Seguridad

Gómez de Liaño, Gordillo y Márquez de Prado plantearán al juez Ruz reabrir el caso del asesinato de García Goena tras la publicación de la foto que sirvió a los GAL para identificarle

La viuda y la hija mayor del último asesinado por los GAL, el objetor de conciencia Juan Carlos García Goena, han pedido al juez Pablo Ruz la reapertura del sumario después de que se conociese que un fotógrafo de Hendaya les tomó una instantánea que luego entregó a ese grupo terrorista para marcar a García Goena como objetivo, pese a que no tenía ninguna relación con ETA.

El diario ‘El Mundo’ reveló el pasado 17 de enero que un fotógrafo de Photo Galaxie, que tenía su estudio en la calle Comercio de Hendaya, fue quien entregó a los terroristas del GAL una fotografía de Juan Carlos García Goena, última víctima de este grupo parapolicial español.

García Goena y su esposa, Laura Martín, acudieron junto a su hija en 1985 al estudio de Patxi A., quien les hizo una fotografía de familia para enviar una felicitación de Navidad a los abuelos. Según el rotativo dirigido por Pedro J. Ramírez, posteriormente entregó una copia de esa imagen a un comando del GAL, asegurando que García Goena era miembro de ETA, lo cual no era cierto.

Fue asesinado por los GAL en la madrugada del 27 de julio de 1987, cuando una bomba estalló en los bajos de su vehículo en el momento en que se dirigía a trabajar. El GAL reivindicó el atentado y la Audiencia Nacional procesó al entonces subcomisario, José Amedo, y al inspector, Michel Domínguez. Ambos fueron condenados a 108 años de cárcel por acciones relacionadas con el terrorismo de Estado, pero resultaron absueltos por este crimen.

Esta fotografía se va a convertir en una pieza clave para solicitar la reapertura del caso archivado en 2001 por el magistrado Baltasar Garzón. Fuentes judiciales, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, explican que la viuda de García Goena, Laura Martín y sus hijas estarán representadas por el juez que dirigió la instrucción del 'caso Lasa y Zabala', Javier Gómez de Liaño, y por dos de los fiscales que investigaron el terrorismo de Estado: María Dolores Márquez de Prado -esposa de Gómez de Liaño- e Ignacio Gordillo.

Según las fuentes consultadas, la tesis que manejan los representantes legales de la familia de la última víctima de los GAL es que la prueba de la existencia de un individuo que colaboró con el grupo terrorista para cometer el asesinato es “motivo suficiente” para solicitar al juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, la reapertura del sumario.

En septiembre de 2001, Baltasar Garzón archivó “provisionalmente” el caso, a la espera de nuevas pruebas. La defensa de la familia de Juan Carlos García Goena considera que, tras estos datos, es el momento de seguir investigando el caso.

El equipo jurídico de Gómez de Liaño también trabaja con la baza de que el asesinato del objetor de conciencia todavía no ha prescrito, aunque se haya cometido hace 24 años, porque el sumario se cerró provisionalmente hace tan solo diez.

Vea aquí la portada del diario 'El Mundo' en la que aparece la fotografía de García Goena y su familia:

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?