, no recibieran duros reproches de todos los grupos de la oposición, incluidos los ideológicamente afines”, destacan en el PSOE.

Pedro Sánchez, que durante la primera ola de la pandemia asumió un enorme protagonismo, no ha querido exponerse esta vez al desgaste de defender en el Congreso nuevas restricciones para una ciudadanía que acusa ya el peso de meses de sacrificios. 

Por si fuera poco, no solo delegó la tarea en su ministro de Sanidad, Salvador Illa, sino que apenas estuvo presente unos minutos en el debate de la prórroga en el hemiciclo.

No poner en cuestión el liderazgo de Sánchez

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que Iván Redondo también se ha puesto como objetivo que no se ponga en cuestión el liderazgo de Pedro Sánchez en el partido a corto plazo. Blindar completamente al líder tras la dura gestión por la pandemia.

El próximo Congreso Federal del PSOE está previsto para junio de 2021, cuando se cumplen cuatro años desde que Sánchez se impuso en las primarias a Susana Díaz y Patxi López, y recuperó la secretaría general del partido.

Sin embargo, la crisis sanitaria provocada por el Covid va camino de provocar un importante cambio en los planes iniciales del equipo del líder socialista. Se habla de un retraso en la cita congresual. Esta opción ya se contempla abiertamente en Moncloa y en Ferraz, según adelantó hace unos días LaPolíticaOnLine.

Por lo tanto, si la situación no mejora de aquí a mayo -pese a las previsiones del ministro Illa sobre la inmunización de 10 millones de personas para entonces- el Congreso del partido deberá posponerse, lo que logrará aplazar a su vez el debate sobre el liderazgo de Pedro Sánchez en el PSOE.

Por si esto fuera poco, el coronavirus también ha provocado que no se celebren Comités Federales, el máximo órgano de gobierno del PSOE entre Congresos, desde hace meses.

Solo se han convocado, de forma telemática, reuniones del Consejo de Política Territorial. Un foro del que es portavoz uno de los barones más críticos con el pacto con Bildu, el extremeño Guillermo Fernández Vara, pero que tampoco se reúne desde septiembre. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes