Política

El Supremo se inclina por rechazar la recusación del tribunal que juzgará a Puigdemont

La Sala 61 resuelve este miércoles la petición del ex president y la mayoría de los magistrados se muestra favorable a “darle una respuesta contundente”

Tribunal Supremo.
photo_cameraTribunal Supremo.

La llamada Sala 61 es aquella del Supremo que resuelve, según reza la ley orgánica del poder judicial (LOPJ) y entre otros asuntos, sobre los incidentes de recusación del presidente del tribunal, de los presidentes de Sala o de dos o más magistrados de una Sala.

En teoría es una Sala especial del Alto Tribunal, pero se la conoce como la 61 porque sus funciones están recogidas en el artículo del mismo número de la LOPJ. La componen dieciséis magistrados: el presidente del TS, los presidentes de Sala y el más antiguo y el más moderno de cada una.

Pues bien. Este miércoles, esta poco conocida Sala se pronunciará sobre una de las numerosas polémicas que ha traído consigo el procés: la recusación del tribunal que juzgará a Puigdemont y los ex consellers independentistas por gestar el 1-O.

El Alto Tribunal estableció que dicha Sala quedaría formada por los magistrados Manuel Marchena (presidente), Andrés Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela y Antonio del Moral.

Varios de los procesados han presentado seis incidentes de recusación: el propio Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, uno conjunto de Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva, Lluís Puig y Clara Ponsatí; Carme Forcadell, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Alegan parcialidad de los magistrados en el procedimiento y por tanto, que se pueden ver perjudicados por su ideología en la sentencia.

El previsible ‘no’ de la 61

Según ha sabido Confidencial Digital, prácticamente toda la Sala 61 (a la que pertenecen Marchena y el instructor del 1-O, Llarena) coincide en rechazar las seis peticiones.

Las fuentes consultadas por ECD apuntan incluso a la unanimidad de todos los magistrados, “salvo sorpresas”, a la vista del precedente del caso Garzón, cuando varios de sus miembros votaron a favor de recusar a varios jueces del tribunal que finalmente le condenó a once años de inhabilitación.

Sin embargo, “este caso es distinto”, afirman a este confidencial, incluso aunque varios magistrados mantienen postulados cercanos a la llamada línea progresista, como el fiscal general del Estado y actual miembro del Tribunal Constitucional Cándido Conde-Pumpido.

Mano dura

Las fuentes consultadas hablan incluso de una resolución que emplee “mano dura” con Puigdemont y los demás independentistas que solicitan la recusación.

En este sentido, afirman que la Sala 61 puede dictar un auto contundente, alegando a las numerosas trabas que han puesto a la causa iniciada contra el ex Govern y sus estrechos colaboradores. Se trata de varias peticiones de recusación de Llarena y de la demanda civil que han interpuesto contra él en Bruselas.

Estas fuentes señalan varios reproches que pueden lanzar los magistrados de la 61 para rechazar la recusación: las pruebas de la investigación de la Guardia Civil, las declaraciones públicas de los ex líderes del procés llamando a la desobediencia al TC e incluso la fuga de Puigdemont y varios ex consellers de la Justicia para evitar la prisión provisional.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?