Política

Susana Díaz se moviliza para defenderse de un congreso extraordinario que le eche del PSOE andaluz

Le ha llegado el aviso de que Pedro Sánchez se lo está planteando. Replicará que ella debe continuar porque el pacto PP-Ciudadanos-Vox en la Junta pende de un hilo

Susana Díaz interviene ante el Comité Director del PSOE andaluz.
photo_cameraSusana Díaz interviene ante el Comité Director del PSOE andaluz.

Andalucía volvió a ser, unas elecciones generales más, decisiva para la victoria del PSOE. Después de la gran abstención en las autonómicas de diciembre, los votantes socialistas andaluces salieron en masa el domingo pasado para blindar una victoria en las urnas que impidiese un pacto entre las tres derechas. Pese a ello, el futuro de Susana Díaz vuelve a estar en entredicho.

Según explican al Confidencial Digital dirigentes socialistas bien posicionados en el PSOE andaluz, los resultados de las generales en la región han sido positivos, aunque en Ferraz no ha pasado desapercibido que la participación, pese a aumentar con respecto a las autonómicas, está por debajo de la media nacional.

Esa circunstancia, unida a la gran victoria de Sánchez, y a la pérdida de la Junta de Andalucía hace cinco meses, ha provocado que vuelva a planear, sobre Susana Díaz, la amenaza de un congreso extraordinario regional para deponerla como secretaria general del PSOE andaluz.

Se habla de junio

Los cargos socialistas contactados por ECD hablan incluso del mes de junio como la opción que algunos en Ferraz manejan para poner en marcha el congreso extraordinario, que podría convocarse tanto antes como después del verano.

Los defensores de esta tesis explican que, para entonces, ya se habrán celebrado las elecciones municipales y el partido puede iniciar, a nivel regional, “una nueva etapa”, ya sin Susana Díaz al frente.

De hecho, a lo largo de esta semana, ha llegado a oídos de importantes dirigentes del PSOE andaluz que la idea de la ejecutiva federal es ofrecer a Susana Díaz “alguna salida digna”, con el objetivo de no provocar ninguna guerra civil que perjudique al partido tanto a nivel regional como en el resto de España.

Susana Díaz se resiste

De ponerse en marcha ese congreso regional, “la hipotética salida de Susana no sería, en ningún caso, pacífica”. Todo ello porque la ex presidenta de la Junta se resiste a abandonar su cargo y no aceptaría prebendas para abandonar la secretaría general sin dar la batalla.

En todo caso, Díaz es consciente de que buena parte de su futuro político se decide en las elecciones municipales. Y, por ese motivo, va a movilizar a todo su equipo para mejorar los resultados de 2015 e, incluso, recuperar algunos ayuntamientos históricamente socialistas que ahora están gobernados por el PP, como el de Jaén.

De lograr unos buenos resultados, la ex presidenta de la Junta encontraría legitimidad para continuar en el cargo, aunque hay otras circunstancias que también podrían jugar a su favor. Concretamente, la crisis por la que atraviesa el pacto PP-Ciudadanos-Vox en Andalucía.

Según las fuentes consultadas, tras el 28 de abril, el vicepresidente Juan Marín (de Ciudadanos) “va a su bola y puentea al presidente Juanma Moreno”. Una actitud que está pasando factura en el gobierno de coalición. Y, por si esto fuera poco, Vox amenaza con no apoyar los Presupuestos después del viraje ideológico de Casado, que ahora considera a los de Abascal “extrema derecha”.

Ante este panorama, Díaz defenderá que el PSOE no debe iniciar una guerra civil en Andalucía, sino estar “fuerte y preparado” ante una hipotética ruptura del gobierno andaluz y la convocatoria anticipada de elecciones. No obstante, los defensores del congreso extraordinario defienden justo lo contrario: “Si la actual Junta cae en diciembre, para entonces deberíamos tener un nuevo PSOE regional para ganar las elecciones”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes