Política

Una votación de investidura el 17 de julio lleva las generales al puente de Todos los Santos

Fue el PP quien advirtió al PSOE de la coincidencia. Hay también dificultades con el día 10, porque el segundo pleno del Congreso se celebraría la víspera de la Diada

Meritxell Batet y Pedro Sánchez.
photo_cameraMeritxell Batet y Pedro Sánchez.

Este martes Pedro Sánchez y Meritxell Batet hablarán por vía telefónica para fijar el debate de investidura. Desde la semana pasada se barajan tres posibles fechas: la del 9, 16 y 23 de julio, con votaciones en los días posteriores. Desde el PP ya han advertido al PSOE que una votación fallida el 17-J provocaría que, de haber nuevas elecciones, se celebraran en pleno puente de los Santos.

Según explican al Confidencial Digital fuentes bien situadas en el Congreso de los Diputados, en los últimos días se han producido “contactos verbales” de los diferentes partidos políticos con la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, previas a la reunión que mantendrá con Pedro Sánchez para poner fecha a la investidura.

En estas conversaciones, se ha trasladado a la presidenta la necesidad de poner en marcha, cuanto antes, la Diputación Permanente y crear las comisiones parlamentarias antes de agosto. Además, se han analizado los pros y los contras de convocar el pleno de investidura en las diferentes fechas de julio que se han manejado.

Ni el 9 ni el 16

La primera fecha que se dio como posible para poner en marcha el debate de investidura fue la del 9 de julio, con primera votación el miércoles 10. De no prosperar, se volvería a votar el viernes 12 y, si Sánchez no consigue más “síes” que “noes”, se volvería a convocar otro pleno de investidura dos meses después.

Esa circunstancia, afirman las fuentes consultadas, es la que resta opciones a la fecha del 9 de julio: “Si hay que repetir el debate en septiembre, la votación, o votaciones, se producirían el 10 y 12 de septiembre, con la Diada justo en medio”. Una fecha, de reivindicación para los independentistas, que “echa un poco para atrás” al Gobierno.

El Ejecutivo, con esta circunstancia en mente, también ha barajado la fecha del 16 de julio para convocar el debate de investidura, con votaciones los días 17 y 19. Esa posibilidad, sin embargo, también tiene “importantes contras”, tal y como ha advertido el PP al PSOE.

Todo ello porque si Sánchez no consigue ser investido ni en julio ni en septiembre, se publicará el decreto de disolución de las Cortes y la convocatoria de nuevas elecciones 47 días después de la votación del 17 de septiembre. Es decir: que los nuevos comicios se celebrarían el domingo 3 de noviembre, en pleno puente de los Santos.

El plazo de convocatoria de nuevas elecciones, recuerdan desde el Congreso, se redujo de 54 a 47 días en 2016, a través de una reforma de la ley electoral, para evitar que unas hipotéticas terceras elecciones se celebraran el domingo 25 de diciembre, día de Navidad. Ahora, ese cambio provoca que la fecha del 16 de julio quede casi descartada.

Entre otras cosas, señalan desde los partidos, porque “no tiene sentido volver a cambiar la ley cuando hay fechas alternativas”, y porque celebrar elecciones ese primer fin de semana de noviembre provocaría una “bajísima participación”, algo que “quiere evitar el Gobierno”.

El 23 de julio, la favorita

Así las cosas, desde Moncloa y Ferraz se apuesta por la fecha del 23 de julio para poner en marcha la votación de investidura.

Con el calendario en la mano, esa convocatoria “sí tiene pros y no contras”, ya que no supone ningún inconveniente de cara a una hipotética repetición electoral y, además, da a Pedro Sánchez un margen de casi tres semanas para buscar los apoyos parlamentarios que todavía no tiene.

Esta circunstancia, de hecho, es valorada positivamente en el PSOE, donde no se descarta que haya sorpresas y se pueda formar Gobierno en julio: “El objetivo es ese, y no estamos tan lejos de conseguirlo”.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable