Política

Silencio del Gobierno ante las peticiones para celebrar un homenaje en el Pazo de Meirás

Las asociaciones de Memoria Histórica piden organizar un acto civil para celebrar la recuperación del enclave si la jueza ratifica la sentencia

Pancartas desplegadas por el BNG en el Pazo de Meirás para reclamar la titularidad pública del inmueble / EP
photo_camera Pancartas desplegadas por el BNG en el Pazo de Meirás para reclamar la titularidad pública del inmueble / EP

Ni actos públicos, ni ceremonias civiles. Silencio administrativo por parte de Presidencia del Gobierno ante la petición de las asociaciones de Memoria Histórica para poder celebrar un homenaje en el Pazo de Meirás (A Coruña), a seis días de cumplirse el plazo judicial para la devolución de la mansión coruñesa al Estado por parte de sus actuales propietarios, la familia Franco. La resolución judicial aún no es firme y ha sido recurrida por los herederos del dictador.

"Es impresionante leer la sentencia, está redactada de forma incuestionable", expresa Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. El activista, cuyo abuelo fue asesinado pocos meses después del levantamiento militar de 1936, confirma que su agrupación ha solicitado al Gobierno celebrar una ceremonia civil en los jardines en homenaje a todos los represaliados por el franquismo.

"Queremos que sea un acto cultural donde estén presentes las víctimas de la dictadura, familiares de deportados a los [campos de concentración] nazis, que haya una representación con criterios de total pluralidad", expresa Silva. Confidencial Digital se ha puesto en contacto con Moncloa para preguntarle por este asunto, pero no ha recibido respuesta. 

El vídeo del día

Monasterio apoyará una ampliación del Zendal si llega al Gobierno de Madrid

El homenaje pretende celebrarse tras el regreso definitivo del Pazo de Meirás al control de Patrimonio Nacional, tras su expolio en 1938 por parte de la familia Franco mediante donaciones forzosas a vecinos y trabajadores de la zona. En una sentencia judicial histórica dictada el pasado 2 de septiembre, la jueza estimó que el regalo del pazo iba destinado al entonces jefe del Estado, pero no a título personal de Francisco Franco.

El acta notarial clave para desenmarañar el asunto de la titularidad permanecía oculta en el Archivo de Protocolos Notariales de A Coruña, hasta que la Abogacía del Estado consiguió recuperarla. Un segundo asunto que dictaminó el fallo judicial fue el uso del pazo como alternativa estival al Palacio del Pardo. Meirás acogió Consejos de Ministros y otras reuniones gubernamentales a lo largo de la dictadura.

Ahora, la batalla entre los demandantes del juicio -el Estado, la Xunta de Galicia, la Diputación y los Ayuntamientos de Sada y A Coruña- y la familia del dictador se centra en el inventario de la mansión. La jueza tiene hasta el día 10 para adoptar medidas cautelares con respecto al acceso que puedan tener los Franco al contenido del pazo. "El problema es determinar el patrimonio que había allí", explica Silva. "No existe un inventario con el que contrastarlo, aunque hay imágenes donde se ven objetos identificados". Entre dichos bienes se encuentran las estatuas de los profetas Abraham e Isaac que formaban parte del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago, o la colección literaria de la biblioteca de Emilia Pardo Bazán: 3200 libros catalogados por la Real Academia Galega.

Una comitiva judicial y técnicos de Patrimonio penetraron en el interior del recinto el pasado día 11 de noviembre para hacer un primer inventario del interior, ante la alarma provocada por la aparición de medio centenar de furgones de mudanza ante las puertas del pazo unos días antes. Las partes están a la espera de las medidas cautelares que podrán derivarse a raíz de la vista celebrada el pasado miércoles. "Esperamos que la vista confirme la sentencia que ya hay", concluye Silva.

Un enclave histórico

Localizado entre las rías de Betanzos y A Coruña, el Pazo de Meirás comenzó a construirse durante el verano de 1894 por órdenes de la escritora Emilia Pardo Bazán. Se trata de una mansión de estilo románico edificada sobre las ruinas de una antigua fortaleza destruida por las tropas francesas durante la Guerra de Independencia. Intelectuales como Miguel de Unamuno acompañaron a la condesa Pardo Bazán durante sus estancias temporales en el pazo.

Tras el ascenso al poder de Francisco Franco, las autoridades coruñesas utilizan a Meirás como moneda de canje para facilitar el intercambio de favores entre las nuevas élites de A Coruña y el dictador. La mansión fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 2008, a pesar de la oposición de los herederos de la familia.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?