Política

Vox examina a los altos cargos en Castilla y León para evitar escándalos en su primer Gobierno

Miembros del equipo de Abascal viajan a Valladolid para asegurarse de que no hay curriculum falsos, contrataciones familiares, irregularidades con Hacienda…

Juan García-Gallardo (i) y Santiago Abascal.
photo_camera Juan García-Gallardo (i) y Santiago Abascal.

Vox ha entrado ya en su primer gobierno, el de Castilla y León. La dirección nacional del partido no quiere que la gestión que ahora puede realizar, por vez primera, en una comunidad autónoma represente un riesgo para la valoración del partido. Y más aún en el horizonte de unas próximas elecciones municipales, autonómicas y generales.

En concreto, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes de la cúpula de Vox, el equipo de Santiago Abascal se ha propuesto que no se produzca ningún fallo en ese estreno, ahora que ostenta varias consejerías en el gobierno de Castilla y León.

Para ello, los actuales consejeros se ven sometidos a un examen continuo sobre sus decisiones y planes. Igualmente, desde Madrid se ha monitorizado el proceso de selección de altos cargos para esas consejerías y se ha reservado la decisión sobre a quién se contrata como asesor o personal de apoyo.

Unas decisiones que han tomado el propio Abascal, el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith; el vicepresidente político, Jorge Buxadé, y el portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, según ha podido confirmar ECD.

El líder de Vox es quien tiene la última palabra a la hora de elegir a los candidatos a cargos públicos. Así lo demostró con la designación de Juan García-Gallardo para encabezar la lista de Castilla y León, que realizó después de invitar al joven a pasar un día con él en Amurrio (Álava), el pueblo natal de Abascal.

Una dirección de política de gobierno

Santiago Abascal afronta la entrada de Vox en gobiernos de coalición con el PP; desde el pasado abril en Castilla y León y, a partir de julio, según espera con Macarena Olona en Andalucía, con una dirección de política de gobierno que “coordina la política y la operativa de los diferentes cargos públicos de los gobiernos, empresas y organismos públicos en los que participe Vox”.

Este comité está formado por un director y un equipo de asesores técnicos, y nombrará a un coordinador por cada gobierno.

Así, la dirección nacional de Vox cuenta con un “coordinador” en la Junta de Castilla y León y otro, llegado el caso, en la de Andalucía. Su cometido será el de “aprobar y ejecutar los protocolos de auditoría, organización, contratación y supervisión de dichos cargos públicos”.

Evitar escándalos en su primer Gobierno

Según las fuentes consultadas por ECD, Santiago Abascal se ha empeñado en evitar polémicas que tengan que ver con el pasado de los integrantes, altos cargos y puestos intermedios incluidos, del primer gobierno de Vox en España.

 

En este proceso, se han manejado en primer lugar el currículum de cada uno, para analizarlos con detalle y así evitar problemas. Se les ha reclamado un ejercicio de “transparencia” a fondo a todos los candidatos.

Han sido sometidos a “exhaustivas entrevistas personales”, en principio sin que se les informase concretamente para qué puesto se había pensado en ellos. Porque, además de los consejeros autonómicos, hay que proceder a nombrar otros altos cargos como consecuencia de la entrada del partido en el Ejecutivo de Alfonso Fernández Mañueco.

La idea del presidente de Vox es que, una vez sean nombrados, no puedan surgir sorpresas, y los medios de comunicación saquen a la luz algún episodio polémico en el pasado de un recién designado para un puesto destacado en el nuevo organigrama del Gobierno.

Un aspecto especialmente delicado de las entrevistas a los futuros candidatos ha consistido en preguntarles sobre aspectos biográficos, y sobre todo por la posible existencia de antecedentes personales que podrían desaconsejar su nombramiento.

No solo para elegir consejeros

Este trabajo de análisis y examen no sólo se ha realizado para los consejeros. Y, según las fuentes consultadas por ECD, las entrevistas se extienden a los directores generales, jefes de gabinete, lo mismo que a los posibles cambios de presidentes y directivos de otros organismos y empresas públicas que planteen los nuevos titulares de los departamentos.

Fuentes del partido que mantienen interlocución con Abascal explican que el presidente ha decidido pilotar también directamente el nombramiento de altos cargos en los segundos y terceros niveles del Ejecutivo, que se ha producido una vez que los consejeros han tomado posesión de sus carteras.

Comprometidos con el proyecto

En el núcleo duro de Santiago Abascal tienen claro que, en la formación del Ejecutivo, no se debe dejar vía libre total al vicepresidente y a los consejeros para formar sus equipos.

Quieren asegurarse así de que los nuevos titulares de las carteras elijan a cargos de confianza que estén especialmente “comprometidos con el proyecto de Vox”.

No quemarse antes de las generales

No se pasa por alto que Vox ha accedido por primera vez al poder en una comunidad autónoma con una antelación demasiado amplia con respecto a las elecciones generales, para las que todavía quedan prácticamente dos años.

Y es un plazo especialmente grande para que el partido pueda quemarse, mancharse y ser castigado antes de la gran cita que debería llevar a Abascal a la vicepresidencia del Gobierno con el PP de Alberto Núñez Feijóo a finales de 2023 o a principios de 2024.

“Otro momento serán ya las autonómicas del año que viene, mucho más próximas de las generales, pero ahora quizá es demasiado pronto. Y se nos está mirando con lupa, y no se nos va a pasar ni una”, defienden.

El desgaste de Ciudadanos y Podemos

El hundimiento de Ciudadanos y Podemos tras su paso por las instituciones es el principal argumento de los críticos con la idea de no cometer errores en un Ejecutivo con el PP. “El partido grande de la coalición puede acabar fagocitando al pequeño y la prioridad ahora debe ser que Abascal se convierta en vicepresidente del Gobierno”, argumentan.

 “No podemos cagarla antes”, expresan en la dirección de Vox, donde no ocultan que les preocupa el desgaste. “Además ahora nos conviene seguir pudiendo confrontar con el PP, que es lo que nos dispara en las urnas”, concluyen.

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?