Seguridad

Primera acción penal contra el macrofichero informático

Denuncia contra la Guardia Civil por incluir a una abogada en la base de datos de sospechosos SIGO

La letrada visitó la comandancia de Pamplona y días más tarde recibió las pruebas de que había sido ‘fichada’

Agentes del GAR.
photo_camera Agentes del GAR.

Una abogada de Pamplona ha presentado la primera denuncia penal contra la Guardia Civil por haber sido incluida en la famosa base de datos SIGO, un fichero interno del cuerpo con sospechosos. El juzgado ha abierto una investigación.

El Sistema Integral de Gestión Operativa (SIGO) es el programa que utiliza la Guardia Civil para fichar y tener controlados a delincuentes y sospechosos. Se trata de una macroherramienta informática en la que se encuentran almacenadas miles de fichas de ciudadanos españoles.

Últimas noticias

Esta base de datos ya ha sido denunciada en numerosas ocasiones ante la Agencia de Protección de Datos. Incluso, guardias civiles han alertado que era ‘alimentada’ de manera indiscriminada con información de controles o entradas en cuarteles. Sin embargo, todas estas denuncias han sido rechazadas y el juez ha avalado la utilización de esta base de datos.

Sin embargo, ahora se ha producido una novedad que podría poner en duda el uso de este macrosistema de fichas, según los datos a los que ha podido tener acceso El Confidencial Digital.

El vídeo del día

Baleares dice que hay que recuperar 200.000 trabajadores del turismo

La historia de la abogada de Pamplona

Todo comenzó el pasado 29 de marzo. Una abogada del colegio de Pamplona recibió en su domicilio una carta anónima. En su interior se encontraban varios mensajes:

-- Un texto mecanografiado en el que se podía leer: “Hola: hemos encontrado en la puerta de la Comandancia [de la Guardia Civil] tirado en el suelo este papel. Quiero que te llegue anónimo, porque es un poco raro que estos datos estén por ahí y no queremos dar la cara porque es raro y tendamos movidas. Apareció el 26 de febrero pero hemos estado pensando mandarlo o no”.

-- Junto a este mensaje se incluía un pantallazo con datos personales de esta abogada: nombre, apellidos, DNI, domicilio y demás información privada, como su permiso de conducir.

-- El texto se acompañaba de la inscripción “Para CMTE”, es decir, para comandante.

Se da la circunstancia que esta letrada había acudido a la comandancia de la Guardia Civil de Pamplona unos días antes de recibir esta carta anónima ya que uno de sus clientes es un agente destinado en este puesto.

Denuncia ante el juzgado y ante el director general

Ya con las pruebas en su poder, la abogada decidió denunciar los hechos ante el juzgado de Instrucción número 5 de Pamplona. También envió una queja al director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa.

En su denuncia, la letrada expone que “tiene miedo, porque esos datos no los puede obtener un particular”. Añaden que “cree que se trata de una coacción para que la declarante deje los procedimientos que está llevando”.

Precisa, además, que se trata de una “vulneración de derechos fundamentales, inherentes a mi persona”, según se recoge en la Constitución española.

La Guardia Civil ha abierto una información reservada “para el esclarecimiento de los hechos, la determinación de sus presuntos responsables y la procedencia de iniciar o no el procedimiento sancionador”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?