Política

Vox no va a tolerar que se les mande al gallinero en el Congreso

Harán valer que son la tercera fuerza con 52 escaños en la cámara para exigir una ubicación relevante en el hemiciclo

Bancada del PSOE, ERC y Vox.
photo_cameraBancada del PSOE, ERC y Vox.

Tras el espectacular crecimiento de Vox en las elecciones del 10-N, el partido de Abascal empieza reforzado la legislatura. Los dos millones y medio de votantes, traducidos en 52 plazas en el hemiciclo, van a permitir a la formación disfrutar de un trato preferente.

Desde el próximo lunes 18 de noviembre los diputados podrán pasarse por el Congreso para recoger las credenciales y hacer la declaración de bienes. Tras este trámite, se formará la Mesa del Congreso en la sesión constitutiva del 3 de diciembre. Y, cinco días después, tendrán que estar todos los grupos parlamentarios formados.

Se espera que el partido de Abascal, siendo tercera fuerza, sí que tenga representación en la Mesa del Congreso de la décimo cuarta legislatura, lo que le va a permitir tener capacidad de decisión en debates como la elección de la ubicación en el hemiciclo y el reparto de los despachos.

Esta vez mejorarán su ubicación

Hay que recordar que en la pasada legislatura PSOE y Unidas Podemos tuvieron mayoría en la Mesa del Congreso (cinco votos frente a cuatro que suman PP y Ciudadanos). Con esa mayoría, mandaron a Vox al gallinero e incluso se oyeron declaraciones de dirigentes socialistas de la siguiente índole: “Ahora los vamos a mandar no a la última fila, al gallinero, sino que los vamos a poner en la cantina”.

Con el nuevo estatus ganado, desde Vox esperan que se les dé una ubicación mucho más relevante: “No es un tema de los diputados, sino de dar visualización a los votantes. Tenemos dos millones y medio de personas detrás que se merecen ser representados de forma digna”

Piden más espacio para su actividad parlamentaria

Además, en la pasada legislatura, Vox se quejó de que la ratio de despacho para cada uno de sus 24 diputados era de 15 metros cuadrados en comparación a los 28 que tenían asignados a cada uno de los seis diputados del PNV, que eran necesarios para que Pedro Sánchez fuera presidente.

También se quejaron de que al partido de Abascal le dieron 366 metros cuadrados para la actividad del grupo parlamentario, con 24 diputados, frente a los 364 metros cuadrados de los que dispondría ERC, que contaba con 14 escaños.

El partido de Abascal considera que no se les dieron los despachos suficientes cuando ERC y PNV tenían mas despachos que personas."Entendemos que como ahora somos mas fuertes nos darán mejores espacios de trabajo”.

 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes