Política

Yolanda Díaz, obligada a desvelar quiénes la acompañaron en el viaje en Falcon a ver al Papa

El Consejo de Transparencia considera insuficiente que indicara que voló con personal del Ministerio de Trabajo, como su director de gabinete y el secretario de Estado de Empleo

Yolanda Díaz y el papa Francisco (Foto: POOL / Vatican Media / Spaziani / Europa Press).
photo_camera Yolanda Díaz y el papa Francisco (Foto: POOL / Vatican Media / Spaziani / Europa Press).

Los requerimientos de transparencia en relación a los viajes en aviones Falcon del 45 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire alcanzan al Ministerio de Trabajo y a la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz.

Confidencial Digital ha consultado una resolución reciente del presidente del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, José Luis Rodríguez Álvarez, que estima parcialmente la reclamación presentada por un particular que había solicitado a Trabajo información sobre el viaje que Díaz realizó hace meses para reunirse con el Papa Francisco.

Candidatura política

En su campaña para marcar perfil propio y lanzar su candidatura política, Yolanda Díaz viajó en diciembre de 2021 al Vaticano. El Papa la recibió en audiencia durante 40 minutos.

El viaje causó polémica desde el principio. Fue una audiencia de carácter privado, sobre la que se dijo que se preparó a espaldas del resto del Gobierno, y provocó cierto malestar en la parte socialista del Consejo de Ministros. Además, el diario El Confidencial reveló que, pese a ser un encuentro privado y no oficial, Díaz voló a Roma no en una aerolínea regular, sino en un Falcon 900 del Ejército del Aire.

Identidad y cargo de los acompañantes

Partidos de la oposición exigieron explicaciones en las Cortes Generales, y a la vez algunos periodistas y otras personas a título particular decidieron acogerse a la Ley de Transparencia de 2013 para solicitar información acerca de ese viaje.

ECD ha comprobado que un particular registró el 11 de febrero, ante el Ministerio de Trabajo, la siguiente solicitud:

-- “En respuesta a una pregunta formulada por el grupo del PP en el Senado (684/50020), el Gobierno confirma que la vicepresidenta segunda utilizó una aeronave del Ejército del Aire para desplazarse a Roma con motivo de la audiencia privada mantenida con el Papa Francisco el pasado mes de diciembre. Ruego que se facilite la identidad y el cargo que desempeñan todas las personas que se desplazaron en el avión junto a Yolanda Díaz con rumbo a la capital italiana, las horas de despegue y aterrizaje en Madrid, así como el coste del almuerzo y establecimiento hostelero en el que tuvo lugar”.

“Personal de este ministerio”

Un mes después, el Ministerio de Trabajo dio respuesta, pero concediendo solo parcialmente el acceso a la información solicitada.

Trabajo contestó que “en el viaje citado en la solicitud, la Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo y Economía Social estuvo acompañada de personal de este ministerio, entre el que se encontraban como altos cargos el sr. secretario de Estado de Empleo, y el sr. director del Gabinete de la Vicepresidenta”, Joaquín Pérez Rey y Josep Vendrell.

Añadió que “el vuelo de ida tuvo lugar el 10 de diciembre y el de vuelta el 11 de diciembre”. Pero hasta ahí llegó la información facilitada. 

“Información en curso”

El ministerio se acogió al artículo 18.1.a) de la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, que establece que se inadmitirán a trámite las solicitudes de acceso a la información pública que se refieran a información que esté en curso de elaboración o de publicación general.

“Se considera que esta solicitud, en lo que se refiere a la pregunta sobre el coste del almuerzo, incurre en el supuesto contemplado en el expositivo precedente, dado que el expediente de gasto asociado al viaje de la Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo y Economía Social se encuentra en tramitación, por lo que se inadmite la solicitud en este punto”.

 

Por otro lado, también alegó que la letra e) del artículo 18.1 de la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, contempla que se inadmitirán las solicitudes de acceso a la información pública que sean manifiestamente repetitivas o tengan un carácter abusivo no justificado con la finalidad de transparencia de la Ley.

Citó este artículo para justificar que la petición de información sobre “el establecimiento hostelero en el que tuvo lugar” el almuerzo del viaje, “incurre en el supuesto precedente, toda vez que tal información no se corresponde ni justifica con la finalidad de la ley, por lo que se inadmite a trámite la solicitud de acceso a la información pública en lo relativo a este aspecto”.

Reclamación ante el Consejo de Transparencia

El solicitante no quedó conforme con la respuesta del ministerio, así que presentó una reclamación ante el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno. Este organismo se dedica a fiscalizar si las administraciones públicas aplican correctamente la Ley de Transparencia, y resuelve las quejas de los ciudadanos que ven sus peticiones denegadas o no respondidas.

En su reclamación, el solicitante denunció que el departamento de Yolanda Díaz no había detallado la identidad y cargo de todas las personas que se subieron al Falcon para ese viaje a Roma: “Se limita a decir que entre los ocupantes figuraban el secretario de Estado de Empleo y él mismo. El alto cargo utiliza la preposición “entre”, de lo que cabe entender que eran más de dos los que ocupaban asiento en dicho avión junto a la titular de la cartera”.

Argumentó que, “tratándose de recursos públicos, la Ley de transparencia ampara que se pueda conocer cómo se utilizan los recursos públicos en su integridad, por lo que no existe impedimento para conocer la identidad de todos los cargos del Ministerio que iban en dicha aeronave”.

En el trámite de alegaciones, Trabajo se defendió ante el Consejo de Transparencia señalando que “la finalidad de someter a escrutinio la actuación de los poderes públicos de la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, quedaría satisfecha concediendo el acceso a la información de los altos cargos que viajaban acompañando a la Sra. Vicepresidenta, y de que el resto de la delegación estaba compuesta por personal del ministerio”.

Director de gabinete y secretario de Estado

Para no detallar las identidades y cargos de todas las personas que volaron con Yolanda Díaz, el ministerio recurrió al artículo 18. 1. e), que establece que “se inadmitirán a trámite, mediante resolución motivada”, las solicitudes “que sean manifiestamente repetitivas o tengan un carácter abusivo no justificado con la finalidad de transparencia de esta Ley”.

Transparencia recuerda que el Ministerio de Trabajo consideró justificado alegar esta causa de inadmisión argumentando que el derecho de acceso se satisface concediendo únicamente información de los altos cargos que acompañaron a la Vicepresidenta Segunda –Secretario de Estado y director de gabinete-, siendo ello suficiente para la realización de un control ciudadano en la utilización de los recursos públicos, mientras que la identificación del restante personal del Ministerio que participó en el desplazamiento sería superflua a estos efectos.

Para el Consejo de Transparencia, “esta motivación no puede ser aceptada”.

Un viaje con fondos públicos

Según este organismo público, “al tratarse de un viaje realizado por altos cargos de la Administración y financiado con fondos públicos, el control de la ciudadanía mediante el ejercicio del derecho constitucional de acceso a la información pública adquiere un mayor grado de intensidad”.

Por ello, en varias ocasiones a lo largo de los últimos años el consejo ha mantenido la doctrina de que “conocer la identidad de las personas que acompañan a altos cargos en viajes oficiales sufragados con fondos públicos guarda una estrecha relación con la finalidad de la Ley de Transparencia”.

Esta información sobre los acompañantes de los altos cargos en viajes oficiales permite conocer “bajo qué criterios actúan nuestras instituciones” y “cómo se manejan los fondos públicos”, indica el Consejo de Transparencia.

Esos son dos de los objetivos a los que, según el preámbulo de la ley, sirve la transparencia que, junto con el acceso a la información pública y las normas de buen gobierno, “deben ser los ejes fundamentales de toda acción política”.

Salvo la tripulación y la seguridad

La resolución termina instando al Ministerio de Trabajo a que, en un máximo de 10 días hábiles, remita al solicitante “la identidad y el cargo de todas las personas todas las personas que se desplazaron en el avión junto a Yolanda Díaz, a excepción de la tripulación y el personal de seguridad”.

Transparencia establece un límite a esa obligación: “Únicamente cabe excepcionar a la tripulación y al personal de seguridad por tratarse de supuestos en los que no hay componente alguno de discrecionalidad en la selección”.

Es decir, que Trabajo no tiene que revelar los nombres y cargos de la tripulación que llevó en Falcon hasta Roma a Yolanda Díaz, ni los de sus escoltas u otro personal de seguridad.

Pero sí se entiende que debe identificar al resto del personal del ministerio que acompañó a la vicepresidenta segunda en su visita al Papa, además de su jefe de gabinete y del secretario de Estado de Empleo, como pueden ser asesores de la ministra, por ejemplo.

Coste del almuerzo

La resolución del Consejo de Transparencia también insta al Ministerio de Trabajo a revelar el coste del almuerzo en Roma.

Sobre ese punto, considera que Trabajo no justificó suficientemente la causa de inadmisión, “pues la mera afirmación de que el expediente de gasto está en tramitación no parece suficiente en este sentido y conduce a una limitación desproporcionada del derecho constitucional de acceso a la información”.

El criterio de Transparencia es que, si la información solicitada se refiere al coste de un almuerzo celebrado en el transcurso de un desplazamiento que ya ha sido realizado, “la información o datos sobre su coste han de figurar de algún modo en poder del órgano requerido”.

Por tanto, ese dato tiene la condición de información pública a los efectos de la Ley de Transparencia, y puede facilitarse al ciudadano que lo solicite. “Cuestión diferente es que el expediente o expedientes de gasto no estén finalizados, y que existan diferentes partidas que deban sumarse, sin que pueda confundirse, se reitera, información en curso de elaboración con expediente en desarrollo o tramitación, como ocurre en el presente supuesto”, apostilla.

El nombre del restaurante, no

No aceptó el Consejo de Transparencia las quejas sobre otros datos que Trabajo no aportó al solicitante. Sobre las horas exactas de despegue y aterrizaje, “nada añade a efectos del control de la actuación de los poderes públicos la información específica”, una vez que se informó de que la ida tuvo lugar el 10 de diciembre y la vuelta el 11.

Tampoco obliga al ministerio a facilitar el nombre del establecimiento hostelero de Roma en el que se celebró el almuerzo de Yolanda Díaz y sus acompañantes: “Lo relevante desde el punto de vista del escrutinio ciudadano de la actuación de los responsables públicos y del uso que se hace de los fondos públicos es el gasto generado por el almuerzo, que como se ha indicado, ha de ser facilitado, pero el conocimiento del establecimiento concreto en el que se ha celebrado carece de toda relevancia”.

Preguntas sobre el coste

El diario ABC contó en julio que la vicepresidencia segunda había contestado, por vía de la Ley de Transparencia, que el viaje a Roma de Díaz y siete acompañantes había tenido un coste de 224,36 euros.

Lógicamente, esa cantidad no incluía ni el gasto del Falcon, ni la noche de hotel para todo el séquito, ni el traslado desde el aeropuerto a El Vaticano.

Meses antes, el Gobierno había evitado facilitar el dato del coste del viaje, que le había pedido la senadora del Partido Popular María Teresa Ruiz-Sillero.

El Consejo de Transparencia ya dio la razón a otro ciudadano que pidió información sobre la visita de Yolanda Díaz al Papa, y sobre otros viajes de la vicepresidenta segunda.

Además, en fechas recientes la Vicepresidencia Segunda y Ministra de Trabajo se ha negado a dar datos a los diputados que han solicitado información, tanto sobre los vuelos de Yolanda Díaz en aeronaves del Ejército del Aire, como acerca de los trabajadores servicio doméstico que tiene en su vivienda oficial.

Polémicas sobre el Falcon

Los viajes en los aviones Falcon del Ejército del Aire provocan frecuentes polémicas, más aún desde que Pedro Sánchez preside el Gobierno.

Esto se traduce en numerosas preguntas parlamentarias y peticiones al amparo de la Ley de Transparencia para conocer cuántos viajes hace Sánchez en Falcon, cuánta gasolina gasta, cuántos kilómetros recorre... Y lo mismo para los ministros.

En 2020, el Gobierno respondió a una pregunta parlamentaria de Vox negándose a facilitar las identidades de los pasajeros que formaban parte de la tripulación de los vuelos realizados por Sánchez desde enero de ese año, y cuántos de ellos, sin incluir la tripulación, eran ajenos al Ejecutivo o no tenían responsabilidades públicas en dichos viajes.

Alegó el Gobierno que la Ley de Secretos Oficiales establece que tanto los informes sobre movimientos de aeronaves militares como los planes de protección de autoridades y pasajeros sometidas a la misma “deben tratarse como materia clasificada con el máximo grado de protección”.

Vuelos de los ministros

Otras cuestiones sobre el uso de los Falcon han recibido diversas respuestas. El Estado Mayor del Aire denegó la información sobre “horas de vuelo en los últimos 24 meses de los 7 aviones, dos Airbus y cinco Falcon 900, pertenecientes a la flota del 45 Grupo de Fuerzas Aéreas”.

Consideró que esos datos constituían materia clasificada como “Difusión limitada”.

En 2021, el Gobierno rechazó publicar un listado con los vuelos que realizan los aviones civiles del Ejército del Aire para transportar a miembros del Gobierno, incluyendo los vuelos que realizan de “vacío” para ir a recogerles, y el coste para las arcas de dichos viajes.

Se lo había pedido el diputado Pablo Cambronero, tras publicarse que precisamente Yolanda Díaz había hecho varios trayectos entre Madrid y Sicilia en apenas 48 horas, con varios viajes de un Falcon de vacío para recogerla.

El Ejecutivo respondió que “tanto los informes sobre movimientos de aeronaves militares como los planes de protección de autoridades y pasajeros sometidas a la misma, y en concreto, los informes y datos estadísticos sobre movimientos de fuerzas, buques o aeronaves militares, deben tratarse como materia clasificada con el máximo grado de protección”.

Sin embargo, en 2020 sí había facilitado en una respuesta parlamentaria por escrito un listado del número de viajes que había realizado cada ministro en aviones oficiales del Ejército del Aire: Arancha González Laya (Exteriores), 24; Margarita Robles (Defensa), 10; Nadia Calviño (Asuntos Económicos), 7... ninguno de los ministros de Unidas Podemos aparecía en el listado.

Sobre los viajes en Falcon, cabe señalar que la Audiencia Nacional confirmó una resolución de Transparencia que instaba al Gobierno a facilitar la lista de vuelos de Pedro Sánchez en aparatos del Ejército del Aire. No consideró creíble que Presidencia del Gobierno careciera de información sobre los desplazamientos privados de Sánchez por medios oficiales. El Gobierno recurrió la sentencia.

Marruecos 0-0 (3-0) España
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Busquets dió la charla y la cara Luis Enrique fue de puro bajón
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?