Política

Teresa Ribera se ‘ganó’ la vicepresidencia ecológica en la Cumbre del Clima

Pedro Sánchez no ha querido renunciar a formar el “Gobierno más feminista del mundo” pese al nombramiento de Pablo Iglesias

Teresa Ribera, en la Cumbre del Clima.
photo_cameraTeresa Ribera, en la Cumbre del Clima.

Pedro Sánchez dejó clara su preferencia por Nadia Calviño, a la que nombraría vicepresidenta económica si formaba Gobierno, como finalmente va a ocurrir. Pero su proyecto de Gobierno contemplaba crear también una vicepresidencia ecológica para Teresa Ribera para situar a tres mujeres en los puestos más destacados del Ejecutivo.

Hay que recordar que Sánchez aseguró en el debate con los cinco principales candidatos a La Moncloa, en la semana previa a las elecciones del 10 de noviembre, que España necesita “mejorar en paridad”, pero sacó pecho de su propia gestión.

Durante su Gobierno, -resaltó- el Parlamento español se ha convertido en la Cámara de representantes con más mujeres de la Unión Europea.

Además, el presidente en funciones se mostró orgulloso de que el Ejecutivo que conformó tras la moción de censura es el gabinete del mundo desarrollado que tiene más mujeres en su Consejo de Ministros.

Una vicepresidencia para Teresa Ribera

En aquel momento, días antes de los comicios del 10-N, Confidencial Digital anticipó que Pedro Sánchez llevaba varias semanas barajando convertir a Teresa Ribera en vicepresidenta, con el objetivo de dar a su nuevo Gobierno un perfil todavía más feminista… y más ecologista.

El presidente se planteaba recuperar una de sus viejas promesas electorales no cumplidas y conceder una vicepresidencia en el nuevo Ejecutivo a la ministra de Transición Ecológica.

Desde hace varios meses, Sánchez ha fijado como “primer eje” de su nuevo Gobierno “la transición ecológica, la mitigación y la adaptación al cambio climático de nuestro país, que es un país que se ve afectado claramente por el fenómeno del calentamiento global del planeta”.

Un compromiso con grupos ecologistas

En el Gobierno recordaban entonces que Sánchez ya se comprometió con grupos ecologistas, en noviembre de 2015, a crear “una vicepresidencia de sostenibilidad” para dar “coherencia ambiental” a toda la acción gubernamental.

Aseguraban que el presidente ha defendido en privado elevar el rango del Ministerio de Transición Ecológica ante la “transversalidad” que exigen sus decisiones. “Somos conscientes de que las organizaciones ecologistas desean que haya vicepresidencia”, reconocían a ECD altos cargos de Moncloa.

El éxito de Ribera en la Cumbre del Clima

Con el pacto de un gobierno de coalición con Unidas Podemos, y la proclamación de Pablo Iglesias como vicepresidente, parecía que las opciones de Ribera se desvanecían. No obstante, la idea de la cuarta vicepresidencia nunca se descartó en La Moncloa.

Con la celebración de la Cumbre del Clima en Madrid, a principios del pasado diciembre, Sánchez había encontrado una oportunidad, inesperada, para ir preparando, desde entonces, el ascenso de Teresa Ribera.

La ministra de Transición Ecológica, de hecho, actuó en aquellos días “casi como vicepresidenta”, al presidir una reunión interministerial preparatoria de la Cumbre, que contó con la presencia de altos cargos de Exteriores y del Ministerio del Interior. El éxito del encuentro internacional confirmó la vicepresidencia ecológica para Ribera.

Un Gobierno con tres mujeres vicepresidentas

En el marco de la operación, ECD ya destacó también entonces que el cambio en el organigrama del Gobierno requería ampliar el número actual de vicepresidencias. Además de crear la económica para Calviño y la ecológica para Ribera, Pedro Sánchez tenía claro que debía mantener también la tradicional vicepresidencia política.

En el PSOE recordaban que José Luis Rodríguez Zapatero tuvo en uno de sus gobiernos tres vicepresidentes: María Teresa Fernández de la Vega, Elena Salgado y Manuel Chaves.

Sobre la vicepresidencia “política”, un sector del Gobierno apostaba por la continuidad de Carmen Calvo, como finalmente se ha confirmado, porque “se ha partido la cara” por Sánchez en Cataluña y la negociación con Podemos,

Pero sobre todo, los socialistas pretendían lanzar el mensaje de que “tener tres mujeres vicepresidentas da un carácter aún más feminista al Gobierno”. Y así ha sido.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?