Seguridad

La alcaldesa de Madrid ha decidido acudir a su despacho andando

Antiterrorismo advierte a Carmena de los riesgos para su seguridad por prescindir del coche oficial y la escolta

Le han pedido, y a otros alcaldes, que lo reconsidere porque el yihadismo tiene entre sus objetivos atacar a políticos. España está en situación de “riesgo altamente probable de atentado”

Manuela Carmena celebra el resultado electoral con simpatizantes de Ahora Madrid.
photo_camera Manuela Carmena celebra el resultado electoral con simpatizantes de Ahora Madrid.

Manuela Carmena anunció tras su toma de posesión como alcaldesa de Madrid que no utilizaría el coche oficial y la escolta que van aparejados al cargo. Lo planteó como una medida de austeridad, que sin embargo no ha convencido a los servicios nacionales de seguridad: le han advertido que, con la actual amenaza yihadista, debería replantearse esa decisión.


Tanto Carmena como el resto del equipo municipal de gobierno ha decidido renunciar al coche oficial. Sí tendrán acceso a ‘coche de incidencias’, vehículos a disposición de todos, al que podrán recurrir para acudir a determinados actos y citas. Pero, cuando cada mañana salgan de su domicilio para acudir al consistorio, no habrá ningún coche esperándoles en la puerta.

La decisión afecta también al equipo de seguridad personal que acompaña a quien ostenta la alcaldía de Madrid. Carmena tampoco tendrá guardaespaldas que la recojan todas las mañanas en su casa y la dejen de nuevo por la noche. Ha decido utilizar el trasporte público e ir a pie. O recurrir a un taxi cuando sale tarde del despacho.

Riesgo altamente probable de atentado”

Carmena ha afirmado que no siente temor alguno por su seguridad y que se ha encontrado con de la “simpatía” del 99 por ciento de aquellos con los que se cruza. por la calle cuando camina hacia su despacho.

A pesar de ello, según ha sabido El Confidencial Digital la alarma se ha instalado entre miembros de los servicios de información antiterrorista del Estado, que han trasmitido al equipo de la alcaldesa sus inquietud por la renuncia al coche y a la escolta.

Las fuentes consultadas por ECD relatan que se ha planteado a Manuela Carmena que “reconsidere” su decisión, entre otras cosas porque España se encuentra actualmente en estado de alerta terrorista de nivel tres, lo que se traduce en “riesgo altamente probable de atentado”.

Secuestrar a un pez gordo”

La amenaza del yihadismo que afecta a España, explican las fuentes consultadas, tomó un cariz más preocupante sobre todo tras la denominada Operación Caronte, en la que fueron detenidos en Cataluña 11 presuntos yihadistas.

Las investigaciones previas y posteriores sobre esta célula demostraron que no se trataba únicamente de una estructura de captación yihadista, sino que además tenían intención de llevar a cabo un ataque en suelo español. Y entre sus objetivos se encontraban personalidades políticas.

Posteriormente, tras el levantamiento del sumario, se pudo comprobar que en sus conversaciones los terroristas hablaron explícitamente de “secuestrar a un pez gordo”, e incluso de entrar armados en el Parlamento catalán y provocar allí una masacre. Algo que pusieron en práctica en el atentado contra el museo del Bardo en Túnez, un ‘Plan B’ que pusieron en marcha después de que la policía tunecina repeliese un asalto a la sede parlamentaria.

Avisos a otros alcaldes

Tal y como explican a ECD funcionarios estatales involucrados directamente en la lucha contra la amenaza yihadista, los políticos constituyen uno de los colectivos que han fijado como objetivo los terroristas para cometer un asesinato. Un objetivo “hasta ahora difícil”, pues suelen estar rodeados de intensas medidas de seguridad. “Pero todo cambia si se eliminan esas medidas” indican las fuentes consultadas.

 

La advertencia de la seguridad del Estado, añaden las fuentes consultadas, no sólo se circunscribe a Manuela Carmena, sino que se ha hecho extensible a otros alcaldes y cargos electos de grandes ciudades y localidades donde se sospecha que puedan existir redes de captación del Estado Islámico o grupos afines, en el caso de que esos cargos hayan renunciado también al coche oficial, como por ejemplo ha hecho el alcalde de Valencia.

La propia Policía Local de Madrid ya aconsejó a la alcaldesa que no renunciase a la escolta ni al coche oficial porque esto podía poner en riesgo su seguridad. El aviso llegó después de los insultos y amenazas de muerte que sufrió la portavoz de Ciudadanos Begoña Villacís el mismo día de la investidura.

Termina el voto rogado. Ahora será más sencillo votar desde el extranjero a 2 millones de españoles

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?