Primarias PSOE

La orden de Rubalcaba que nadie cumplió en Ferraz

Rubalcaba con los tres candidatos a la secretaría general.
photo_cameraRubalcaba con los tres candidatos a la secretaría general.

Fue un claro síntoma de que los tiempos habían cambiado definitivamente para el hasta entonces secretario general. Sucedió en la misma noche electoral del domingo, 13 de julio. Pedro Sánchez acababa de ser elegido por la militancia nuevo secretario general del PSOE, en sustitución de Alfredo Pérez Rubalcaba, y con una clara ventaja sobre los otros dos aspirantes, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias.

Según le cuentan al Chivato, en la planta noble de Ferraz, los tres candidatos y el propio Rubalcaba intentaban pactar cómo escenificar ante los militantes y las cámaras la nueva situación del PSOE tras las históricas votaciones.

Y es ahí dónde se vio que Rubalcaba había perdido ya casi todo su poder. “Él quería que hablaran el nuevo secretario general y los dos candidatos perdedores. Pero ninguno de los dos aceptó la orden. Ni Madina ni Pérez Tapias comparecieron después ante las cámaras”, explican a El Chivato fuentes socialistas.

En efecto, la noche electoral sólo habló Pedro Sánchez... Y Rubalcaba. El ex líder del PSOE hasta se mimetizó con el nuevo secretario general: camisa blanca, vaqueros y mangas arremangadas.

Y parece que Rubalcaba se resiste a dejar el poder. De hecho, no le ha cedido el despacho de secretario general que sigue ocupando él en Ferraz. Hasta que, el próximo fin de semana del 25 y 26 de julio, sea elegido formalmente nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez está trabajando en el despacho del presidente socialista, José Antonio Griñán.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable