Política

La vacunación no despega: España va a tardar un mes en habilitar los 13.000 puntos prometidos por Sánchez

El presidente se comprometió a activarlos en enero, la difícil conservación de la vacuna de Pfizer ha retrasado los planes y ahora faltan congeladores para las dosis de Moderna

Centros de salud.
photo_camera Centros de salud.

Pedro Sánchez anunció a finales de noviembre que las primeras vacunas contra el coronavirus que se aprobasen y llegasen a España se administrarían en 13.000 puntos de vacunación y preveía empezar con la inmunización en estos centros en el mes de enero. Pero en el Ministerio de Sanidad dudan ahora de que se pueda cumplir esa promesa.

Los 13.000 puntos de vacunación coinciden con el número de centros de salud (3.000) y consultorios (10.000) de los que disponen actualmente los servicios sanitarios de todas las comunidades autónomas. Iba a ser, por tanto, la red de Atención Primaria la encargada de administrar las primeras vacunas que llegasen a España.

Esta estrategia difiere de la anunciada por Alemania, donde cada Estado federado (länder) dispone de instalaciones distintas de las sanitarias para empezar la vacunación. Berlín, por ejemplo, habilitará un velódromo, un hangar de un aeropuerto o un estadio, entre otros.

Problemas con la vacuna de Pfizer

Por el momento, la complejidad logística de la vacuna de Pfizer/BioNtech, la única que se administra de momento en España, y los primeros grupos diana (grandes dependientes y ancianos en su mayoría y quienes les cuidan en los centros asistenciales) ha hecho que la campaña avance muy lentamente.

Este jueves, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció que España recibirá 600.000 dosis en seis semanas de la vacuna de Moderna, cuya comercialización acaba de ser aprobada por la Comisión Europea.

Digitalización y falta de congeladores

La comercialización de esta vacuna se considera clave para acelerar el proceso de inmunización de la población. Estas dosis sí está previsto que se distribuyan a los centros de salud, que podrán activar un plan de citación de personas similar al que se realiza durante la campaña de vacunación de la gripe.

Un proceso que, según explican a Confidencial Digital en varias consejerías de Sanidad autonómicas, tampoco es automático y requiere de una digitalización del procedimiento para el que muchos de los puntos de vacunación prometidos por Pedro Sánchez no están preparados en este momento.

Además, la vacuna de Moderna, a diferencia de la de Pfizer, se conserva en congeladores habituales de los que ya disponen en algunos centros de salud, “pero no en la mayoría”, según advierten a ECD en varias autonomías.

Unos contratiempos que, avisan, retrasará al menos hasta principios de febrero la plena operatividad de los ambulatorios de todo el país para la administración estas dosis, que además como pronto llegarán a España dentro de diez días.

El vídeo del día

Finaliza la misión de la sonda de calor interno de Marte

La vacuna de Moderna se conserva a 20 grados bajo cero, mientras que la de Pfizer requiere congeladores especiales para mantenerla a 70 bajo cero.

No almacenar grandes cantidades en los centros

De hecho, según explicó este jueves el propio Illa, las dosis se guardarán en un almacén central de Sanidad y de ahí se distribuirán a las comunidades autónomas.

La explicación oficial es que no se quiere almacenar grandes cantidades en ambulatorios, ni en lugares vulnerables desde el punto de vista de la seguridad para evitar robos y otras contingencias. Recuerdan que la demanda de vacunas es muy alta en todo el mundo y la producción no cubre las necesidades de una pandemia mundial.

El ministro recordó que se trata de una vacuna de doble dosis, así que esos 600.000 viales servirían para vacunar a 300.000 personas. “Ya hemos informado a los coordinadores técnicos de las comunidades autónomas” de los plazos para recibir la vacuna de Moderna.

“El Sistema Nacional de Salud está preparado”

Hay que recordar que Pedro Sánchez destacó, en una comparecencia institucional en La Moncloa en la que presentó el plan de vacunación, que la red de primaria española es muy eficiente, con centros muy cercanos a la población. Resaltó esa fortaleza al recordar que cada año se vacuna de la gripe en España a 10 millones de personas.

Este año, recordó que en solo ocho semanas, la campaña había inmunizado hasta entonces a 14 millones de personas. “El Sistema Nacional de Salud está preparado”, proclamó.

Por si fuera poco, el presidente anunció que la estrategia de vacunación sería “única” en toda España y que se acordaría en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), donde están representadas todas las comunidades autónomas.

También se comprometió a “garantizar el acceso equitativo a la vacuna o las vacunas”. El plan del Ejecutivo prevé conseguir que “una parte muy sustancial de la población pueda ser vacunada con todas las garantías en el primer semestre del año”, como anunció Sánchez y mantiene el ministro de Sanidad, Salvador Illa,… pese a los retrasos.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?