Seguridad

Se han detectado vulnerabilidades

Bolardos, más cámaras de seguridad y mamparas blindadas en las comisarías de los Mossos

El informe de seguridad se elaboró antes del atentado de La Rambla y ahora se culminará porque hay presupuesto disponible

Comisaría de los Mossos d'Esquadra.
photo_cameraComisaría de los Mossos d'Esquadra.

La amenaza de los terroristas yihadistas en países de Europa y concretamente el ataque a una agente municipal en París en febrero de 2015 motivó a los cuerpos policiales no sólo a aumentar su despliegue en las ciudades, sino también a reforzar la propia seguridad de sus efectivos y de sus instalaciones. Este años 2018 los Mossos d’Esquadra aumentarán las medidas de su seguridad en sus comisarías.

La policía autonómica de Cataluña lleva años implicada en la lucha contra el terrorismo yihadista, con desarticulaciones de células dispuestas a atentar en esta comunidad autónoma. Pero su gran prueba de fuego se produjo el pasado mes de agosto, cuando los terroristas asesinaron a una quincena de personas en La Rambla de Barcelona y en Cambrils.

Sin embargo, ya antes de estos atentados, a partir de 2015 y 2016, los Mossos empezaron a replantearse la seguridad de sus instalaciones, según ha podido confirmar El Confidencial Digital. Tal y como hicieron otros cuerpos de seguridad, como la Policía Nacional y la Guardia Civil, comenzaron a revisar las medidas de protección y vigilancia de sus comisarías e instalaciones, que en general son de dos categorías: Áreas Básicas Policiales (ABP) y Comisarías de Distito (CD), en casos de áreas básicas con varias comisarías bajo su control.

Bolardos para impedir alunizajes

Distintas fuentes internas de los Mossos consultadas por ECD explican que en una reunión reciente del comité de seguridad y salud laboral del cuerpo, los mandos les confirmaron que para este 2018 hay disponible una partida presupuestaria destinada a completar la protección de las comisarías con bolardos u otro tipo de barreras físicas.

Algunas instalaciones de los Mossos han ido instalando en los últimos años obstáculos con el fin de evitar ataques con vehículos, como coches o furgonetas. “En muchas comisarías si un coche se empotra a mucha velocidad llega hasta la pecera”, indican agentes conocedores de la vulnerabilidad de algunos locales de la policía catalana.

Por eso, a lo largo de este año la dirección de los Mossos tiene decidido emprender las obras de reforma necesarias para proteger con bolardos todas las comisarías que tiene repartidas por el territorio de Cataluña.

Todos los sindicatos de agentes llevaban años reclamando revisar y reforzar la seguridad de las comisarías, y propusieron distintas mejoras. La Prefectura de los Mossos d’Esquadra decidió, como se han indicado antes tras esa ola de ataques en Europa, iniciar la recopilación de información de todas y cada una de las comisarías, para analizar el estado de sus medidas de seguridad y decidir si era necesario reforzarlas.

La conclusión de ese informe es que todavía quedan comisarías “ampliamente vulnerables”ECD ha podido conocer el caso de alguna concreta, que no revela lógicamente por razones de seguridad. Ahora se prevé que este año la dirección de los Mossos vayan ejecutando las reformas para tener todas las comisarías protegidas por elementos físicos que impidan el “alunizaje” de un vehículo.

Otras medidas de seguridad

El plan de los Mossos que ya se ha ido poniendo en marcha de manera parcial incluye otras muchas medidas, algunas de las cuales las fuentes internas consultadas no dan detalles por motivos de seguridad.

Pero, por ejemplo, sí que se decidió aumentar el número de cámaras de vídeos en aquellas comisarías que carecieran del número suficiente para tener vigilados los alrededores de las comisarías. También se han puesto y se instalarán mayores medidas de control en los accesos, así como mamparas de cristal a prueba de balas en esas “peceras” donde los agentes reciben y atienden en la entrada a quien entra a la comisaría.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo